‘Donde da la vuelta el tiempo’, la esperada presentación en Huelva de la ‘autoantología’ de Díaz Trillo cierra la programación anual del Centro Andaluz de Las Letras

José Juan Díaz Trillo es un poeta de una solidez y una exigencia expresiva a todas luces singulares. Solidez poética; exigencia moral en el poema, y un sentido de la concisión que en sus versos ni sobra ni falta nada. Si Rilke lo hubiera conocido, si hubiera podido leerlo, seguro que no le hubiera importado que utilicemos una cita suya: era poeta y odiaba la imprecisión.” (Pablo García Banea).

El Museo de Huelva acogerá el próximo jueves, 9 de diciembre, (19,00 h) , la presentación de Donde da la vuelta el tiempo (Versátiles Editorial) del poeta y novelista onubense José Juan Díaz Trillo. Una autoantología de poemas seleccionados por el propio autor, sobre la que dialogará con el también poeta y novelista onubense, Juan Cobos Wilkins. El acto pone un broche de oro al ciclo ‘Letras Capitales’ 2021 del Centro Andaluz  de las letras.


José Juan Díaz Trillo, ¿para qué la poesía?

José Juan Díaz Trillo (Huelva, 1958),

José Juan Díaz Trillo (Huelva, 1958) tiene una larga trayectoria poética y política. De la primera da cuenta ampliamente esta Antología de su obra en verso, la más completa hasta la fecha y que ha estado al cuidado del propio autor, incorporando la introducción y una particular autoBibliografía. Con una docena de libros publicados, su obra ha sido merecedora de los Premios Residencia (Extremadura, 1987), Internacional de Poesía Odón Betanzos (Rociana, Huelva, 1993) o Aljabibe (Madrid, 2010), así como de una Beca de Ayuda a la Creación del Ministerio de Cultura en 1989. Colaborador habitual de prensa y televisión, ha participado en distintas antologías, conferencias, exposiciones y proyectos relacionados fundamentalmente con la cultura, la educación y el medio ambiente.

En su segunda faceta, la política, fue Director General del Quinto Centenario, Delegado de Cultura de la Junta en Huelva, Presidente del Paraje Natural Marismas del Odiel, candidato a la Alcaldía y portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, de 1999 a 2007. Entre 2008 y 20015 fue Parlamentario andaluz,  Consejero de Medio Ambiente y Presidente de su Comisión de Cultura. En las elecciones generales de 2015 y 2016 encabezó la candidatura socialista por la provincia. Ha presidido las Comisiones de Cambio Climático y Transición Ecológica del Congreso de los Diputados en las XI y XII Legislaturas. Como portavoz adjunto de Educación y de Cultura participó en los debates para un Pacto de Estado por la Educación en España y en la elaboración del Estatuto del Artista, aprobado por unanimidad de la Cámara en 2018. Desde mayo de 2019 volvió a ocupar su plaza de funcionario de carrera en la Delegación Territorial de Educación, de la que se jubiló recientemente.

Díaz Trillo cuenta con una larga trayectoria poética y política. Con una docena de libros publicados, ha obtenido varios premios por su obra. Según lo ha definido el escritor Pablo García Baena, «es un poeta de una solidez y una exigencia expresiva a todas luces singulares.

El tiempo, su transcurso y el sentimiento que éste provoca, ha sido uno de los motivos fundamentales de su poesía (recuérdese su segundo libro Mal te perdonarán a ti las horas). De ahí que al abordar esta obra, no tuvieran dudas autor y editor en buscar un título que contuviera ese concepto. Como apunta en la introducción, ese “tiempo” no lo considera (aunque contradiga en parte a Machado y a Bergson) circunstancial, sino que en el poema se puede trascender y convertir en “palabra más allá del tiempo”.

