El SAT organizó en Cádiz una cena solidaria “para el sostenimiento y protección de las temporeras”, pero transfirió los ‘150 euros’ recaudados a una asociación de ayuda al migrante

Óscar Reina, secretario general del SAT, en una imagen de archivo junto a su antecesor en el cargo y actual diputado de Podemos, Diego Cañamero.

por Perico Echevarría


Tres semanas después, un miembro del sindicato extrajo, sin permiso de las trabajadoras, 1.380 euros de un fondo destinado a sus familiares en Marruecos.

En una nota de prensa enviada este sábado a la redacción de La Mar de Onuba por el portavoz nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadores, Óscar Reina, el SAT ha querido salir al paso de uno de los hechos denunciados ante la Guardia Civil por 10 trabajadoras marroquíes, conocidas como las Temporeras contra la esclavitud, referentes a su estancia acogidas por el sindicato en Cuevas de San Marcos. El SAT se había comprometido por escrito a financiar los gastos de dicha estancia en la localidad malagueña.

Las diez temporeras denuncian que el pasado 25 de julio el sindicato organizó en Cádiz un “acto público de apoyo”, y que se había comprometido a destinar el importe obtenido “a sufragar los gastos de las jornaleras”. La actividad respondía al compromiso adquirido por el SAT, que les ofreció públicamente alojamiento y manutención para “permanecer en España y poder defender sus derechos ante los tribunales”.

La Unión Local del SAT en Cádiz relata en la nota de prensa haber organizado dicho acto, consistente en “la proyección de un documental y la posterior exposición de la situación de vulnerabilidad de las trabajadoras/es en los campos onubenses, centrándonos en las denuncias llevadas a cabo por varias trabajadoras”. Tras el mismo, se procedió a realizar una cena “sufragada por las y los militantes de los colectivos organizadores” -que no se especifican, al margen del propio SAT- cuya recaudación “iba íntegramente al sostenimiento y protección de las temporeras”. Una imagen en la que puede verse a cuatro de las diez Temporeras contra la esclavitud se utilizó en el cartel de promoción del evento de Cádiz. Pero “el dinero no ha llegado a las jornaleras”. Así lo aseguran en su declaración realizada con la ayuda de un traductor y firmada ante la Guardia Civil.

Según el comunicado del SAT de Cádiz, con fecha 30 de julio de 2018 se realizó un ingreso, “de una cuantía de 150€”, a una cuenta “habilitada para ello”. Se hizo a través de una transferencia bancaria, por medio del banco ING-DIRECT. Los colectivos organizadores tienen el resguardo de dicha transferencia, que se pondrá al servicio de la justicia, en caso de requerirlo y en el momento que así proceda” (el citado resguardo ha sido enviado a esta redacción por el sindicato).

Preguntado por La Mar de Onuba, Óscar Reina ha aclarado que, efectivamente, se hizo “tal ingreso” de los 150 euros recaudados en la cena solidaria de Cádiz, pero se hizo a una asociación de Huelva “que también tenía jornaleras a su cargo y hace un trabajo en todo esto”.

En una tensa reunión mantenida con los dirigentes del sindicato, el diputado de Podemos Diego Cañamero sugirió a los abogados Lujan y Formoso que se retiraran del caso
Según ha podido verificar esta revista, Reina se refiere a las cuatro trabajadoras marroquíes contratadas en origen de una finca de Moguer, que también denunciaron abusos sexuales sufridos en la finca en la trabajaban, que dieron pie a la detención de un manijero de la misma, y que, como apunta el portavoz nacional del SAT, estaban recibiendo ayuda y asesoramiento de la asociación citada.

Un portavoz de la misma, no obstante, ha aclarado a esta revista que, gracias a esa ayuda, las cuatro habían sido contratadas en una finca de Cartaya, y que tres de ellas, tras haber declarado ante el juzgado de Moguer, regresaron a Marruecos al finalizar la temporada de recogida de fresas. La cuarta, que también denunció haber sufrido agresiones sexuales, permanece en España en una vivienda de acogida del Instituto Andaluz de la Mujer, y las únicas peticiones de ayuda económica realizadas por la asociación se han realizado, de forma privada y sin publicidad alguna, para que la trabajadora pudiera enviar algún dinero a sus familiares al otro lado del Estrecho. Asimismo, la asociación asegura que en ningún momento fue informada por el SAT del acto de Cádiz, o que haya “habilitado” cuenta alguna para el mismo, como asegura el comunicado del sindicato. El portavoz de la asociación ha confirmado este domingo haber recibido la transferencia el pasado 3o de julio, y ha agradecido al SAT que decidiera destinarles los 150 euros recaudados por la cena solidaria, ya que se encuentran en una delicada situación económica.

