¡Duros a peseta!

No les parecía suficiente a estos pistoleros camperos que la Junta haya declarado la caza actividad esencial”.

por Carmen Manzano

 

¡Se van a aprobar los presupuestos de Andalucía! Ya se ha rendido una vez más la Junta de Andalucía al lobby cazador y taurino, apoderado por VOX.

Como es de suponer, nadie regala duros a peseta, que decía mi abuela, y vamos a hablar de esos duros.

Lo más importante del mundo, en estos tiempos de crisis y pandemia, es ayudar a los terratenientes poseedores de ganaderías bravas, que lo están pasando fatal sin poder vender los toros para que los conviertan en picadillo sangriento sus amigos toreros. Hay que ayudarlos, porque el permitir por parte de la Junta las becerradas a puerta cerrada para que los aprendices de matarifes destrocen becerros del tamaño de mastines, el haber permitido eventos taurinos que transgredían las medidas de seguridad sanitaria, les parece poco.

Y digo yo, si los van a matar, y de hecho han matado a muchas reses bravas y vendido su carne a mataderos, ¿esa promoción es para volver a pagar por esos pobres animales o para que sigan criando y matando? A ver si extinguen la raza al no poder torturarla y torearla… me preocupa.

Lo segundo más importante, es promocionar la caza y el compromiso de la licencia de caza interautonómica.

No les parecía suficiente a estos pistoleros camperos que la Junta haya declarado la caza “actividad esencial”. Sí, es esencial matar y alquilar cotos de caza, es esencial matar jabalíes, corzos, conejos… hay muchos. Y tienen toda la razón, hay muchos, porque primero se han “cargado” a sus depredadores naturales, el zorro y el lobo, y segundo, las granjas cinegéticas tienen que “colocar su producción”.

Básicamente, esto de actividad esencial significa que mientras que tú no puedes ir a ver a tus nietos a Vélez, ni puedes estar fuera de casa “poco antes de que den las diez”, los cazadores pueden ir a donde les dé la gana, de pueblo en pueblo y a la hora que les convenga, llevando sus pobres perros donde sea y abandonándolos donde haga falta. El Covid no se atreve con ellos, faltaría más, ni contagian tampoco, aunque vayan por todos sitios unos con otros.

Y ya, para permitir mejor movilidad, pues quieren que la licencia de caza sea interautonómica. O sea, el que la pida (solo tiene que tener licencia de caza andaluza) puede pegar tiros a todo lo que se mueva en Aragón, Asturias, Castilla y León, Comunidades de Valencia, Murcia, Madrid, Extremadura y Galicia.

Y en todas sus modalidades, señores, aquí que no falte ni gloria, tenemos la caza mayor, caza menor, caza con reclamo y caza con rehalas… que por cierto, la Junta de Extremadura, siguiendo aguas a la Junta de Andalucía, también quiere declarar las rehalas y monterías Bien de Interés Cultural, ojo al parche.

Y esas licencias, pues se podrían solicitar y pagar también en distintas modalidades:

            Entrega el mismo día por wasap           103 euros

            Entrega en 24  horas por mensajero     107 euros

            Entrega en tres días por mensajero      104 euros

            Entrega en siete días por correo           95 euros

Como se puede ver, todo facilidades para matar y disparar.

Y tenemos distintas opciones también en cuanto a armamento: D y E. La primera es para armas largas rayadas para caza mayor y la segunda para escopetas de caza y tiro deportivo. Con la licencia de tipo E se pueden tener hasta cinco armas, la licencia dura cinco años; con la de tipo E, se pueden tener hasta seis escopetas de caza y otras seis de tiro deportivo, nunca más de doce y durante cinco años.

Los menores de edad, a partir de los 14 años, también pueden tener licencia y escopeta de caza (AEM) y podrán salir a cazar acompañados de un adulto “responsable”.

Ahora nos toca hacer un cálculo de lo que está “suelto” por nuestros montes y campos. En España, según datos del INE, y aunque ha disminuido el número de licencias de caza, hay 850.000, de las cuales, 300.000 son de Andalucía.

¿Tenemos que soportar el resto de los andaluces, más de ocho millones de personas,  esa cantidad de armas y de gente armada? ¿Incluso en pandemia? Pues parece que sí.

“Donde vive un cazador pueden vivir diez pastores, cien labradores y mil agricultores. La crueldad con los animales no puede sostenerse cuando hay una educación y una cultura verdaderas. La caza es una de las perversidades más significativas de un pueblo de clase baja e innoble”. (Alexander von Humbolt investigador de ciencias naturales).


Carmen Manzano es presidenta de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.