El vertedero de Nerva recibió en 2019 hasta 38.488 Tm de residuos peligrosos cuya importación no permite el Convenio de Basilea

Posible tráfico ilícito de residuos peligrosos traídos desde los balcanes al vertedero nervense.

Interpuesta una denuncia respecto a que el vertedero de Nerva recibió cerca de 40.000 toneladas de residuos que contiene sustancias como tributilo de estaño y abestos (amianto).

La Mar de Onuba ofrece la minuciosa investigación documentada por Ecologistas en acción Huelva y la Plataforma Fuegos Nunca Más sobre el traslado en 2019 de residuos peligrosos procedentes de Montenegro al vertedero de Nerva (Huelva).

El vertedero de Nerva está colmatado hace años, según admite la propia administración andaluza, y no está preparado para la gestión de residuos de estas características.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico paralizó los permisos tras constatar que los residuos incumplían los requisitos sobre sustancias peligrosas

La Junta de Andalucía intermedió ante el MITECO a finales de 2019 para que la empresa Valgo Montengro pudiera  reanudar los traslados a Nerva.

Huelva, 31 de octubre de 2020. Ecologistas en Acción ha solicitado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, información sobre el movimiento transfronterizo de casi 40.000 toneladas de residuos peligrosos y la posible vulneración del artículo 9 del Convenio de Basilea sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su eliminación, lo cual sería constitutivo de tráfico ilícito de residuos peligrosos en caso de que no haya un acuerdo bilateral específico para ello entre España y Montenegro, que parece que no lo hay.

Se trata de arena contaminada proveniente del desmantelamiento del astillero de Bijela y también una parte del arsenal de Tivat, ambos en Montenegro, y ha sido importada por la empresa francesa Valgo a granel en barcos al Puerto de Sevilla con destino final a depósito en el vertedero de Nerva (Huelva). Se trata de residuos clasificados en la Lista Europea de residuos (LER) como 12 01 16* y como A1020 según el Convenio de Basilea, cuyo movimiento transfronterizo está prohibido. Entre la composición de la arena contaminada hay asbestos, un material demostradamente cancerígeno que requiere un tratamiento separado de cualquier otro contaminante; así como tributilo de estaño, un compuesto orgánico que se utiliza como agente biocida de las pinturas antiincrustantes y que es un disruptor endocrino muy peligroso que produce irritación y edema pulmonar, contaminando el suelo y las aguas por un plazo de unos 40 años.

Montenegro ha recibido del Banco Mundial 50 millones de euros para financiar este proyecto de descontaminación de cinco áreas ecológicamente declaradas puntos negros, como el astillero de Bijela, donde se persigue construir un puerto de yates de lujo y super lujo para promocionar el turismo de alto nivel. En ese país consideran que “en España es arrojado en una mina abandonada con técnicas de las que no se dispone en Montenegro”.

Ecologistas en Acción denunció la situación ante el Ministerio la semana pasada, así como la presunta vulneración del Convenio de Basilea. Estos hechos demuestran que Nerva es un retrete tóxico no solo de Europa, sino de otros países de fuera de la Unión Europea, y que, siendo una instalación caduca y llena, en lugar de permitir su continuidad, la Junta de Andalucía debería proceder a poner en marcha su cierre, su declaración como zona contaminada e iniciar los mecanismos necesarios para la restauración de la zona conforme a los objetivos de las políticas acordes con el escenario de cambio climático y Economía Circular, entendida más allá de la valorización de residuos, como gestión de residuos industriales en origen y tendiente a residuos Cero.



Información sobre el movimiento transfronterizo de residuos peligrosos procedentes del desmantelamiento de un astillero, desde Montenegro a Nerva durante 2019
Aclaración: esta información se ha obtenido a partir de la investigación en medios de comunicación montenegrinos y medios ucranianos. Se relata aproximadamente la sucesión de la cuestión teniendo siempre en cuenta que se basa en una traducción no jurada.

En 2011 el Gobierno de Montenegro recibe la aprobación de financiación de un préstamo para un proyecto de gestión y limpieza de residuos en los puntos industriales negros del país por el Banco Mundial, a través del Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (BIRD). Se trataba de la limpieza de cinco puntos negros industriales (el estanque de relaves de Gadrac, el vertedero de carbón y cenizas de Maljevac, el astillero de Bijela, el antiguo arsenal de Tivat y la escombrera del material contaminado creado por la explotación de plomo y zinc en la mina Hollow Rock). 

