El origen del Día Internacional de la Mujer

Un día como hoy, una marea color violeta bañará cientos de de calles alrededor de todo el mundo para reivindicar los derechos de la mujer. Algo que no es nuevo y que,por otra parte, algunos ni siquiera creen necesario. Es el caso de todos aquellos, hombres y mujeres, que se delatan entonando la frase «no soy machista ni feminista».

Pues bien, en lo que va de año, 14 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas. Desde 2003, año en el que se empezó a contabilizar a las víctimas mortales por violencia de género, más de mil han sido asesinadas solo en nuestro país.

¿Siguen preguntándose por qué es necesario?

Para poder entender el origen del 8-M, hay que echar la vista muy atrás. A mediados del siglo XIX, la industrialización estaba en auge, lo que trajo progreso en muchos aspectos. Sin embargo, la figura de la mujer seguía estando en un segundo plano: ni derecho a voto ni posibilidades de acceder a la formación, vida en casa o en trabajos precarios y siempre bajo el sometimiento de una figura masculina.

En definitiva, las mujeres veían cómo todo cambiaba, excepto su posición en la sociedad.

Algo positivo había en todo este ambiente. Finalmente, ellas se cansaron de vivir permanentemente en la más oscura de las sombras.

NUEVA YORK, 1857

El 8 de marzo de 1857, 15.000 trabajadoras de la industria textil salieron a las calles de Nueva York, exigiendo su derecho a voto y denunciando sus condiciones laborales. Todo ello, bajo el lema «Pan y rosas».

Esta solo fue una de las muchas manifestaciones con las que las mujeres en Estados Unidos consiguieron tener el Día Nacional de la Mujer, aunque su fecha era el 28 de febrero.

A NIVEL GLOBAL

Clara Zetkin, una comunista alemana, fue la responsable de que hoy todos celebremos este día un 8 de marzo. Dos años después de la nombrada manifestación, Zetkin planteó en la Conferencia Internacional de la Mujer Trabajadora en Copenhague (Dinamarca), que debía existir un día en el que conmemorar la figura de la mujer a nivel mundial.

Su propuesta fue aprobada por 100 mujeres de 17 países distintos, pero no se estableció ninguna fecha concreta. La primera vez que se celebró fue un 19 de marzo de 1911 y participaron miles de mujeres en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza.

No fue hasta 1975, cuando la ONU declaró este día como el Día Internacional de la Mujer, aunque, curiosamente, en Estados Unidos, origen de las protestas, no se celebró oficialmente hasta 1994.

TRIANGLE SHIRTWAIST

Cabe destacar que el camino no fue precisamente un camino de rosas. Las mujeres recibían muchas burlas y, sobre todo, muy poco apoyo.

Uno de los acontecimientos más dramáticos se dio en una fábrica textil en Nueva York. El 25 de marzo de 1911, el taller de shirtwaists ardía en llamas y 146 personas, la mayoría jóvenes mujeres inmigrantes, murieron calcinadas.

Las condiciones de las instalaciones eran tan precarias, que las personas que se encontraban dentro no tenían escapatoria. Además, los jefes cerraban las puertas para evitar los robos. No en vano, las trabajadoras de esta empresa de camisetas se habían manifestado un año antes, denunciando sus condiciones laborales, protestas a las que los propietarios, como no podía ser de otra manera, hicieron caso omiso.

Esta tragedia fue uno de los acontecimientos que dotó de importancia a este día, en el que mujeres y hombres alzan la voz para reivindicar la igualdad y destruir, de una vez por todas, todos aquellos obstáculos con los que ha tenido -y tiene- que lidiar la mujer.

Es una lucha de todos.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.