El comienzo de la intervención arqueológica reaviva el debate sobre el futuro del cabezo de La Joya

Muchos onubenses han visto ya la zona vallada en cuyo interior ha quedado el conocido como cabezo de La Joya de la capital, un espacio de alto valor natural y, sobre todo, arqueológico, que forma parte del patrimonio histórico de la capital, y permanente objeto de controversia a causa del desarrollo urbanístico de la zona.

Hace sólo unos días, una decena de personas, convocadas por la asociación Huelva Te Mira realizó un “rodeo” simbólico ante el vallado que delimita el espacio en el que, desde el pasado 22 de Abril, tiene lugar la intervención arqueológica puntual solicitada por la Junta de Compensación que representa a los propietarios del terreno (algunas sociedades, particulares y antiguos propietarios de pequeñas parcelas de la zona, así la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Huelva).

Vista tomada de Google Maps de los terrenos del Cabezo de La Joya

Los trabajos los está desarrollando la empresa onubense Ánfora, adjudicataria de la intervención. De momento, se están realizando trabajos con maquinaria pesada para proceder a la retirada de los escombros y restos de basuras que se acumulaban en el cabezo, así como la retirada de la cobertura de tierra vegetal. Se trata, informa la empresa, de “trabajos imprescindibles para poder descubrir los restos arqueológicos que pueda haber enterrados, y proceder a su estudio y conservación”.

Los trabajos de desbroce continuarán al menos un mes más para, a continuación, realizar una prospección geofísica que pueda descubrir restos soterrados a mayor profundidad y que no se perciban en superficie. Posteriormente se excavarán algunas de las estructuras que se descubran con el fin de definir qué tipo de restos arqueológicos son (tumbas, silos, viviendas u otros), para finalmente realizar una planimetría de todos los restos existentes en el cabezo.

Modificación del proyecto aprobado

Los trabajos responden a la modificación del plan urbanístico vigente para la zona, que contemplaba una gran urbanización de chalets y edificios bajos que rodeaba todo el perímetro y dejaba el cabezo de La Joya en una suerte de parque interior de la zona urbanizada y aislaba el cabezo de la ciudad. Aquel plan inicial, aprobado por la corporación municipal del ex Alcalde Pedro Rodríguez, fue recurrido en diversas instancias, lo que provocó un amplio retraso de más de diez años, que impidió que se llevara a efecto. Un retraso que, además, coincidió con los años de la crisis económica y el abrupto fin del boom del ladrillo. Para cuando se superaron todos los escollos legales, y nada impedía a los propietarios comenzar su proyecto, los promotores de la idea de construir -sobre todo- chalés, habían perdido interés en ejecutarlo. A efectos legales, nada ha cambiado desde entonces, y nada impediría, hoy día, ejecutar aquel proyecto.

La actual junta de compensación están promoviendo una modificación de la propuesta que sigue vigente. Según explican fuentes autorizadas, el objetivo es realizar otro tipo de edificaciones, estas en altura, en las zonas colindantes a las calles Fray Juan Pérez, San Sebastián y Avda. Adoratrices, “minimizando la superficie a ocupar por las viviendas programadas en el PGOU, y dejando sin urbanizar unos diez mil metros cuadrados, frente a los tres mil del proyecto anterior”, único vigente en la actualidad.

Así, la nueva propuesta, explican las mimas fuentes, elimina el frente de casas que cerraban los espacios que asoman a la calle Fray Junípero Serra y al centro de salud Adoratrices de la calle Magallanes, «aumentando significativamente la visibilidad del cabezo en aquella zona, y concentrando las edificaciones en la zona cercana a la calle San Sebastián, que ya estuvo edificada desde comienzos del siglo pasado hasta que comenzó la reurbanización de ese espacio».

Ante esta nueva propuesta, la Junta de Andalucía, en cumplimiento de la Ley de Patrimonio Histórico andaluz, ha establecido la necesidad de realizar las actuaciones arqueológicas que se iniciaron la semana pasada, con el objeto de comprobar qué restos arqueológicos conserva el cabezo, y cómo se distribuyen en el terreno.

La intervención permitirá actualizar la información arqueológica del cabezo, y concluirá con un informe  que será relevante para poder realizar la nueva planificación urbanística propuesta por la propiedad. Las fuentes citadas anteriormente aseguran que esta “permitirá la conservación y puesta en valor de los restos arqueológicos que se descubran”, y que “se procurará que las edificaciones que el PGOU prevé en el lugar no afecten a los restos que se descubran, para redundar en la conservación de un espacio libre lo más extenso posible y en consecuencia, en la posibilidad de conservar sus valores arqueológicos y patrimoniales”.

Cabe recordar a este respecto que las excavaciones realizadas por Elena Orta y Juan Pedro Garrido en los años 60, que hicieron posible el descubrimiento del yacimiento arqueológico de La Joya, supusieron entonces la extracción de todos los restos que se encontraron en aquellas intervenciones, y que a día de de hoy se desconoce qué otros restos arqueológicos podrían existir en el lugar. El cabezo de la Joya es un lugar de vital importancia para la comprensión de la Historia de Huelva según los investigadores, pero no existe consenso entre ellos sobre la cantidad de restos arqueológicos que puedan quedar por descubrir en este cabezo.

Una duda que tendrá que resolver la intervención puntual iniciada el equipo de profesionales de Ánfora, que cuentan para este cometido, así como para las investigaciones posteriores, con el asesoramiento científico de la Universidad de Huelva a través de un convenio de colaboración.