Por otra parte, y desde un sentido puramente biográfico, el autor ha cruzado ya sus sesenta años y considera que “juega” el último cuarto de un partido (de baloncesto pudiera ser) en el que esta etapa resulta decisiva, sobre todo para ir recapitulando y aprovechando cada minuto, cada jugada, mientras la Salud acompañe, para que la experiencia, y su necesario poso de sabiduría, aporte a cualquier obra humana un grado mayor de perfección, y de vida cumplida.

La autoantología Donde da la vuelta el tiempo, surgió al coincidir los cuarenta años de la publicación del primer libro del poeta y novelista onubense José Juan Díaz Trillo y la voluntad de Editorial Versátiles de editar una serie de antologías de escritores con larga y contrastada trayectoria poética. También por una «razón práctica», como destaca el propio autor, que es la de la dificultad de encontrar los libros de poesía, una vez pasado el tiempo, porque se agotaron las ediciones o porque se editaron en colecciones desaparecidas. Pepe Juan, como le conocen familiares y amigos, sólo había hecho una breve Antología personal, publicada por Versos Libres en 1999. Parecía, pues, oportuno recoger una producción ya madura y larga en el tiempo. El resultado es una edición muy amplia, bien cuidada y editada, en la que el lector tiene una cumplida y extensa panorámica de la obra del autor.

¿Qué y cómo?

«Son las dos preguntas básicas a las que ha de responder una obra literaria», responde el poeta. «Qué decir y cómo decirlo. En nuestro caso creo que hay un mundo propio que el autor cuenta desde una perspectiva muy personal, intimista muchas veces, pero que se hace abierta y plural en el discurso poético. La Semana que viene, Concordia o Campo de la Verdad, expresan bien una idea particular de poesía cívica, hasta ‘política’ en el último caso.

Se advierte también la coherencia a lo largo de los años. Hay una clara preferencia por la poesía llamémosla “abstracta” frente a la que relata lo cotidiano desde la experiencia, una poesía que podríamos llamar “figurativa”. Quizás los poemarios Delicioso el hereje y El café de los tristes contengan poemas más precisos en cuanto al relato de una historia con un lenguaje más cercano al coloquial.

En cuanto a la estructura y ritmo, se cuida el poema como un ámbito independiente que exige su propia “partitura”. Son frecuentes los poemas largos, como en escala (Rosas Grises, Historia General) o contrapunto (Siete fugas) o como en el caso de Tauromaquia o Concordia, todo el libro (acompañado en ambos casos por cuadros o escenas, de un viaje o una corrida) es un relato cerrado. En otros libros, se prefiere el conjunto de poemas autónomos, aunque abunden los dípticos o trípticos, a la manera de la pintura, como en Llanos de la Belleza. En todos los casos, se busca la musicalidad propia del verso autónomo (acentos, aliteraciones, hipérbaton) y la vinculación de la armonía de las palabras a las de la imágenes.

Tradición y originalidad

El propio autor ha reconocido su deuda con los clásicos y, quizás debido a su formación filológica, la búsqueda temprana de una poesía donde la metáfora o su secuencia (ese reino de la “imagen” de un Lezama Lima que estudió a conciencia) y la música interior (ahí están Garcilaso o Góngora, sobre todo) crearan un poema que sólo el lector podría terminar. Se trata, pues, de una poesía esencial, donde la anécdota busca también el color de la composición como si se tratara de un cuadro. La pintura es parte constitutiva de su mundo poético. No en vano, ha publicado tres libros con dibujos del pintor Buly y ha dedicado varios ensayos a pintores contemporáneos.

En toda su obra hay una clara obstinación poética por encontrar un acento definido y diferente, que encuentre un adecuado espacio de emoción y complicidad. Es de la tesis de que, para recrear lo ya escrito por otros, existen muy buenos copistas. Y que casi siempre, el original resulta insuperable. Las huellas del surrealismo o el barroco, muy nítidas en sus comienzos, las ha querido siempre un sendero al que acomodar una manera de interpretar la realidad, recreándola en las palabras.