Entre ellos, la remediación y descontaminación del astillero de Bijela en la Bahía de Boka-Kotor, Patrimonio de la Humanidad, supone la recuperación ecológica de los valores de la zona. Es el lugar cuya limpieza y remediación ha supuesto el movimiento transfronterizo de residuos peligrosos a España, al vertedero de Nerva en concreto, y también parece que una parte de residuos (6.000 metros cúbicos de arena tóxica) del antiguo arsenal de Tivat, otro de esos cinco puntos a limpiar, también ha llegado a Nerva. El 10 de octubre de 2014, Montenegro, firma el préstamo para la ejecución de este proyecto de 50 millones de euros con el BIRD, será ejecutado por el Ministerio de Desarrollo Sostenible y Turismo montenegrino. Deberá desarrollarse del 14 de noviembre de 2014 al 30 de junio de 2019. Las auditorías se ejecutan por un agente serbio y uno de los fundamentales indicadores de cumplimiento será la gestión de suelos contaminados y el cierre de vertederos industriales.

Durante todo el plazo necesario e inherente a este tipo de procedimiento en el Banco Mundial, con diversos estudios sobre la posibilidad de gestión, almacenamiento o valorización, los permisos, licencias, documentos transfronterizos, etc, los informes de auditoría son favorables en los primeros años pero van mostrándose moderadamente disconformes en 2017.

En Bijela habrá que gestionar 40.000 toneladas de residuos industriales no considerados peligrosos que pueden ser exportadas a cualquier país signatario del Convenio de Basilea. Además, habrá 110.000 toneladas de arena contaminada; 400 metros cúbicos de aceites contaminados, toneladas de amianto, TBT (tributil de estaño) y otros residuos no cuantificados, cuya peligrosidad está sometida a permisos especiales en el marco de los acuerdos bilaterales que Montenegro mantenga con otros países del Convenio de Basilea sobre control de movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación, hecha en Ginebra el 22 de septiembre de 1995.

Ya en 2010 habían exportado casi 60 mil toneladas de arena contaminada a la República de Guinea, exportación que tuvo que seguir un complicado procedimiento administrativo y legal en virtud del Convenio de Basilea porque la arena estaba ya considerada industrialmente peligrosa para el medio ambiente.

Montenegro establece para la ejecución del proyecto financiado por el Banco Mundial que carece de los medios necesarios para gestionar esos residuos peligrosos acumulados en el astillero durante los 40 ó 50 años de funcionamiento del mismo y comunica que: “la arena será procesada en España y podrá ser utilizada para la construcción de carreteras y edificios, Montenegro no tiene la posibilidad de eso, por lo que exportará la tierra contaminada”. Así, el trabajo en el astillero de Bijela tiene dos fases: primera pre tratar y exportar 110.000 toneladas de residuos peligrosos, arena y suelo contaminados. Las obras de la fase 2 incluyen la remediación de áreas adicionales de suelo muy contaminado con aceite industrial y restos de demolición de los edificios de estas zonas contaminadas (25.000 toneladas). Montenegro licita el trabajo y lo adjudica a la empresa francesa Valgo SA por unos 23 millones de euros. El contrato con Valgo para las obras de remediación se firmó en junio de 2018 y se modificó con la fase 2 el 16 de agosto de 2019.

El trabajo de exportación debía haber sido iniciado en octubre de 2018; “se suponía que el primer barco con desechos contaminados para Sevilla zarparía del astillero Adriático Bijela a finales de octubre, eso no sucedió, porque la compañía francesa Valgo aún no ha decidido, entre otras cosas, cómo se depositará la arena en el barco”Radio Jadran, 04/11/2018.

Aparece esa información en Radio Jadran en noviembre de 2018, habiendo sido solicitado el permiso de exportación por Valgo (para su filial en Montenegro) el 26 de octubre de 2018 para exportar 40,000 toneladas de residuos peligrosos (LER 12 01 16*/A1020 Convenio Basilea) con destino al vertedero de Nerva.

Pero no fue expedido (imagen a la derecha) por la Agencia para la Protección de la Naturaleza y el Medio Ambiente de Montenegro hasta el 15 de febrero de 2019. Además, siendo la fecha tope para el trabajo marcada por el BIRD el 30 de junio de 2019 y no habiéndose declarado aún la pandemia por coronavirus, el documento recoge la posibilidad de retraso máximo hasta el 27 de enero de 2020 (seis meses), cuando el incumplimiento de plazos repercute en la empresa contratada, Valgo, teniendo que reintegrar una multa del 0,05%  del coste del trabajo (hasta el 10% del valor total del trabajo).

