El Parlamento Europeo se suma a la declaración de emergencia climática

PE: Consecuencias del cambio climático en la Plaza de San Marcos en Venecia.

Greenpeace señala que la declaración de emergencia climática no es suficiente y la UE debe tomar medidas urgentes para reducir las emisiones.

El Parlamento Europeo ha adoptado este jueves 28 de noviembre de 2019 una resolución en la que declara una “emergencia climática y medioambiental” en Europa y a nivel global, que debe servir de guía a las delegaciones de la UE ante la cumbre de la ONU sobre cambio climático que se celebra en Madrid del 2 al 13 de diciembre.

El texto también pide a la Comisión Europea que garantice que todas sus propuestas legislativas y presupuestarias tienen en cuenta el objetivo de limitar el calentamiento global a un máximo de 1,5°C.

En una segunda resolución, la Cámara insta a la UE a presentar su estrategia para lograr la neutralidad de las emisiones tan pronto como sea posible, y para 2050 a más tardar, a la Convención de la ONU sobre cambio climático.

Los eurodiputados también piden a la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que incluya un objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del 55 % para 2030 en el Pacto Verde europeo.

En cuanto al objetivo de alcanzar un balance neto de cero emisiones en 2050, la Comisión Europea ya ha presentado una propuesta en ese sentido, pero el Consejo Europeo no lo ha respaldado ante el rechazo de Polonia, Hungría y la República Checa.

Transporte marítimo y aviación

El Parlamento considera que los objetivos actuales de recorte de las emisiones en los sectores del transporte marítimo y la aviación son poco ambiciosos.

En su opinión, todos los países deberían incluir a estos sectores en sus planes nacionales de contribución (NDC). Los eurodiputados también plantean la inclusión del sector marítimo en el sistema europeo de comercio de emisiones.

Apoyo financiero contra el cambio climático

Los países de la UE deben al menos duplicar sus contribuciones al Fondo contra el cambio climático, señala el PE. Los Estados miembros son los principales proveedores de financiación pública contra el cambio climático y el presupuesto de la UE debería alinearse con sus compromisos internacionales.

Los eurodiputados advierten, además, que los compromisos anunciados por los países desarrollados no alcanzan el objetivo colectivo de 100 000 millones de dólares anuales a partir de 2020.

Por último, hacen un llamamiento urgente a todos los países de la UE para que eliminen progresivamente todas las subvenciones directas e indirectas a los combustibles fósiles para 2020.

Votaciones

La resolución en la que el Parlamento declara la emergencia climática y medioambiental fue aprobada con 429 votos a favor, 225 en contra y 19 abstenciones.

El texto sobre la cumbre del clima de Madrid recibió el apoyo de 430 eurodiputados, 190 votaron en contra y 34 se abstuvieron.

El Parlamento Europeo en la COP25

La cumbre del clima de Naciones Unidas tendrá lugar en Madrid del 2 al 13 de diciembre. El presidente Sassoli participará en la apertura. Además, una delegación del PE encabezada por Bas Eickhout (Verdes, Países Bajos) asistirá del 9 al 14 de diciembre.

“El momento de salvarlo es ahora”, rezaba una pancarta hecha a mano en un cartón en lo que fue la primera sentada de Fridays For Future en Madrid frente al Congreso de los Diputados. Era viernes 1 de marzo de 2019 y a esta movilización por la emergencia climática le han seguido otras muchas, cada vez en más sitios de la geografía española. ©Greenpeace / Pablo Blázquez
“El momento de salvarlo es ahora”, rezaba una pancarta hecha a mano en un cartón en lo que fue la primera sentada de Fridays For Future en Madrid frente al Congreso de los Diputados. Era viernes 1 de marzo de 2019 y a esta movilización por la emergencia climática le han seguido otras muchas, cada vez en más sitios de la geografía española. ©Greenpeace / Pablo Blázquez

Greenpeace: la declaración de emergencia climática no es suficiente

Conocida la resolución del Parlamento Europeo de declaración de emergencia climática, Greenpeace recuerda que esta declaración, por sí sola, no es la solución y que la Unión Europea (UE) debe tomar medidas urgentes para evitar una verdadera crisis climática.

Greenpeace, junto con otros grupos ecologistas, pide a la UE que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 65 % para 2030 (en comparación con los niveles de 1990) y que logre que las emisiones netas sean nulas para 2040.

“Nuestra casa está en llamas. El Parlamento Europeo ha visto el fuego, pero no basta con quedarse de brazos cruzados. Para apagarlas, tenemos que tomar medidas inmediatas en línea con la ciencia, reducir drásticamente las emisiones y proteger y restaurar el medio ambiente natural”, ha declarado Sebastian Mang, asesor de política climática de Greenpeace en la UE.

Ha añadido que “las empresas de combustibles fósiles deben hacerse responsables, se debe invertir en una movilidad diferente y transporte público, se deben apoyar las energías renovables en manos de la ciudadanía, prohibir los pesticidas y poner fin a las subvenciones a las granjas industriales son solo algunas de las medidas necesarias para actuar ahora”.

Respecto a la resolución sobre la COP25 en Madrid, Greenpeace señala que se confirma de nuevo la posición del Parlamento Europeo de aumentar el objetivo de reducción de emisiones al 55 % en 2030 respecto a las de 1990, pero advierte que “lamentablemente, el objetivo del 55 % ni siquiera sería suficiente para limitar el calentamiento global a 2 °C, y mucho menos a 1,5 °C.

Greenpeace recuerda a la Unión Europa que si quiere ser un verdadero líder en la lucha contra el cambio climático en el marco internacional de la COP e impulsar a otros países a que tomen medidas más ambiciosas, debe adoptar también la reducción de las emisiones del 65 % para 2030

En lo que respecta al Gobierno de España, Greenpeace recuerda que éste debe mantenerse alineado con los países progresistas dentro y fuera de la Unión Europea para impulsar una mayor ambición climática y esto debe reflejarse también a nivel nacional.

“Tanto la COP25 como el Consejo Europeo, deben servir para impulsar al nuevo Gobierno que se forme a tomar medidas más urgentes y ambiciosas frente al cambio climático, y comprometerse con alcanzar al menos el 55 % de reducción de las emisiones en 2030 respecto a 1990 y no el exiguo 20 % que hay ahora”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Greenpeace.

Añade que “el Gobierno español hace muy bien en apoyar una mayor ambición a nivel europeo, pero no tiene sentido que siga defendiendo un objetivo para España que es contrario a las recomendaciones científicas. No olvidemos que somos de los países más vulnerables frente al cambio climático y cuanto más tardemos en actuar más dolorosos y costosos serán los impactos”.

Lo más reciente en La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.