Resguardo remitido por el SAT de la transferencia realizada a una asociación de ayuda a migrantes

En su comunicado, el SAT de Cádiz asegura que “se ven en la obligación de realizar esta nota para que no quepa la menor duda de la honorabilidad y credibilidad en la organización del acto, así como que el dinero llegase a su destino marcado”, que como figura en el propio cartel del acto, era el “sostenimiento y protección de las temporeras”. “Volvemos a añadir que todo esto se demostrará mediante vía judicial con la aportación del resguardo indicado, si así procediera”, añade el texto.

Asimismo, se queja de que “en ningún momento, ni la asociación AUSAJ, ni por medio de la abogada Belén Lujan ni del abogado Jesús Díaz Formoso (letrados que representan a las diez temporeras contra la esclavitud), se han puesto en contacto con los colectivos organizadores, ni con la Unión Local o Territorial SAT-Cádiz, para poder comprobar la realización de dicha transferencia, ni para dar opción a explicar lo que denuncian”.

Esta redacción ha podido saber que esto último no es cierto, ya que el pasado 17 de septiembre, la abogada Belén Luján se puso en contacto con el secretario de organización del SAT, Pepe Caballero, quién admitió desconocer el destino dado a la recaudación obtenida en Cádiz, y se comprometió a investigarlo y ofrecer una respuesta.

Por su parte, Óscar Reina asegura sobre el acto de Cádiz que “no se dijo que era para las 10 jornaleras nuestras en ningún momento”, y que “eso se lo ha inventado Belén [Luján]”.

RETIRADA DE FONDOS (NO AUTORIZADA) DE LA CUENTA DE LAS TEMPORERAS

La polémica de fondo en este asunto no reside, per se, en el destino dado a la recaudación de la cena solidaria de Cádiz, sino en que, con posterioridad a esta, el delegado del SAT en Málaga, José Blanco, retiró, sin permiso de las temporeras, 1.380 euros de un total de 3.000 que estas habían recibido para ser enviados a sus familiares en Marruecos, a los que no ven desde el mes de abril, y que en esos días iban a celebrar la “fiesta del cordero” (AID kebir).

Movimientos en la cuenta de las temporeras efectuados por el sindicalista José Blanco Burgos

Blanco ha admitido haber retirado la cantidad de la cuenta de las trabajadoras en Unicaja, pero justifica su actuación en que era necesaria para sufragar “los gastos de alojamiento” y pagar “cuentas de las chicas” en tiendas de Cuevas de San Marcos. También se comprometió -sin que conste que lo haya hecho a la hora de publicar esta información- a aportar los justificantes que avalan su versión. Esta, en cualquier caso, se contradice con el compromiso explícito adquirido por la Permanente Nacional del SAT, ratificado por escrito el 30 de julio por el propio Óscar Reina, de que el sindicato se haría cargo de los gastos derivados de la permanencia en España de las diez temporeras, “mientras se resuelven los procesos judiciales pendientes, tanto laboral, como penal”.

Tras estos y otros desagradables desencuentros, y tras una tensa reunión mantenida con los dirigentes del sindicato en la que participó el diputado de Podemos Diego Cañamero -que llegó a sugerir a los abogados Lujan y Formoso que se retiraran del caso- las diez trabajadoras decidieron “huir” de amparo del SAT y presentar la denuncia ante la Guardia Civil de Albacete, ciudad en la que se encuentran en la actualidad, a la espera de poder declarar ante los diferentes juzgados que tramitan sus causas laborales contra la empresa Doñana 1998 (incumplimiento de contrato y reclamación de salarios no percibidos), y penales, contra sus propietarios (agresiones sexuales).

Para la causa laboral, el Juzgado de lo Social ha fijado juicios para el año que viene. Para los casos de agresión, las temporeras contra la esclavitud están citadas a declarar en La Palma del Condado (Huelva), el próximo 7 de diciembre.


Relacionado

Las Temporeras contra la Esclavitud “huyen” del SAT

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.