El juego desesperado en la lucha humanitaria

Un niño sobre las ruinas de los edificios derribados tras las inundaciones en la provincia de Sindh (Pakistán). Fuente:UK Department for International Development
Por María Canora.

La guerra es tan vieja como la humanidad misma. Y, si de algo carece, es precisamente de humanidad. Guerras tribales, civiles, internacionales o mundiales; es indiferente: todas dejan a su paso una estela de destrucción y sufrimiento. El sistema de respuesta de emergencia internacional ha ido evolucionando a golpes dolorosísimos. En cada crisis humanitaria las normas del juego cambian y obligan al sector humanitario a reinventarse en su lucha por salvaguardar la dignidad humana.

Madrid, 1995. Grado en Relaciones Internacionales, curso de Respuesta Humanitaria a Desastres y Conflictos. Actualmente en Honduras trabajando en cooperación internacional. Interesada en movimientos sociales y activismo.

Patrocinadores de La Mar de Onuba