Día Mundial de la Tierra: proteger nuestras especies y la biodiversidad

El 22 de abril fue la fecha elegida por la ONU para conmemorar el día mundial de la madre Tierra y con ello, crear conciencia social para conservar la biodiversidad o la superpoblación así como otros problemas ambientales que agreden el planeta.

Generar menos basura, plantar árboles, evitar el uso de plástico o reducir el consumo de agua, entre otros, hacen que surjan movimientos sociales que reinvindican el futuro del medio ambiente. En los viernes para el futuro (FFF Friday For The Future), la juventud a través de la voz de Greta Thurnberg defiende el planeta en varias ciudades del mundo y apela a la responsabilidad de los que atentan contra él.

Los naturalistas piden frenar el impacto humano que está causando en la tierra y crear la necesaria conciencia social para producir un desarrollo que sea sostenible de forma que convivan especies, plantas y seres humanos en paz.

Un día que normalmente se pasa por alto porque no se profundiza sobre el valor que tiene el planeta en nuestras vidas. No se concibe que esta es nuestra casa y por ello, debemos cuidarla porque nos regala vida, aire limpio, árboles, especies marinas y terrestres y mucha paz. Destruír lo que la madre naturaleza nos da es destruir nuestro futuro y apelar al pasado que alguna vez lo cuido.

El cambio climático es un hecho que no debemos ignorar así como el cuidado de los animales y de las personas que habitan en el planeta. Acciones pequeñas harán un ecosistema necesario y sostenible que pueden estar al alcance de cualquiera de nosotros.

Concienciar sobre energías renovables; desconectar Internet durante la noche; ahorra en electricidad; apreciar las flores y plantes; dar la vital importancia a la biodiversidad; jugar en la calle o en el campo; cambiar las lámparas incandescentes por otras de bajo consumo; reciclar; no utilizar plástico; reducir la contaminación; utilizar la bicicleta para transportarnos; no comer carne y derivados;  etc, etc, puede hacer de nuestro mundo un modus vivendi que arrastre a millones de personas que sigan esta filosofía de vida que cuide para siempre la madre Tierra.


Ana De Luis Otero. PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) – www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica.

Lo más reciente en La Mar de Onuba

La Mar de Onuba en Facebook

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.