El archivo de Santa Teresa recupera la memoria industrial de la Sierra

por Antonio FernándezTristancho.

En 1994, Eloy García Peña se percató de la situación de ruina del archivo de la vieja compañía Santa Teresa, que languidecía en una vieja habitación sin techo, preso del deterioro y el olvido. La Diputación de Huelva y el Ayuntamiento de Jabugo han firmado un convenio de colaboración mediante el cual se va a recuperar esta documentación. La institución provincial va a invertir 9.000 euros en la contratación de un profesional que organice este archivo para que pueda ser consultado por los investigadores y siga aportando datos de interés referidos al pasado industrial de la provincia. El archivo contiene documentos vitales para la vieja compañía, como el Libro Diario, el Libro Mayor o el registro de personal, además de memorias de la empresa de diversos años, acciones de otras compañías, mapas, diseños de líneas y un sinfín de anotaciones que abarcan más de un siglo de historia.

Santa Teresa de Electricidad, S.A. fue fundada en 1902 en Jabugo, gracias al impulso de Román Talero y otros potentados de la época. Llegó a constituir un verdadero enjambre empresarial dotada de fábrica de luz, serrería, almacén de trigo, automóviles de la Sierra, fábrica de harinas, Caja de Ahorros para empleados y panadería, aportando un vínculo a la comarca que llegó a traspasar los límites económicos, alcanzando los sentimentales, sociales y humanos. Fue absorbida por Sevillana a finales de los setenta.

Desde aquel 1994, muchos han sido los artífices de que el legado de Santa Teresa haya llegado a nosotros. En primer lugar, fueron los jóvenes de la Asociación Juvenil Al-Jaroza quienes presentaron un trabajo inicial que fue galardonado con el II Premio de la Campaña de Protección del Patrimonio Tecnológico de Andalucía, convocada por la Consejería de Cultura.

El propio Eloy García alertó de la situación, rescató la documentación y la salvó de la destrucción. Además, ha participado en la labor de difusión de este legado, participando en 1995 en la primera ponencia que dio a conocer la historia de la compañía, en las Jornadas del Patrimonio que se celebraron en Galaroza. Cinco años después, participaba también en una ponencia sobre ‘La Casa del Guardalieva’, el inicio de la producción industrial de la empresa, una propiedad que rehabilitó junto al patrimonio que conlleva. Finalmente, ha atesorado a lo largo de los años una gran colección de instrumentos y artilugios que ha sido expuesta en numerosas ocasiones por toda la provincia.

También Félix Sancha, actual director del área de Cultura de Diputación, ha participado en este rescate patrimonial. Su interés desde el primer momento en los descubrimientos de García fue expuesto en una ponencia sobre el tema en las Jornadas de Patrimonio de la Sierra celebradas en La Nava en 2001. Además de otras conferencias e intervenciones en prensa, ha publicado en la ‘Biblioteca Serrana’ un libro sobre los orígenes de la industria electroharinera en la provincia que incluye un amplio capítulo sobre la empresa jabugueña.

Otro protagonista en estas décadas de investigación y divulgación ha sido la Asociación Cultural Lieva, colectivo serrano con el que colaboran García y Sancha, que ha desarrollado una amplia labor itinerando la exposición ‘Orígenes de la Electricidad en la Sierra’, organizando visitas a la Central Hidroeléctrica de Los Batanes, participando en las Jornadas Europeas del Patrimonio, pronunciando ponencias en foros como la Universidad de Huelva y las Jornadas organizadas por la Fundación de Patrimonio Industrial de Andalucía, presentando una solicitud a la Diputación para recuperar este archivo en 2008, publicando artículos en publicaciones prestigiosas como el Butlletí d´Arqueología Industrial i de Museus de Ciencia i Tècnica de Catalunya, una de las revistas especializadas más importantes del Estado, y editando el libro de Félix Sancha sobre patrimonio industrial serrano.

El Ayuntamiento de Jabugo, antes con José Luís Ramos, y ahora con Gilberto Domínguez al frente, no ha dejado de apoyar la recuperación de este legado. Se organizaron unas jornadas conmemorativas del centenario de Santa Teresa, en 2002, se incluyó una gran exposición en las Jornadas de Patrimonio celebradas en la localidad en 2004, y se organizó un homenaje a Román Talero, entre otras medidas. De hecho, Domínguez, vinculado a El Repilado, ha sido uno de los principales defensores de esta labor a lo largo de estos años.

Finalmente, hay que reconocer a la familia Talero la salvaguarda del legado de su ancestro y el cariño y la generosidad al haber donado el archivo, así como otros bienes igualmente importantes.

El objetivo final de estas personas e instituciones es la creación de un Museo de la Electricidad en la Sierra, para el cual se dieron los primeros pasos a finales del siglo pasado con la redacción de un primer proyecto. Estará ubicado en la antigua Central Térmica de El Repilado, que data de 1923 y que ha sido cedida por Endesa para este fin mediante un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Jabugo firmado en 2004. La colección estaría formada por los objetos aportados por Eloy García y la familia Talero, entre otros donantes, y el museo estaría centrado en la innovación en la comarca desde finales del siglo XIX. En 2005, el proyecto recibió otro empujón, con trabajos de adecentamiento del acceso y alrededores costeado por la Consejería de Turismo y el Consistorio jabugueño.

Pero el patrimonio legado por Santa Teresa no deja de crecer. Leandro Navarro, concejal en el Ayuntamiento de Galaroza, que fue también trabajador de Sevillana y familiar de trabajadores de Santa Teresa, está impulsando una iniciativa que se ha denominado ‘Ruta de los Amantes’ y que partiría de la pedanía cachonera de Las Chinas para acabar en la Central Hidroeléctrica de El Salto, ya en La Nava. Este sendero recorrería paisajes de gran valor y belleza y recrearía la trágica historia de amor que terminó en el antiguo depósito de aguas que recogía el líquido desde la lieva y lo enviaba a la fábrica de luz.

Según fuentes de Lieva, “el verdadero significado de esta gran iniciativa de la Diputación al recuperar el archivo no sólo es poner la historia al servicio de los investigadores, sino rendir homenaje a los que hicieron posible esta aventura romántico-económica. No sólo Román Talero, sino también trabajadores como Eulalio Peña Delgado, Juan Navarro Cantos, Eloy Peña Quintana, Emilio García Cañado, Ignacio Peña Domínguez, José Sánchez Muñoz, José Antonio y Faustino Peña, Antonio Hidalgo y tantos otros que dejaron sus mejores años en la compañía, estarían hoy satisfechos y emocionados por este tributo a su memoria”.

Antonio F. Tristancho, colaborador habitual de La Mar de Onuba es un comunicador rural. Conoce cada palmo de La Sierra y lo refleja en sus reportajes y crónicas, plagadas de recuerdos y emociones. Abogado, asesor, gestor cultural, periodista, community manager y experto en turismo, entre otras experiencias, se considera, ante todo, un serrano que siempre tiene presente a su comarca y a sus gentes.

 

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 1636 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.