El tejido productivo andaluz sufre las dudas sobre su futuro a corto plazo

El undécimo de los meses del año ha concluido con el cierre de 288 nuevas sociedades andaluzas, lo que supone 33 más de las disueltas el mes pasado (255) en un mes en el que, a nivel estatal, el dato también se incrementó (473 más) con respecto a las 1.589 que lo hicieron en octubre. De esta forma, en el conjunto del Estado, el número de sociedades disueltas fue de 2.062 por lo que 14 de cada 100 de las empresas disueltas en España son andaluzas, un porcentaje más de 2 puntos inferior al registrado el mes pasado (16,05%), siendo este uno de los pocos aspectos menos negativo de los datos dados a conocer este lunes.

Si observamos la comparativa interanual, los datos resultan muy negativos para Andalucía. De esta forma, con respecto a noviembre de 2019, el número de sociedades disueltas en Andalucía ha sido un 8,7% mayor a la cifra registrada por aquel entonces. Para el conjunto del Estado, el número de sociedades obligadas a echar el cierre se ha incrementado en un 4%, es decir, un porcentaje que se sitúa casi 5 puntos por debajo de la tasa andaluza.

En lo que a las sociedades creadas se refiere, durante el mes de noviembre, en nuestra Comunidad Autónoma, vieron la luz 1.340 de las 7.339 que lo hicieron en el Estado, lo que supone un 18,26%. En Andalucía, a pesar de además, el número de sociedades creadas fue inferior, en 70 sociedades, a las que se alcanzaron el mes anterior (1.410). Por su parte, en el conjunto del Estado dicha cifra también se sitúa por debajo de las 7.391 creadas en octubre del pasado año.

En datos interanuales, en esta ocasión, salimos mejor parados ya que, en Andalucía, el número de sociedades creadas el pasado mes de noviembre fue un 10% mayor a las que se registraron en el mismo mes de 2019. De igual forma, para el conjunto del Estado, las sociedades de nueva creación también aumentaron, pero lo hicieron de manera casi inapreciable, apenas un 0,1%.

En cuanto al capital medio suscrito por las sociedades creadas, la media andaluza (38.239 €), en el penúltimo de los meses del año, vuelve a situarse por debajo de la media estatal (50.089 €). De esta forma, nos colocamos 11.850 euros por debajo de dicha media y, lo que es más negativo, esta se incrementa en casi de 18.500 euros con respecto registrada el mes pasado (-6.644 €).

En esta ocasión, la Región de Murcia (139.854 €) y la Comunidad de Madrid (88.474 €), destacan ahora como las CCAA con mayor capital medio suscrito en las sociedades mercantiles creadas mientras que, en el lado opuesto encontramos, muy por debajo de las demás, a La Rioja (7.357 €), seguida de Castilla – La Mancha (12.204 €).

En cuanto a las provincias andaluzas, es de reseñar el hecho de que Sevilla (394) y Málaga (370), nuevamente vuelven a liderar los proyectos empresariales iniciados con un 57% de los mismos. En sentido contrario, Jaén y Huelva (ambas con 62) fueron, también en esta ocasión, las provincias con menor creación de empresas en noviembre.

Por su parte, Almería (68.897 €) y Sevilla (43.886 €) resultaron ser las provincias de mayor capital medio suscrito por las empresas creadas, muy por encima de la media autonómica. En el lado opuesto, nos encontramos a Huelva (10.226 €) y Córdoba (10.544 €).

En lo que a las sociedades disueltas a nivel provincial se refiere, en esta ocasión, destaca en este apartado Málaga, con 93 sociedades mercantiles disueltas, junto a Sevilla (82). En sentido contrario, Huelva (14) y Jaén (7), también en el pasado mes de noviembre, donde menor número de sociedades mercantiles se disolvieron.

Con estos datos de hoy, la cifra de sociedades mercantiles andaluzas que han sido incapaces de continuar ejerciendo su actividad económica desde que se iniciara el año, asciende ya a 2.614 asistiendo, durante este mes, a un nuevo incremento en el ritmo de destrucción de las mismas.

La pandemia ha sembrado de desconcierto y de dudas el presente y el futuro a más corto plazo de nuestra economía y, lógicamente, esto está teniendo un importante reflejo en un tejido productivo que, ya con anterioridad al coronavirus, resultaba tener una mayor debilidad que el de las economías de nuestro entorno.

Aspectos como la excesiva terciarización de nuestra economía con un escaso nivel de desarrollo industrial, el menor tamaño de nuestras empresas con un porcentaje de pymes que supera el 95% del total de nuestro tejido empresarial y las enormes dificultades de estas para acceder a financiación externa, provocan que un elevado porcentaje de los proyectos emprendedores que nacen en Andalucía difícilmente superen el cuarto o quinto año de vida. Esta debilidad de nuestra economía, también provoca que se eleve el nivel de precariedad que impera en nuestro mercado laboral y, por lo tanto, debilita el poder adquisitivo de las familias trabajadoras andaluzas.

Salvaguardar el empleo pasa, ineludiblemente, por la supervivencia de nuestras pymes. Por este motivo, es fundamental que, desde todas las Administraciones Públicas y en consenso con los agentes sociales y económicos más representativos, se apueste por el fortalecimiento de una red de protección social que, en momentos como los que estamos atravesando, resulta mucho más importante.

FUENTE: UGT Andalucía
Acerca de La Mar de Onuba 4605 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.