Debate de investidura en la Asamblea de Madrid o el burdo intento de pervertir la palabra libertad

José Luis Pedreira Massa

9h 45 min del día 14.08.19, paso el control de entrada en la Asamblea de Madrid, acompañado por mi amiga la diputada en la Asamblea de Madrid Carla Antonelli. No hace falta el control de DNI ni pasar por el arco de detección de metales por ser invitado.

9h 55 min del mismo día, me dirijo a la zona de invitados en las tribunas del Salón de plenos de la Asamblea de Madrid y tomo el asiento que me corresponde. Miro a mi alrededor y observo a poca gente de la política estatal, fundamentalmente del arco parlamentario de la derecha. Hablan en círculos, un besito, un saludito formal y hablar en bajo, algunos con la ceremonia de poner la mano delante de la boca, manía que denota una gran falta de educación, a pesar de los caros centros de enseñanza privada a la que acudieron. En el hemiciclo los parlamentarios y parlamentarias van ocupando sus escaños, algún saludo, algún círculo, los fotógrafos hacen su labor de forma un tanto pesada, pero es su labor, de susurro se pasa a un rumor por la gran cantidad de gente.

10h El Presidente de la Asamblea llama a sus señorías para que tomen asiento en su escaño porque se inicia la sesión. Los “culiparlantes”, como decía Márquez-Reviriego, se sientan en su escaño. Se hace el silencio. Tensión en el ambiente.

No hay mucho protocolo inicial, el justo para decir las normas de intervención y poco más.

Inicia las intervenciones el grupo parlamentario de menos diputados, en este caso Unidas Podemos que divide su tiempo en dos. Isa Serra es buena parlamentaria. Joven, atractiva, seria, le falla el tono pues, en ocasiones, tiene un poco de rever, señala a c’s como la marca blanca del pp y como escudero que fue de la corrupción en la anterior legislatura, lo hace centrándose en solicitar información sobre el caso de AvalMadrid que afecta a la candidata, lo hace de forma directa y de forma concreta. La otra mitad del tiempo le corresponde a la parlamentaria Díaz Maroto que inicia señalando que si hay bajada de impuestos no es posible que se aumenten los servicios públicos y su intervención se centra en aspectos más de política económica, señalando la contradicción de que Madrid sea la Autonomía con más PIB, pero también con gran nivel de pobreza porque es la comunidad autónoma que tiene una gran desigualdad, amasada durante los años de gestión del pp.

La primea intervención de la candidata, su dicción es bastante mala, su tono monocorde y con escasas inflexiones, parece como desganada (espero que sea así, pues otras posibilidades me aterran, aunque no las puedo descartar). Su primera afirmación es para plantear un error: los madrileños han votado mayoritariamente al pp, lógico desde la bancada del PSOE hay protestas y luego inicia una intervención un tanto confusa y desordenada sobre las políticas machistas, sale Venezuela y todo con una serie de frases hechas sin hilarlas: “dictadura moral”, “supuesta superioridad moral de la izquierda”, las políticas de izquierda son “sectarias”, y producen “confrontación”, “división para romper España”. En lo tocante a la relación machismo/feminismo no hay duda, ha comprado el relato de los voxiferantes. Su actitud general es de ser la oposición de la oposición, no la de una candidata a la investidura.

