Joaquín Carretero: ‘Huelva y Extremadura ferroviariamente desconectadas’

por Julián Carretero, Secretario General de CCOO Extremadura entre 2004 y mayo de 2017, para La Mar de Onuba.

En el cortijo donde nací y me crié casi hasta los dieciocho, junto al rio Sillo, frontera imaginaria entre Badajoz y Huelva, cada mañana la hora de levantarme para ir a la escuela escuchaba a lo lejos el “bocinazo” – a veces, si el aire venia sevillano, también el “chucuchú”- de aquel tren, procedente de Huelva, que sobre las seis de la mañana arrancaba de la estación de Cumbres Mayores para enfilar el camino a Fregenal. Atrás quedaban las curvas, viaductos, los dieciséis túneles y las emblemáticas estaciones del Repilado, Almonaster , Valdelamusa o Calañas, para llegar a Zafra ya bien desperezado el día. Era un tren de ida y vuelta, de mercancías y viajeros, tirado por una máquina de vapor que yo conocí, posteriormente sustituida por una de gasoil.

Fue el tren de mi infancia y adolescencia: para ir de médicos a Zafra o a los primeros escarceos en Punta Umbría, el “Catapúm” del Rompido y las primeras cañas en “la Esquinita te espero”. Fue el tren de mi padre, montando a las “bestias” para transportarlas a la feria de Zafra o “grano” para los silos del entonces Servicio Nacional del Trigo. Era el “tren del pescao”, gracias al cual en la Sierra pudimos saber, y a veces comer, qué era una pescadilla moruna, un rubio, una pintarroja o unas almejas chirlas. Cada día circulaba impregnado de olor a aguardiente alosnero de cincuenta grados y tabaco de petaca. También era el “Carreta”, por sus asientos de tiras de madera y su lentitud cuesta arriba capaz de cogerse a la carrera.

Era el santo y seña de una línea férrea de 179 km que entró en funcionamiento de forma completa en 1889, costando 86,5 millones de pesetas de la época, costosísima entonces por lo accidentado del terreno. Una vía bulliciosa y llena de vida que hizo sobrevivir durante un siglo, de manera destacada a la Sierra de Huelva, favoreciendo la movilidad de viajeros y mercancías y la igualdad entre las personas de una parte importante del suroeste.

Extremadura y Andalucía están directamente conectadas por ferrocarril por tres vías, que parten de la capital autonómica (Mérida). A Córdoba, que vía Puertollano se desvía en Almorchón; Mérida- Sevilla por Zafra y Llerena y la descrita a Huelva. La de Córdoba está clausurada definitivamente desde 1990. A día de hoy en viajeros entre Mérida y Sevilla hay un tren (ida y vuelta) diario y a Huelva otro, sólo sábados y domingos. No logran superar los 48km/h de media, en los respectivos recorridos.

El resto de conexiones entre Extremadura y España y Portugal son casi igual de tercermundistas, no existiendo un solo metro de vía  electrificada en los 725km de que dispone.  El material rodante es de desecho y obsoleto. El tren que menos tiempo tarda en hacer la distancia Badajoz – Madrid, 400 km, lo hace en 5h15m, en contraposición de las 3h40m que tarda el Alvia Madrid –Huelva, con 150km más de distancia.

Ante esta situación de penuria y los cientos de promesas incumplidas por los sucesivos gobiernos de España en el  tema ferroviario, en la primavera de 2016,  CCOO y UGT, la Patronal CREEX y la Junta de Extremadura suscribieron el Pacto por el Ferrocarril, posteriormente ratificado por los grupos parlamentarios de la Asamblea (PSOE, PP, Podemos,  C’s); iniciándose a partir de entonces una serie de contactos y movilizaciones de toda índole ( la última casi 40.000 manifestantes en Madrid el pasado 18Noviembre) a finales del 2019 Extremadura disponga de un tren moderno, electrificado y de futuro que contribuya a dos grandes retos socioeconómicos que tiene la región: traer personas y sacar mercancías.

Aunque la prioridad sea Badajoz- Madrid (Conexión Lisboa) por Cáceres (Plataforma AVE con promesa de finalización en 2010 – sólo mil millones de euros invertidos en doce años de un presupuesto de 4.000) y  Mérida-Puertollano para empalmar en Brazatortas con Ave Madrid –Sevilla, el punto tres del Pacto plantea también como prioridad las salidas hacia Andalucía: “Exigir la modernización urgente de las líneas que nos comunican con Sevilla y Huelva, aplicando mejoras radicales e incluyendo un plan de electrificación para las conexiones Mérida-los Rosales y Mérida-Huelva-Puerto”

Con estas actuaciones se revitalizaría todo el sur de la provincia de Badajoz, la provincia de Huelva en su conjunto y el norte de Sevilla. Las costas de Huelva son el primer destino turístico de los extremeños, abriendo además un importante nicho con un importante sector de población de todo el noroeste español, posibilitando en el futuro reabrir  la “ruta de la plata” ferroviaria, posibilitando así un nuevo eje norte-sur por el oeste, con lo que ello supondría geoestratégicamente de positivo para el suroeste ibérico (Extremadura, Andalucía, Alentejo, Algarve).

Cumplir este objetivo del Pacto extremeño por el ferrocarril, debiera traspasar las fronteras de Extremadura, para que, como objetivo, fuera abrazado política, social y económicamente en Andalucía. La Junta de Andalucía, los ayuntamientos más concernidos, las diputaciones provinciales de Huelva y Sevilla fundamentalmente, los sindicatos y los empresarios, los partidos políticos y la Autoridad Portuaria de Huelva básicamente, debieran hacerlo suyo y ponerse manos a la obra, para que junto con Extremadura configuraran una reivindicación común ante el Gobierno de España. Por necesidad, por futuro y por dignidad.

Julián Carretero Castro es natural de Higuera la Real (Badajoz). Maestro. Secretario General de CCOO Extremadura entre 2004 y 2017 (mayo). En la actualidad responsable de relaciones institucionales de un grupo empresarial dedicado a la gestión del monte, desarrollo rural y biomasa.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 1872 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.