“Es falso que se hayan prohibido los despidos”

Jorge García (USTEA), Diego Rodríguez Toribio y Miguel Montenegro (CGT Andalucía), Federico Martin (CNT), Juan Mancilla (COBAS) y Óscar Reina (SAT) responden a preguntas de La Mar de Onuba

Los sindicatos “alternativos” desmienten al Gobierno y reivindican la nulidad de todos los despidos  desde la declaración del estado de alarma.

USTEA, CNT, COBAS, CGT y SAT convocan una manifestación simbólica en los balcones para este 1º de Mayo

30 de abril de 2020. Es España no se han prohibido los despidos con motivo del estado de alarma por la pandemia de COVID19. Cinco de los denominados sindicatos alternativos, USTEA, CNT, COBAS, CGT y SAT consideran que la medida, anunciada a “bombo y platillo” por el Gobierno como una de las principales para proteger a los trabajadores en esta crisis sanitaria es falsa.

“Lo que ha pasado es que los despidos por COVID19 han pasado de ser procedentes a improcedentes, pero realmente no se han prohibido, lo único en que en vez de 20 días por año trabajado, la indemnización será de 33, pero te despiden igualmente”, asegura Jorge García, secretario general de USTEA durante una insólita vídeo-rueda de prensa para presentar la movilización de los “sindicatos alternativos” con motivo del 1º de Mayo, en la que el único medio de comunicación presente fue La Mar de Onuba.

“Te pagan más, sí, que te despiden igualmente, y lo que pedimos es que los despidos por COVID19 sean declarados despido nulo,  y eso no es lo que ha hecho el gobierno. Creemos que ese falso anuncio está siendo muy dañino, porque hay mucha gente que realmente piensa que es verdad, y lo que hemos visto es que las cifras de despidos han sido brutales. Tenemos que hacer un gran trabajo de concienciación, informar de que realmente el despido no está prohibido, y tendremos que presionar para revertir esa situación”.

1º de mayo “atípico”

La nulidad de los despidos durante el estado de alarma es una de reivindicaciones que los cinco sindicatos andaluces han acordado en el decálogo común que han suscrito para un 1º de mayo “atípico”, en el que las circunstancias han obligado a cambiar las tradicionales manifestaciones por otras acciones para hacer llegar a trabajadores, gobiernos y empresarios el lema acordado: “no pagamos más crisis”.

“Seguimos reivindicando los derechos de la clase trabajadora, aunque las circunstancias nos obliguen a hacerlo de otra manera”, dice el comunicado dado a conocer en la rueda de prensa. “Con la excusa de la actual crisis sanitaria, se sigue ahondando en el recorte de derechos a las y los trabajadores y demostrando a las claras que los intereses económicos del capital predominan por encima de todo, incluso de la propia salud de las personas”. USTEA, CNT, COBAS, CGT y SAT sostiene que es algo que se refleja en la vuelta al trabajo de los sectores “no esenciales”, una relajación de medidas cuando la pandemia aún no ha sido controlada, y que lo sindicatos alternativos achacan a “la presión de la patronal a la que el Gobierno se ha plegado, aun sabiendo que pone en riesgo la salud de muchas y muchos trabajadores y de sus familias”, y que, “por desgracia, junto con la falsa prohibición de los despidos, ha venido con la complacencia de las organizaciones sindicales mayoritarias”.

En este contexto, las cinco fuerzas sindicales, reivindican que “existen herramientas de lucha como el derecho a huelga, que siguen intactas y que pueden ser utilizadas como medio para protegernos en caso de que se nos obligue a seguir realizando nuestro trabajo en situación de riesgo”.

“Otra manera de hacer sindicalismo”

El decálogo suscrito por las cinco fuerzas sindicales alternativas sostiene que “hay otra manera de hacer sindicalismo”, y reivindica una serie de medidas para “proteger realmente los derechos y la salud de la clase trabajadora y de sus familias”.