La segunda intervención, por orden creciente, le corresponde al grupo voxiferante, siendo su portavoz la Sra. “Escarcha Monacal” o Rocío Monasterio de Espinosa de los Monteros. Impecablemente compuesta la escena para el momento y el lugar. Su tono de voz se va deslizando suavemente, como esas plegarias monjiles, con una sonrisa dibujada en su rostro de forma casi constante. Realizó una intervención contundente, de calado, bueno mejor de carga de profundidad. Es una mujer inteligente, culta, maneja muy bien el lenguaje y la escena, parecía un tono conciliador, pero en ocasiones fue dura y abrupta. Recordó que ellos estaban para negociar pero “para gobernar” y evitar que exista en Madrid un gobierno de “socialistas+comunistas+chavistas”, se defendió de los ataques de “las filiales mediáticas de los partidos” y habló del “estado del bienestar de los políticos”, no paraba de señalar a los “consensos progres” con tono muy despectivo y llegado un momento recordó que “la izquierda pone las ideas, el centro las asume y la derecha las gestiona”, “hay organizaciones con subvenciones que dan carnet de demócratas o de fascistas” . Así, de esta guisa, llegamos a la familia, la familia, la familia, de forma empalagosa, “se debe proteger a la familia para que los políticos no entren en las casas”, el famoso “cheque escolar” para que la familia decida donde educa a sus hijos, “no adoctrinen a nuestros hijos”, “quiten las manos de nuestros hijos” (en este punto no aclaró si además era también del adoctrinamiento de las órdenes religiosas de la enseñanza y lo de quitar las manos si se refería a los curas pederastas). Le toca el turno al Sr. Gabilondo quien “es inteligente, pero está en el partido equivocado, en el PSOE que está con los terroristas”. Finalizó con un aviso a navegantes a sus socios: “Vox no renuncia a ninguno de sus principios programáticos”. Una intervención armada, coherente, potente, bien planteada, el firmante de este reportaje no está de acuerdo con nada, pero hay que reconocer que mucha gente puede comprar este relato extremista. Muy peligrosa, una parlamentaria correosa y peligrosa, muy peligrosa.

La contestación de la candidata lo único de interés que dijo fue que daba las gracias a Vox. Lo demás… no sabría calificarlo ni trasmitirlo porque creo que habló de política estatal o de otras comunidades autónomas… Bueno, pues eso, dio las gracias a Vox y “voy a cumplir todos los puntos pactados con Vox”. Como ven, no hay duda: unos filofascistas blanqueados y empoderados (como dicen ahora los cursis).

El portavoz de Más Madrid, Íñigo Errejón, es un buen parlamentario, tiene experiencia y formación, se notó desde el primer momento, entona, modula, buenas y pertinentes inflexiones de voz, hace gestos pasa subrayar lo que dice, pero… habla demasiado deprisa, va de sobrado con el lenguaje y en la expresión de ideas y pensamientos, alguno de los humanos somos algo más lentos. Inició su intervención con un hecho capital que intentaba eliminar el victimismo que mostraba la candidata: “No se le ataca por ser mujer, sino porque, al parecer, recibió un préstamo de 400.000 euros que no devolvió y porque no ha pagado el IBI en 4 años”. Le señala que la candidata “no pone pasión” y le compara los acuerdos con c’s actuales señalando que son los mismos no cumplidos del año 2015, pero a la baja. El cambio climático no es solamente un planteamiento ideológico, sino “una emergencia vital”. Le espeta que la desigualdad para el pp “no es reto, sino un descuido”. Habla del modelo “liberal hispánico: barrer lo público, pero solo se vive de lo público”. Le recuerda que el modelo de sanidad privatizada lo defienden por “fanatismo” y no por datos pues el coste de la sanidad privatizada puede llegar a ser hasta 6 veces más cara. Le recuerda a la candidata que “las libertades mediadas por el dinero no son libertades” y que el patriotismo de los poderosos debe ser en primer lugar cumplir las leyes.

Los turnos de la candidata fueron sorprendentes, por calificarlos de una forma suave. Se basaron en un ataque personal al Sr. Errejón, fue un despellejamiento en plan versión para la galería, no hubo debate ni respondió a ninguno de los temas planteados en la intervención de Más Madrid que apelaba directamente a su discurso de investidura y a los acuerdos de gobierno firmados con c’s y voxiferantes. La corrupción la saldó diciendo que todos eran corruptos, se quedó tan ancha. Empleó un tono de rabia y odio contenido y pretendió airear un victimismo de mujer ultrajada a manos de un machista de izquierdas. Argumentos, por tercera vez: cero. Una recomendación: entre otras cosas, debiera recibir clases de cortesía parlamentaria.

