El mundo de la cultura pide al Gobierno que intervenga para detener el conflicto del Sáhara

Imagen de los enfrentamientos en territorio saharaui. (El Confidencial Saharaui)

Javier Bardem, Clara Lago, Alberto Ammann, Isabel Coixet o Viggo Mortensen protagonizan una campaña creada por FiSahara para pedir al Gobierno de España que «no obvie su responsabilidad histórica» con el Sáhara, que desde el 13 de noviembre está sumido en un conflicto bélico después de que Marruecos rompiera el alto el fuego suscrito en 1991.

En la recogida de firmas publicada en Change.org, recuerdan que el mundo de la cultura ha apoyado durante 17 años el festival solidario con el pueblo saharaui. Ahora nombres muy reconocidos dan un paso más y reclaman la intervención de España, que tiene responsabilidad legal como potencia administradora en el proceso de descolonización. «No seamos cómplices de lo que está pasando a nuestros hermanos saharauis», explica el actor Alberto Ammann.

La directora Isabel Coixet recuerda que los saharauis «han esperado 45 años para vivir en paz y libertad a través de un referéndum prometido por las Naciones Unidas», que nunca ha sido celebrado. Por eso, Viggo Mortensen finaliza con una petición: «Es momento de que la ONU cumpla con sus promesas. Paremos esta guerra».

Puedes consultar la campaña entera pinchando aquí


Ocupación SA, el documental sobre el Sahara que “saca los colores” a políticos y empresarios
por

 

Se cree que el conflicto es “una cuestión moral y humanitaria, antes que política y económica”, y eso “sirve muy bien al Estado español y a Marruecos” (Laura Daudén).

“Hemos podido reflejar cómo varios exministros tienen vínculos con empresas que violan los derechos humanos en los territorios ocupados” (Sebastián Ruiz-Cabrera).

Los sucesivos gobiernos en España se han desligado de su obligación como potencia administradora de su antigua colonia, el Sáhara Occidental. Pero no solo eso: antiguos altos cargos públicos y empresas contribuyen al expolio de recursos que pertenecen al pueblo saharaui. Por primera vez un documental denuncia y detalla en profundidad cómo es ese “entramado empresarial” y la responsabilidad política que tiene el Estado español en “el saqueo de la última colonia africana”.

El documental Ocupación S.A, un proyecto de la ONGD vasca Mundubat y de la productora brasileña Fordward Films, pretende “sacar los colores” a la clase política y empresarial española. En la presentación, que tuvo lugar este jueves, la codirectora y periodista brasileña Laura Daudén indicó que nos hemos acostumbrado a hablar del Sáhara Occidental desde el punto de vista de los Campamentos de refugiados en Argelia. Así se ha forjado la idea de que el conflicto saharaui es “una cuestión moral y humanitaria, antes que política y económica”, algo que “sirve muy bien al Estado español y a Marruecos”, denunció.

Hay intereses empresariales en que el conflicto siga estancado. “El objetivo era romper el bloqueo mediático español”, señaló el también codirector del documental, Sebastián Ruiz-Cabrera. El profesor experto en Relaciones Internacionales ha criticado que los jóvenes de hoy se formen “sin que nadie les explique que teníamos colonias y las implicaciones que esto tiene a día de hoy”. En este documental se señala con nombres y apellidos quienes son las empresas y los directivos que se benefician de este silencio. “Hemos podido reflejar cómo varios exministros tienen vínculos con empresas que están violando los derechos humanos en los territorios ocupados”, ha precisado.

Las empresas transnacionales buscan lugares donde exista poca regulación para “aumentar su margen de beneficio”. En situaciones de ocupación realmente “no existe regulación”, explica en el documental el investigador del Observatorio de Empresas y Derechos Humanos en el Mediterráneo (ODHE), Felipe Daza. “Alrededor de la mitad de las empresas del IBEX 35 tienen negocios en Marruecos”, señala también en Ocupación S.A. el sociólogo Rubén Juste, autor de IBEX 35. Una historia herética del poder en España.

El negocio, que aportaría a los saharauis unos “1.100, 1.200 millones de euros anuales de beneficio” según Daza, no solo consiste en extraer pescado o los fosfatos, las mayores riquezas del Sáhara Occidental. También hay empresas españolas que contribuyen, de manera más indirecta, a hacer viable la ocupación. Algunos ejemplos de empresas que aparecen en el documental son: Unión Martín S.L. (pescado para Mercadona), Ceisa, Votorantim, Masabeu (arena saharaui para playas y construcción en Canarias), Rodman, Indra, Urovesa (venta de material militar que Marruecos usa para reprimir), Repsol y CEPSA (petróleo que sirve para sostener la ocupación, ya que Marruecos no tiene refinerías).

Este ejercicio de “neocolonialismo”, además tiene unos orígenes históricos, en los que el documental también profundiza. Según sus creadores, hay “unas hondas raíces en el periodo franquista”. “No se puede entender la ocupación del Sáhara sin la Transición española, sin la subida al poder de Juan Carlos I como heredero de la restauración borbónica. Ambas coronas (marroquí y española) han ligado sus destinos desde entonces”, describe en el documental su narradora, Sulma Aali.

Además del expolio económico, una consecuencia grave de esta ocupación es la represión constante al pueblo saharaui que vive en el territorios ocupado por Marruecos y aún implora la autodeterminación que les corresponde según el derecho internacional. El documental contiene también algunos testimonios terroríficos sobre la violencia y las torturas que sufren a manos de las autoridades marroquíes. “En el Sáhara Occidental, todas las personas que rechazan la ocupación marroquí tienen sus derechos completamente suprimidos”, dice la activista por los derechos humanos de los saharauis Mina Baali“Te roban y re roban para matarte. Es un doble dolor”, señala el también defensor Brahim Dahane.

En la presentación, los directores agradecieron las imágenes grabadas en el terreno de los periodistas y activistas saharauis en el territorio a través de Nushatta Foundation y Equipe Media, sin los que este documental no habría sido posible en su parte visual. A día de hoy el Sáhara Occidental sigue siendo uno de los territorios más inaccesibles para los periodistas. Según Daudén, era importante el esfuerzo para sacar adelante Ocupación S.A., ya que “no hay solución posible para el conflicto que no pase por el Estado español y sus empresas”.

Contenido bajo Licencia Creative Commons de

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.