“… permiso para exportación de residuos empresa  «Valgo Montenegro» Calle Nikole Kovacevika 10/17, Podgorica, Montenegro (en adelante exportador) es autorizada para la exportación de residuos peligrosos para su procesamiento por la empresa Ditecsa SM-Centro de Nerva, Carretera Nerva-El Madroño, km 0,800, 21670 Nerva-Huelva, en el Reino de España, de la siguiente manera: 40.000 toneladas (cuarenta mil toneladas) de residuos de arenado que contienen sustancias peligrosas del código de residuo 12 01 16 * (nombre y etiqueta del residuo según el catálogo de residuos) código de residuo según el Convenio de Basilea A1020, número de notificación: MNE1752.

La exportación de residuos a que se refiere el párrafo 1 de este permiso se realizará en varios envíos, a partir del día de la emisión del permiso y no más tarde del 27 de enero de 2020. El transporte se hará en barco por el paso fronterizo de Bijela, y luego el envío pasa al importador-procesador.”

Los barcos (1- Muzaffer Bey, bandera panameña; 2- Marit, bandera holandesa; 3- Rose, bandera holandesa; 4- Luca, bandera de Antigua y Barbuda; 5- Lady Nurgul, bandera panameña, de armador turco; 6- ), realizaron el movimiento transfronterizo de unas 7000 toneladas a granel de esos residuos peligrosos en cada viaje, partiendo del astillero de Bijela, con aduana en Zelenica (Italia) previo a navegar hasta el Puerto de Sevilla para su traslado en camiones por carreteras de Huelva al Centro de Nerva (el vertedero), lugar donde se realiza el depósito.

La Junta de Andalucía intermedió ante el Miteco para que Valgo Montengro pudiera reanudar los traslados a Nerva
Clic en la imagen para ampliar

La Junta de Andalucía trasladó al Gobierno de España a finales del pasado año dos solicitudes de la empresa Valgo Montengro para poder reanudar el traslado hasta el vertedero de Nerva de las «arenas peligrosas» procedentes del país balcánico, «que fueron rechazadas».

Así consta en una respuesta enviada a La Mar de Onuba, en la que el Miteco asegura que «no tenemos constancia ahora mismo de otros traslados procedentes de ese país». 

El ministerio también informa que la empresa montenegrina «ha recurrido y se está estudiando ese recurso».

El primero, Muzaffer Bey, era un barco de prueba, de acuerdo con los estándares de seguridad de Valgo, su capacidad de carga fue de 5.120 toneladas la más baja de todas las naves dedicadas al transporte de arena. 

Entre marzo de 2019 y el 6 de agosto de 2019, cuando zarpó el último barco, se habían trasladado a Nerva unas 38.488 toneladas de arena peligrosa de las 40.000 previstas en el primer permiso, es decir, el 32% de los residuos peligrosos previstos para exportación. La Agencia para la Protección de la Naturaleza y el Medio Ambiente montenegrina asegura que, de conformidad con el Convenio de Basilea, recibió certificados que confirmaban la recepción de residuos y cantidades hasta ese momento.

Radio Jadran publicaba el 17/07/2019 que “La arena se toma y almacena en una mina especialmente hecha, un vertedero de materiales peligrosos, en Sevilla, para el cual España fue financiada por la Unión Europea. Todos los residuos contaminados se eliminan allí de acuerdo con todos los altos estándares y condiciones controladas, por lo que no hay peligro para el medio ambiente.”

El vertedero de Nerva en una imagen de archivo

Dos días después, ese mismo medio de comunicación publicó que el diputado independiente en el Parlamento de Montenegro, Aleksandar Damjanović, declaró que “Hay una gran omisión en el seguimiento de este trabajo y la forma en que se seleccionó a esta empresa, y los últimos datos confirman que este trabajo no cumple en lo más mínimo con lo definido por las condiciones de licitación y la documentación” y el Ministro de Desarrollo Sostenible y Turismo, Pavle Radulović, responde que “Como Estado, hemos pagado al Reino de España para exportar residuos peligrosos con el código LER 12-01 6 con un asterisco que indica la presencia y el peligro de sustancias tóxicas en España, porque no tenemos un vertedero adecuado para desecharlo en Montenegro de la manera requerida”.