Desde c’s, el sr. Aguado, sale tan relamido como siempre, tan conjuntado y tan… tan. Lo primero una tempestad economicista estatal como alarma, luego rellena su participación de verdades a medias que es otra cosa a las medias verdades. Habla de política estatal sin freno y de una manera tan catastrofista que parece un reportero de la caverna mediática que ha sido aupado al atril de parlamentario. Por fin llega a donde él quería llegar: “La Comunidad de Madrid debe ser el contrapeso a los desmanes del gobierno socialista”.

La candidata interviene para dar las gracias a su socio de gobierno y le compra la expresión de “La Comunidad de Madrid debe ser el contrapeso a los desmanes del gobierno socialista”.

14h 15 min. Se suspende la sesión hasta las 15h 30min. Termina una mañana con escaso o nulo contenido de debate político, más bien ha existido una sucesión de intervenciones destacando: el bajo nivel político y de contenido por parte de la candidata que se limita a ser la oposición de la oposición, no plantea su proyecto salvo con frases hechas de muy bajo contenido político. El seguidismo por parte de c’s; la táctica de UP de dividir el tiempo no fue adecuado y hubiera podido dar más de sí de otra manera; los voxiferantes tienen una portavoz formada, inteligente y muy peligrosa que sabe utilizar las “frases fórmula” para realizar enganche a sus posicionamientos, insisto, muy peligrosa. Más Madrid estuvo donde se le esperaba: izquierda crítica de forma consistente y argumentada dialécticamente, la prueba es que el único debate posible fue el ataque personal que produjo sonrojo por quién lo hizo y por cómo se hizo. Por cierto gran sutileza del Presidente de la Asamblea: la suspensión se realiza de tal forma y manera que la intervención del portavoz del PSOE-M no coincida con un directo de las noticias en TV, será casualidad, una más, de la actitud del Presidente de la Asamblea con dicho portavoz.

Comida relajada y con buenos ratos en un Mc Donald, debía ser todo rápido. Mónica, Quique, Pilar, Lorenzo, Mercedes, Daniel, Agustín… anécdotas y humor. La mañana había sido “durita” y esperaba una tarde… nos esperaba una sesión de tarde.

El Sr. Serrano fue el portavoz del pp, planteando de inicio una paradoja: el gobierno de la candidata sería de “continuidad y cambio”. Completando con su salud en libertad, educación en libertad para los padres, la bajada de impuestos. Luego la triada central de su discurso: loa a la candidata, la izquierda tiene alergia a la libertad y no conoce Madrid y los que tienen que estar preocupados son los socialistas por sus alianzas con populistas, independentistas y terroristas.

La candidata, nada. Solo el agradecimiento. Ya va siendo un clásico: la nada.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista fue Ángel Gabilondo, estuvo en su tono calmado, sereno y con claridad y aclarando ideas y posiciones. Mucho mejor en la réplica que en la exposición de motivos, pero siempre con una gran sensatez y altura intelectual. Recuerda a la candidata que no hay catastrofismo social en el momento actual, sino desigualdad social y le sorprende que sea “paladín de la libertad”, le recuerda que la política es “la práctica de la libertad según la idea de cada partido”. Con gran acierto realiza una pregunta a la candidata: “¿Quién está en peligro de la libertad?” y contesta con hondura: “su temor es a perder el poder, no la libertad”. Por cierto “no estoy en el lugar equivocado, sino que me encuentro agradecido con el PSOE por haber confiado en mi persona”, zasca en toda regla a la voxiferante. Le recuerda que los gobiernos deben velar por “crear unas condiciones económicas y políticas para que todos puedan acceder a la libertad”. Le señala que está atemorizando a la sociedad con la llegada de los izquierdistas, pone como ejemplo la pobreza infantil con 197.000 niños en el límite de la pobreza extrema y que son datos de Cáritas, la pobreza infantil “es una realidad y no una crítica asombrosa de la izquierda”, le vuelve a señalar que esa pobreza infantil acontece porque “su economía provoca desigualdad”. En cuanto a los MENA (Menores Extranjeros No Acompañados) no es que no se haya recibido presupuesto del Gobierno Central, sino que la comunidad de Madrid no había realizado el registro de MENA”, porque “el apoyo a los MENA no es por ser MENA, sino porque es una acción de los Derechos Humanos”. Sigue Gabilondo defendiendo que “la libertad es la capacidad para mejorar”, por ello habla de regeneración y justicia social. En este bloque le recuerda a la candidata que en los últimos años se ha hablado mucho de la Comunidad de Madrid pero por resultados lamentables, “su propuesta no ofrece análisis ni propuestas hacia el cambio. Su programa apuntala un modelo conservador, caduco y continuista. Es un modelo de bajo valor añadido, un programa de parcheo”. El discurso de investidura resulta ser un “discurso sin horizontes”, no existe la política europea ni el lugar de Madrid en la Europa de las regiones.

