El ‘culillo’ de Rafael o la doble vara de medir del PP de Huelva

Por más que él o sus superiores de la Junta de Andalucía falseen la realidad o guarden un atronador y vergonzante silencio, en el Hospital de Riotinto se ha incumplido el protocolo establecido en la Estrategia Nacional de Vacunación

A estas alturas, Rafael Perea ya debería haber presentado la dimisión como director gerente del Hospital de Riotinto. O debería haber sido cesado «fulminantemente» por el presidente de la Junta de Andalucía y líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, como exigió este lunes el PSOE desde la sede regional de los socialistas andaluces. 

Sin formar parte de los grupos prioritarios descritos en la Estrategia de Vacunación acordada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, Perea recibió la primera dosis de la vacuna el pasado 5 de enero. Personas adscritas a servicios considerados de primera línea no habían sido citadas para recibir su primera dosis hasta el día 11, seis días después que el gerente. Perea recibió la segunda dosis y quedó vacunado el 26 de enero. Otras personas trabajadoras de primera línea, es decir, médicas, enfermeras, auxiliares, celadoras, limpiadoras, administrativas de «mostrador»… aún no están inmunizadas, ya que no recibirán la segunda dosis de la vacuna, en algunos casos, hasta el 12 de febrero. Ninguno de estos datos han sido negados o cuestionados. 

Se ponga como se ponga el gerente, y por más que sus superiores de la Junta de Andalucía falseen la realidad o guarden un atronador y vergonzante silencio, en el Hospital de Riotinto dependiente del Área Sanitaria Sierra Norte del Servicio Andaluz de Salud se ha incumplido el protocolo establecido en la Estrategia Nacional de Vacunación.

Todos los altos cargos que, «por diversos motivos«, han cometido el abuso o el error de recibir una o las dos dosis de la vacuna sin formar parte los grupos prioritarios claramente descritos en el protocolo, han dimitido. El Partido Popular ha participado activamente en procurar tan acertadas renuncias.

Bien lo sabe, por citar un caso cercano, Rocío Galán, la ex responsable de Bienestar Social del Ayuntamiento de Bonares, que dejó su acta de edil socialista –como le había exigido raudo el PP de Huelva– tras recibir unos de los culillos del simpar consejero Aguirre. La doble vara de medir modula el hasta ayer mismo responsable nivel de exigencia de los populares onubenses. Que no es lo mismo una concejala del PSOE que el culillo de Rafael.


Acerca de La Mar de Onuba 3926 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.