El coronavirus agudiza las fronteras

Esta semana, Vox pedía quitar la sanidad gratuita durante este estado de alarma a todos aquellos inmigrantes que fueran ilegales y que residieran en España. El partido de Abascal propone que estas personas paguen por hacerse las pruebas del coronavirus.

Entre las 19 propuestas que ha presentado el partido, también se incluye la de prorrogar la estancia de los extranjeros irregulares en los centros de internamiento y que, finalizado el estado de alarma, se les expulse de España, aunque no especifican a dónde se les mandaría.

XENOFOBIA

Esto en nuestro país. En el resto del mundo, la crisis del coronavirus también afecta al resto de migrantes con un mal global que es un viejo conocido en la historia de la humanidad: la xenofobia.

Una de las grandes preocupaciones es que la pandemia se asocie a los extranjeros, a los migrantes. Ya se pudo observar cómo, cuando comenzó el brote de coronavirus en la localidad de Wuhan, miles de chinos fueron estigmatizados en el resto del mundo. Tuvieron que emprender una campaña en las redes con el hashtag «YoNoSoyUnVirus, para denunciar esta situación racista.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha hecho un llamamiento de alarma, indicando que es «especialmente importante» que las autoridades «hagan todo lo posible para combatir la xenofobia» cuando se les vincule a los migrantes con el origen o la expansión del Covid-19. Además, desde la organización señalan que es necesario que se implantes medidas urgentes, pero «de forma no discriminatoria, respetando el Derecho Internacional y priorizando la protección de los más vulnerables».

LAS FRONTERAS, EL ENEMIGO

Con el foco puesto en esta amenaza que afecta a nivel global, como es la pandemia del coronavirus, a muchos se les olvida que las personas que huyen de sus países y van rumbo hacia otros, en la mayor parte de los casos por necesidad y no por voluntad propia, son igual de vulnerables ante el virus, o más, teniendo en cuenta que ellos, que huyen, no tienen donde refugiarse.

En este sentido, también ha hecho hincapié la OIM, que ha recalcado que los «migrantes y personas en movimiento se enfrentan a las mismas amenazas para la salud que las poblaciones de acogida» y que, incluso, podrían correr más riesgos «por las circunstancias de su viaje y las malas condiciones de vida y trabajo en que se encuentren«.

MÉXICO 

En Estados Unidos, el Gobierno de Donald Trump ha prohibido los viajes transfronterizos no esenciales durante al menos 30 días. Esta restricción tiene como objetivo evitar, por un lado, la expansión del nuevo virus y, por otro, proteger el comercio. Independientemente de los objetivos, también cuenta con daños colaterales: el bloqueo a otras personas.

A las puertas del país, en Tijuana, hay albergues que tienen la capacidad de acoger al menos a 300 personas. Sin embargo, un alto número están enfermos con diarreas, vómitos o fiebre, por lo que en una situación como la actual, se convierte en la llamada «población de riesgo».

Esta situación no es nueva, pero se vuelve más peligrosa ante la sombra del coronavirus, y evidencia un secreto a voces: la falta de medidas preventivas en estos centros.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.