Tras los fundamentos políticos y político-conceptuales básicos, Gabilondo se adentra en el programa de gobierno: Señala que se precisa en acuerdo para la financiación autonómica lo que comporta una revisión de la fiscalidad, señalando que la disminución de los impuestos ha sido, es y será un error porque afectará al desarrollo de las políticas públicas en su conjunto. Por cierto, “antes de cerrar AvalMadrid habrá que evaluar, analizar, y sacar conclusiones, quizá de cierre, pero si se empieza cerrando entonces se corre un velo sobre algo que ya no existe” (gran zasca a c’s que propone cerrar Aval Madrid, entidad que proporcionó un préstamo, al parecer, a la candidata y no lo pagó). Ya entra en las grandes carencias del programa de gobierno propuesto por la candidata y sus socios: “el acuerdo de gobierno no aborda el Pacto Estatal contra la violencia machista”, la transición energética, el transporte y la vivienda exige “un pacto por Madrid”. En la educación algo básico y definitorio: “quiero reivindicar aulas como espacios donde se educa en la diversidad, en la convivencia con quien no piensa igual, con otras opciones religiosas, sexuales o de vida”, desde luego impecable, nada más que añadir.

Finaliza con principios fundamentales: “la ética pública se dirige a fortalecer y desarrollar la calidad democrática”, hay que “ser honesto con uno mismo para serlo con los demás”. Se necesita: “desbloqueo, apertura y consenso”, el modelo del pacto de gobierno para Madrid es “frentista en la derecha y algo más allá”. “Hay que decir lo que uno piensa, no lo que a uno se le ocurre”, recuerda a Hegel: “Nada grande se ha hecho sin pasión” (gran zasca a toda esta sesión y a la del día anterior). Con el resto de las comunidades Autónomas se precisa solidaridad y amistad (les recuerda el artículo 2 de la Constitución española de 1978). Madrid no es un bastión contra el socialismo”.

Gabilondo bien en la exposición, brillante en la réplica.

¿Vds creen que la candidata contestó o interpeló alguna de las cuestiones planteadas por el portavoz socialista? Nada de nada, como si Gabilondo no hubiera dicho nada en los 30 minutos exactos en los que intervino. La candidata habló, pero no puedo sistematizar lo que dijo, por una parte su mala dicción (algo tendrá que hacer), estaba dispersa, decía frase tras frase sin conexión ni siquiera de relato coherente, era una superposición de slogan, ni sus socios la aplaudían y mostraban gestos cariacontecidos. Solo una idea: “El socialismo es el periodo de crisis entre los gobiernos del pp”.