Entre ellas una revisión total de las relaciones laborales. Así, USTEA, CNT, COBAS, CGT y SAT reclaman avanzar hacia la semana laboral de 30 horas “sin pérdida de retribuciones ni cotizaciones”. En este sentido, recuerdan que la festividad del 1º de mayo, surgió, precisamente, hace ya 134 años, de una reivindicación que también pedía establecer los límites la jornada laboral en 8 horas diarias. Entonces, los conocidos como Mártires de Chicago, acabaron siendo ejecutados tras protagonizar la histórica Revuelta de Haymarket. Más de un siglo después, los sindicatos alternativos consideran que ha llegado el momento de avanzar en nuevas medidas, como la supresión de las horas extraordinarias, la dignificación de las condiciones de salud laboral y socioeconómicas de las personas trabajadoras, medidas de protección especial para los “sectores esenciales que están invisibilizados” o las personas autónomas sin trabajadores a su cargo, para los que piden la equiparación de cotización mínima y SMI.

En lo que respecta a las circunstancias especiales que rodean este 1º de mayo de 2020, los alternativos piden que no sea obligatoria la recuperación de las horas del permiso retribuido impuesto por el RD 10/2020, la nulidad de todos los despidos desde el estado de alarma y la prórroga obligatoria de todos los contratos temporales hasta final del año.

«Nuestra vida vale más sus beneficios»

El decálogo suscrito por USTEA, CNT, COBAS, CGT y SAT también reclama que se fije la edad de jubilación en los 60 años y una reforma que garantice que las pensiones sean dignas y estén garantizadas por el Estado. «Nuestra vida vale más sus beneficios», dice el texto, que aboga por el establecimiento de una renta básica, la derogación de la reforma del artículo 135 de la Constitución que prioriza el de la deuda, la derogación de las reformas laborales de 2010 y 2012 y de la Ley de Mutuas, la imposición de un impuesto especial para las grandes fortunas y las grandes empresas del IBEX 35 y, en lo que viene siendo una reivindicación cada vez más extendida, que la banca devuelva el rescate financiero con cargo a las arcas públicas tras la crisis de 2008.

Asimismo, el decálogo de los sindicatos alternativos reclama la recuperación de los servicios públicos privatizados y la socialización de empresas y sectores estratégicos para la sociedad, de forma que que ninguna persona viva sin tener garantizada la alimentación, vivir bajo techo, y disponer de agua corriente, electricidad, gas y servicios básicos esenciales.

También piden una verdadera reforma agraria, recuperando el viejo lema «la tierra para quien la trabaja», eliminar el requisito de un mínimo de peonadas para que los trabajares del campo tengan derecho a subsidios por desempleo, más medidas e inspecciones para garantizar el cumplimiento de los convenios del campo, y «condiciones laborales dignas» en el sector.

En materia de medio ambiente, se pide la Declaración de Emergencia Climática y protección del Medio Natural y animal, lo que llevaría implícita la derogación decreto 2/20 Junta de Andalucía, que los cinco sindicatos consideran que vuelve a convertir el suelo andaluz en terreno para la especulación inmobiliaria y actividades industriales contaminantes y lesivas para la conservación.

Respecto de la personas migrantes residentes en nuestro país y otras que sufren discriminación por su origen u ocupación laboral, el decálogo del 1º de mayo de los sindicatos alternativos reclaman la regularización de los trabajadores «sin papeles», la inclusión definitiva de las Empleadas del Hogar en el Régimen General de la Seguridad Social, el cierre de los centros de internamientos de extranjeros (CIE), el fin de las deportaciones y la derogación de la Ley de Extranjería.

Por último, el decálogo recama la «igualdad real entre mujeres y hombres», avanzar hacia la conciliación familiar y laboral laboral, y el fin de las violencias machistas.

1º de mayo a ritmo de vals
Dadas las circunstancias de este 1º de mayo atípico, USTEA, CNT, COBAS, CGT y SAT han propuesto una original forma de reivindicar las medidas contenidas en su decálogo, toda vez  que no será posible llenar las calles de manifestaciones, consignas y pancartas.

Así, la convocatoria de este año pide que las trabajadoras y los trabajadores salgan a sus balcones para aplaudir en conmemoración de su día. Se ha descartado realizar una cacelorada, para evitar asimilaciones con las protestas promovidas, con escas éxito por la extrema derecha. En su lugar, las cinco fuerzas sindicales han propuesto que se haga sonar El vals de obrero del grupo Ska-P.

Piden que suenen al unísono a partir de las 11,30 horas de mañana, 1 de mayo de 2020.

Acerca de La Mar de Onuba 3522 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.