El informe sobre salud de Caritas y la Onubense constata la vulneración del derecho al agua en los asentamientos de trabajadores agrícolas

El informe ‘Análisis de la situación de salud de los inmigrantes de los asentamientos de Huelva’ ha sido presentado esta misma mañana en el Salón de Actos de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Huelva (UHU) por el Grupo de Investigación HIGIA, perteneciente al Departamento de Enfermería de la Onubense, y Cáritas Diocesana de Huelva.

Cáritas ha puesto de manifiesto durante la presentación que la realidad de los asentamientos de inmigrantes, que existe en nuestra provincia no se puede abordar exclusivamente como un problema de inmigración sino como un fenómeno  vinculado al temporerismo y a la precariedad de las condiciones que estas personas encuentran cuando llegan buscando empleo. Esta precariedad se concreta en la falta total de recursos de primera acogida, la carencia de alojamiento alternativo y la vulneración de los derechos humanos, tales como agua y saneamiento, vivienda, protección social, trabajo decente y participación.

Todos estos antecedentes llevaron el pasado año a Cáritas Diocesana a solicitar el informe a la Facultad de Enfermería de la Universidad de Huelva.

Este informe y otras acciones de Cáritas han motivado la presencia en Huelva del Relator Especial de la ONU sobre extrema pobreza y derechos humanos, Philip Alston, que, en su visita a los asentamientos de la provincia, constató que “las condiciones que observé en Huelva son simplemente inhumanas”.

El informe

El informe, llevado a cabo por investigadores/as de la UHU, analiza variables sociodemográficas, familiares, sanitarias y condiciones de vida, además de las necesidades que ellos han manifestado. Todos estos datos se han obtenido a través de la observación, encuestas y entrevistas, con el fin de conseguir la máxima objetividad posible.

El estudio contempla dos unidades de análisis, por una parte los asentamientos y, por otra, las personas que habitan en ellos. De esta forma, se han observado un total de 23 asentamientos, se han encuestado a una muestra de 221 inmigrantes y se han entrevistado en profundidad a 13 personas inmigrantes.

Entre las conclusiones más relevantes de la investigación, el informe constata que en materia de salud y seguridad, el entorno donde residen, así como su situación, la accesibilidad a los servicios, las características urbanísticas y los dispositivos de  higienización, hacen de los asentamientos lugares aislados, inseguros e insalubres.

El estudio revela que la alta probabilidad de incendios es uno de los elementos principales de dicha inseguridad. Por otra parte, el acceso a agua potable supone el problema básico principal de esta población ya que condiciona en gran medida su día a día. Las condiciones paupérrimas de habitabilidad de las viviendas, son otro factor determinante de la salud de esta población.

Al contrario de la percepción general, otro de los aspectos destacados en el estudio se refiere a que los inmigrantes de los asentamientos realizan un uso limitado de los servicios sanitarios, principalmente en caso de urgencia.  Las principales enfermedades declaradas por ellos guardan una estrecha relación con el contexto en el que viven, en concreto los dolores osteo-articulares y traumatismos.

En el ámbito social, el informe constata que la mayoría de estas personas, viven de lo que ganan con su trabajo esporádico y solo una cuarta parte aproximadamente de los inmigrantes utilizaron ayudas externas.

De las personas encuestadas, entorno al 50% tenían su situación regularizada. La imposibilidad de acceder a esta regularización de documentos condiciona su presente, pero, sobre todo, su futuro.

A partir de los resultados de este estudio, Cáritas plantea la necesidad de llevar a cabo una serie de actuaciones, como:

      • La aplicación de medidas de choque como son la limpieza de las zonas en las que se encuentran los asentamientos, la recogida de basuras, la instalación de contenedores o cubas y el abastecimiento de agua potable en aquellos asentamientos alejados de fuentes o puntos de agua.
      • La puesta en marcha de alternativas de alojamiento reales  y adaptadas a la realidad de las  personas temporeras que acuden y trabajan en nuestra provincia.
      • Que los municipios faciliten la posibilidad de empadronamiento a las personas que viven en los asentamientos tal y como señala la legislación vigente.
      • Que comience una reflexión sobre el procedimiento de regularización administrativa de las personas inmigrantes, específicamente en el ámbito agrario.
Acerca de La Mar de Onuba 3697 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.