Así termina una sesión de supuesto debate de investidura en la Comunidad de Madrid: nivel muy bajo salvo en algunas participaciones personales (Voxiferante, Errejón y Gabilondo), pero como no existieron réplicas de sustancia pues quedaron desdibujadas. Una candidata que ha mostrado sus insuficiencias personales y políticas a las claras y ante los madrileños y madrileñas, se ha ultimado la venta al control de los voxiferantes, de tal suerte que c’s dice, el pp redacta y los voxiferantes juzgan la pertinencia. Dura legislatura, salvo que exista un ataque de cordura, que no parece el caso, hoy por hoy. El portavoz de c’s estuvo a los suyo toda la sesión, con Gabilondo cabizbajo, no era de vergüenza era…era…de eso. La monacal líder de voxiferantes era quizá la más atenta en apariencia con gesto adusto y tomando notas. Isa Serra, cara preocupada y atenta por momentos. Íñigo tomando notas, consultando el móvil. Gabilondo, como siempre, sin moverse de su asiento en toda la sesión y atento, muy atento, no es que se lo tome en serio, sino que es consciente de la responsabilidad que estaba en juego, ese era su gesto. La candidata, como en el cole, igual, con sus papeles escritos que colocaba, alguna toma de notas, nombró tantas veces la palabra libertad sin dotarla de contenido, que se transformó en la expresión de un deseo pues sabía que no iban a trabajar con y desde la libertad, gesto… me recordaba los versos de Neruda “Me gusta cuando callas/ porque estás como ausente”.

Perdón, perdón, se me olvidaba reseñar el último acto de contenido inclasificable realizado por la candidata en el curso de las palabras finales, unas palabras de reafirmación familiar, de defensa sin datos, de exaltación personal… Varios portavoces mostraban su cara de asombro por lo inédito de la situación y los parlamentarios y parlamentarias con un silencio desorientado y respetuoso, a pesar de todo.

Bueno, llega la votación esperada: sí a la candidata 68 votos; no a la candidata 64. Tras subsanar el traspapeleo de 4 diputados. El Presidente de la Asamblea levanta la sesión 18h. del día 14.07.2019.

Verán un debate insulso, plano y sin sustancia, del que surge una presidenta, como era esperado, con muchísimas carencias, con más sombras que luces y una presidenta que lo será solamente de una parte de la población madrileña. Se vienen unos años difíciles y duros para la población en general, aunque habrá una parte que lo va a disfrutar, los de siempre, los poderosos. No hemos iniciado bien la legislatura, de eso no hay duda. Hubo poco planteamiento institucional y de ideas, mi paciencia proverbial me dio ánimos suficientes para permanecer en mi asiento de invitado.

Palabras clave de la candidata: Contrapeso, desmanes, honor de mi familia, desalojar a la izquierda.

A la salida Un abrazo con Gabilondo “tenías que haber estado abajo”, me dice con cariño. Los abrazos de Íñigo Errejón, de mi amigo y colega Diego Figueras, de la Dra. García hija de mi colega Sergio García Reyes, de Isa Serra, de Carla Antonelli, Puri Causapié, José Manuel Freire (“¿tienes el diagnóstico?”), Pilar Sánchez Acera, José Manuel Rodríguez Uribes, Matilde Díaz, José Ángel Chamorro, Carmen Barahona, Javier Guardiola, José Cepeda, Juan Miguel Hernández León (“te vamos a necesitar”), Enrique Rico, Modesto Nolla, Lorena Morales, Agustín Vinagre… incomprensión dentro de la lógica parlamentaria.

Desde luego, a medida que saludaba a mis amistades y decía una palabra de ánimo o ellos me señalaban algo relativo con mi dedicación profesional, por mi interior sentía profunda vergüenza por la representación institucional que vamos a tener, hemos pasado de la ignominia a la ignorancia.

Sólo un ataque de cordura, bastante improbable, nos podrá liberar del tedio y hedor de esta legislatura.


José Luis Pedreira Massa, Don Galimatías en La Mar de Onuba, es psiquiatra y psicoterapeuta de infancia y adolescencia. Prof. de Psicopatología, Grado de Criminología (UNED). Vocal del Consejo Asesor de Sanidad y Servicios Sociales del Ministerios de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 2599 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.