En agosto de 2019 se había alcanzado prácticamente el total de arena contaminada para el que tenía permiso de exportación la empresa Valgo, así que solicitó nuevo permiso para seguir exportando otras 30.000 toneladas de desechos sólidos y 40.000 toneladas de tierra contaminada, con fecha 28 de agosto de 2019.

Los medios de comunicación de Montenegro publicaban, sin embargo, que “Las autoridades españolas se han negado a emitir permisos para la importación de cantidades adicionales”. El Presidente de la Asociación de Empresas Francesas-Montenegrinas y Director de Valgo Montenegro, Rajko Uskoković, declaró en Radio Jadran que “Las autoridades locales en Sevilla tienen la “culpa” del status quo en este proceso, que fue iniciado por la empresa francesa Valgo en marzo de este año y que debería completarse en 21 meses, es decir, a finales de 2020”. También declaró que “Los españoles han cambiado el gobierno local y están prolongando los permisos. Estamos esperando una respuesta. Mientras tanto, han llegado las notificaciones para la exportación de 10.000 toneladas de arena inofensiva del antiguo arsenal de Tivat. Esa cantidad será transportada a Ucrania en dos barcos” (según medio ucranianos, el asunto de Ucrania terminó tras recibir el primer barco percibiendo como pago 1,20 euros por tonelada de residuos en noviembre de 2019 y analizar la arena por una denuncia de aduana, con cuatro personas en la cárcel en diciembre por delito penal de tráfico ilegal de residuos peligrosos. El resultado del análisis fue según 0552.ua “La arena negra de Montenegro resultó ser tóxica. Los primeros datos escandalosos de inspección de carga de Montenegro indican que excede los estándares por un factor de cientos: el zinc es 11.2 veces más que lo permitido, el cobre es 146.7 veces más, el plomo es 3.8, etc”. De ello fue informado el Parlamento Europeo.). El Director General de Integración Europea montenegrino declaró en diciembre de 2019 que “Las autoridades españolas están realizando análisis adicionales de la muestra de arena que solicitaron a la empresa Valgo a mediados de noviembre, cuando se les presentó la documentación”.

El Gobierno de Montenegro había solicitado en septiembre de 2019 el nuevo permiso (solicitado por Valgo) para enviar a España las arenas contaminadas restantes, y la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico respondió en negativo por correo electrónico el 19/12/2019 (tras el análisis de la muestra de arena contaminada). La Agencia estatal de Montenegro informó a Valgo el 31 de enero de 2020, si bien no quedaría sin recurso la decisión y fue solicitada una traducción jurada de esa carta.

Finalmente, el 10 de febrero de 2020, el Gobierno de Montenegro deniega definitivamente (imagen a la izquierda) a la empresa filial en Montenegro de la francesa Valgo el permiso solicitado, fundamentando su decisión en la traducción jurada al “idioma montenegrino” (realizada el 28 de enero de 2020), de la misiva del punto focal para el Convenio de Basilea en España, la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico: “al analizar el texto traducido de la respuesta de la autoridad competente del Reino de España – Ministerio de Transición Ecológica, se determinó que la autoridad competente para emitir permisos para la importación de residuos peligrosos no permitía residuos peligrosos y no pueden importarse al Reino de España residuos con el código 12 01 16*.” y resolución de no autorizar la exportación y que la filial montenegrina de Valgo no tiene permiso de exportación de residuos peligrosos desde el 28/8/2019.

Para terminar, el informe de seguimiento del proyecto del Banco Mundial con fecha 30 de junio de 2020, recoge que “since April 2020 the Spanish authorities have communicated that waste exports to Spain can be considered again. Concluding steps to effectuate this option, resuming exports to Spain, are impacted by COVID-19 measures and may only resume after travel of persons between Spain and Montenegro is possible”, es decir: “desde abril de 2020 las autoridades españolas han comunicado que las exportaciones de residuos a España se pueden volver a considerar. Las medidas finales para aplicar esta opción, reanudar las exportaciones a España, se ven afectadas por las medidas COVID-19 y sólo se reanudará después de que sea posible el movimiento de personas entre España y Montenegro”.