La figura del poeta cubano y precursor del Modernismo, José Martí, a la que dedicó su tesis de Licenciatura, le sirve de referencia literaria y cívica a lo largo de toda su obra. El componente ético de la misma (bajo el triángulo de Verdad, Belleza y Bondad) resulta crucial en la visión del poema como un medio de conocimiento y transformación de la realidad. También de Compromiso social y estético.

Para qué la poesía

La Antología incorpora una introducción y una singular autobibliografía en las que el autor deja clara su voluntad de estilo y su pasión por un género, el de la Poesía, que considera la piedra angular de la Literatura, pues es donde la palabra se acerca más al canto, a la música y hasta a la expresión plástica. Un género que exige del lector esfuerzo intelectual al que recompensa, si se logra tal fin, un goce estético que no proporciona ninguna otra rama de las Artes. Sólo desde la personal interpretación se puede disfrutar tantas, y tan distintas, veces como se quiera leer.

Se ha querido, además, dar a la colección de poemas un sentido inverso en la cronología, buceando ese mismo efecto de vuelta en la memoria que nos proporcionan los recuerdos. Se abre además con Campo de la Verdad, poema/libro que recapitula las dos experiencias parlamentarias del autor: la que termina en Sevilla en 2015 y la que lo hace en Madrid cuatro años después. Inédito de este mismo año 2020, fatídico a pesar de lo bonito de la cifra, se configura como una mínima “odisea” (ésta con 20 cantos o poemas enlazados) democrática de un país al que tanto le ha costado acostumbrarse a ella.

¿Desde Huelva y en Versátiles?

«Una vez en Huelva y de nuevo en mi trabajo habitual relacionado con la educación y los libros», explica Díaz Trillo, «me hizo mucha ilusión el ofrecimiento de José Ángel Garrido para publicar en su Editorial. Desde principios de los noventa no publicaba en una editorial de aquí. Casi todos mis libros se editaron fuera de la provincia, especialmente en Madrid y Sevilla. Es como volver a los orígenes de los empeños literarios y editoriales de los ochenta, una década brillante de la literatura en Huelva».

«Conocí Versátiles hace un par de años en la Feria del Libro de Huelva, en la caseta que compartía con El Libro Feroz, una exquisita editorial también de aquí, y me recordó a aquellos tiempos de Con Dados de Niebla, El Fantasma de la Glorieta o la colección JRJ de poesía. Editan además a autores muy interesantes, con propuestas estéticas muy diversas y desde lugares muy distintos. Ahí coincidí también con Paco Ruano y Ángel Poli, dos seniors ya como yo, a los que conocía de sus tiempos de Madera Húmeda».

«Hace tiempo que considero a los pequeños sellos editoriales, que se guían por el rigor y buen gusto», añade el poeta, «como a esas especies animales o vegetales que hay que proteger porque garantizan la salud de los ecosistemas, en este caso el de la Literatura. Tienen algo de artesanal y muy valiente, pues desafían a las grandes corporaciones gracias a su tenacidad insobornable y su habilidad para situarse en ese amplio foro de las redes sociales. En nuestro caso, además, el coraje se redobla, ya que ante la incertidumbre de un tiempo de espera, hemos confiado en la impaciencia (por no ser “pacientes” tampoco de ningún virus, menos aún el de la ignorancia) de mucha gente por leer en este tiempo y mundo raros».

Este jueves, ‘Letras capitales’ cierra su año con la esperada presentación en Huelva de esta autoantología, Donde da la vuelta del tiempo.  40 años de poesía sobre los que José Juan Díaz Trillo dialogará con el también poeta y novelista Juan Cobos Wilkins. Broche de alta intensidad literaria para la programación del Centro Andaluz de las Letras que tendrá lugar las 19,00 horas en el Museo Provincial.[/su_box]

Acerca de La Mar de Onuba 4843 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.