Cuando terminen los primeros trabajos de desbroce y preparación de terreno para la intervención la propiedad ha previsto, junto a la empresa arqueológica con, realizar visitas guiadas a las excavaciones durante los viernes y sábados, contando para ello con guías especializados. Los horarios de visita se difundirán en redes sociales en próximos días.

Críticas al nuevo proyecto

La nueva propuesta de proyecto de edificabilidad de los actuales prioritarios del terreno del cabezo de La Joya también es objeto de controversia, como se apunta al comienzo de este artículo. Cuenta con la oposición frontal, entre otros, del colectivo Mesa de la Ría y de la asociación Huelva Te Mira.

Un grupo de ciudadanos convocados por Huelva Te Mira realizan un rodeo simbólico del cabezo de La Joya

Este última realizó hace unos días un rodeo simbólico del vallado de la obra, como acto de protesta por el comienzo de la intervención arqueológica. Además, ha convocado para el próximo día 16 una “concentración por el patrimonio onubense” bajo el lema Defendamos La Joya, para el que han hecho un llamamiento a una movilización “cívica, apartidista pero muy política”, para que la conservación del patrimonio “sea un eje principal de las políticas municipales” y “un criterio esencial del diseño de la ciudad y del territorio”.

Este mismo martes, Huelva Te mira publicó en su perfil corporativo de la red social Facebook una “alerta” en las que define al sistema de cabezos como “la Joya del Patrimonio onubense”, y denunciaba que “están sacando a la luz los secretos del mundo funerario tartésico”. El colectivo  aventura que el proyecto de urbanización, “con edificios de 12 pisos de altura”, supondrá su “destrucción” y la pérdida de “vistas privilegiadas en el centro de la ciudad”.

Llamamiento publicado este martes en Facebook por Huelva Te Mira

La asociación sostiene que “la reciente aprobación del Proyecto de Urbanización de Mondaca y el inicio de la actividad arqueológica en La Joya son dos síntomas claros de que no hay voluntad política de revertir el proceso de urbanización y edificación en estos cabezos”, y que estos “sufrirán las amputaciones que hemos visto en San Pedro”.

Para Huelva Te Mira los planes urbanísticos de Mondaca y la Joya “han condenado a muerte estos magníficos elementos de nuestro paisaje cultural” y exige “unos Cabezos limpios, sin construcciones, declarados Monumento Natural de Andalucía”. La asociación de defensa del patrimonio ha presentado a este respecto sus propias alternativas urbanísticas “viables” y “con coste 0 para el Ayuntamiento”.

También pide a la Junta de Andalucía un “pronunciamiento sobre la idoneidad de los planes urbanísticos previstos en La Joya y Mondaca con respecto a sus valores naturales (geológicos y paleontológicos), históricos, culturales, paisajísticos y ambientales”, y que apruebe y financie el Plan General de Investigación que la Zona Arqueológica de Huelva, La Joya y Saltés merecen, que se declaren estos dos enclaves Conjunto Arqueológico, “o la figura legal que mejor garantice su protección, investigación, conservación y difusión”.

Por último, Huelva Te Mira reclama “inversiones para adquirir los yacimientos, para investigarlos de una forma sistemática, junto con la Plaza Arqueológica, el antiguo Banco de España, la Plaza de las Monjas, el acueducto romano y otros yacimientos de nuestra ciudad, valorizando los hallazgos para que nos permitan comprender nuestra propia y fecunda historia, y para que puedan disfrutarlos las personas que nos visitan”.

Oposición de Mesa de la Ría, Izquierda Unida y Podemos

El colectivo Mesa de la Ría también se ha manifestado de forma reiterada en contra de la urbanización de los terrenos del cabezo de La Joya, y reclama desde hace meses que su cumpla una moción aprobada por el Pleno Municipal en 2016 que instaba al Ayuntamiento a elaborar un Plan Especial de Protección del Sistema de cabezos, y que este abordase «la protección, gestión y ordenación de forma unitaria del conjunto de los cabezos como patrimonio natural (geológico), cultural y paisajístico de la ciudad». Mesa de la Ría pretende que dicho plan aborde «las transferencias de aprovechamiento urbanístico necesarias para liberar los cabezos de edificaciones previstas en el planeamiento vigente, con el objeto de negociar mediante convenios urbanísticos el traslado de metros construibles con los promotores».

Por su parte, la concejal de Izquierda Unida y candidata a la alcaldía de Huelva por Adelante Huelva, Mónica Rossi, defiende que los cabezos de Huelva son «un patrimonio que no podemos dejar en manos de la depredación urbanística y de las entidades bancarias”, y plantea la protección integral de los mismos trabajando para que los proyectos urbanísticos que están previstos no se hagan y se preserven para las futuras generaciones”.

Por su parte, el actual concejal de Participa Huelva (y número dos de la candidatura de Adelante Huelva), Jesús Amador, recuerda que el Plan General de Ordenación Urbana es de 1999 y que sería necesario “reconvertirlo y adaptarlo a las necesidades actuales” ya que es un plan “que no respeta los espacios naturales” por lo que apuesta por un nuevo PGOU  “en consenso con la ciudadanía para un nuevo modelo de ciudad en el que se integre nuestro patrimonio natural y cultural”.

Adelante Huelva propone dar «usos diferenciados a los diferentes cabezos de Huelva, aunque con el hilo común de que sean espacios verdes públicos para la ciudadanía. En La Joya y San Pedro se realizarían parques urbanos con contenido arqueológico, mientras que Mondaka o las laderas del Conquero podrían tener usos más vinculados al ocio, y al paisajismo con desarrollo de planes para devolver esta seña de identidad a la ciudadanía y que no sean meros espacios vacíos si no que tengan un aprovechamiento».

Lo más reciente en La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.