ENTRETANTO…

  1. Según el Acuerdo firmado entre la Agencia para la Protección de la Naturaleza y el Medio Ambiente y Valgo SA, las tierras contaminadas con, entre otros, metales pesados e hidrocarburos de petróleo, se excavan, drenan y preparan para la exportación de acuerdo con las regulaciones nacionales e internacionales aplicables y estándares. Los análisis químicos de la misma son realizados por el Centro de Pruebas Ecotoxicológicas de Montenegro. Pero los trabajadores de Valgo Montenegro sospecharon que el trabajo no se realizaba de acuerdo con las normas ambientales y las obligaciones contractuales. Así que el 28 de mayo de 2019 comenzaron una protesta solicitando medidas de seguridad tanto en el proceso como para ellos mismos, que se desarrolló todos los días en la puerta del astillero. De los 25 que participaron, 15 fueron despedidos sin explicación. Y fueron contratados otros 10 nuevos trabajadores para hacer su cometido.
  2. La ciudadanía de Montenegro es informada al detalle de este magnífico proyecto del Ministerio de Turismo con el que el antiguo astillero de Bijela (declarado en bancarrota a mediados de 2015) se convertirá en un puerto de yates y megayates de lujo para un turismo de alto nivel.
  3. En octubre de 2019 visitó el astillero la directora del Banco Mundial para los Balcanes Occidentales, Linda van Gelder, quien declaró: “Este es uno de los proyectos más importantes de nuestra cartera en Montenegro, pero también uno de los más complejos. Los ciudadanos de Montenegro merecen vivir en un ambiente libre de contaminación y tener el mismo acceso al aire limpio, el agua y la tierra. Todos tenemos la responsabilidad de preservar estos recursos y la belleza natural única de este país para todas las generaciones futuras”.
  4. El Gobierno montenegrino firmó un acuerdo de concesión de estas nuevas instalaciones portuarias por 30 años con el consorcio Damen Shipyard Group-Porto Montenegro, creando entre 300 y 400 puestos de trabajo permanentes. La privatización estaba supeditada a la obligación de mantener la actividad principal de la empresa, la reparación de buques, durante tres años; invertir 20 millones de euros en la construcción de una nueva planta para el servicio de yates y megayates, y mejorar los estándares medioambientales.
  5. Los medios montenegrinos trasladan así la cuestión:

“¿Quién es realmente el culpable de la demora en eliminar el punto ecológico negro del astillero de la bahía de Boka? ¿La administración de Valgo, nuestra Agencia estatal, es decir, el Ministerio pertinente, o los españoles que cometieron un error administrativo?

Quizás eso sea menos importante en este momento que la necesidad de limpiar finalmente el espacio del antiguo astillero y prepararlo para el Centro de Servicio de Yates y Megayates y la actividad del consorcio Damen-Porto Montenegro, con el cual el Gobierno firmó un acuerdo de concesión a 30 años.”

CUESTIONES FINALES

El vertedero de Nerva está colmatado hace años según declaró la propia administración andaluza, es una infraestructura de depósito definitivo y no está preparado para la gestión de residuos y menos de las características de los importados de Montenegro. Así que en noviembre de 2019 solicitó Ditecsa, la empresa gestora del vertedero, una modificación sustancial de su autorización ambiental unificada para lograr permisos de ampliación de sus actividades con la construcción de varias plantas de tratamiento de residuos.

Probablemente no sea el único caso de residuos llevados allí que no puede gestionar Ditecsa que ya ha sido denunciada en varias ocasiones por mala gestión, incendios, accidentes, vertidos, etc.

Nerva necesita de nuestros gobiernos el apoyo y la apuesta firme por la descontaminación y una economía circular real que no suponga cambiar enterramiento de residuos peligrosos por una supuesta valorización que conlleva tanto el incremento del consumo de recursos (energía y agua) como el incremento de producción de contaminación del aire y las aguas, dando cabida a la especulación y el tráfico de residuos en un macro supermercado inasumible por las nuevas políticas medioambientales europeas y españolas.

Urge la declaración de suelo contaminado allí para que nuestros gobiernos soliciten para la zona un proyecto de descontaminación que financie el Banco Mundial o la entidad que sea, y devolver la salud a la zona, el aire limpio y el paisaje, con la vista puesta, como Montenegro la tiene en la recuperación de su Patrimonio de la Humanidad, la Bahía de Boka-Kotor, pues en Nerva para declarar Patrimonio de la Humanidad nuestro Río Tinto y poder iniciar un nuevo camino hacia la prosperidad basado en la puesta en valor de la riqueza natural de la Cuenca minera, el trabajo de sus gentes y sin sacrificar a ninguno de sus pueblos.

Ecologistas en Acción-Huelva
Plataforma Fuegos Nunca Más
30 de octubre de 2020

Acerca de La Mar de Onuba 3713 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.