De retornos, lamentos, precauciones, veleidades y otros dislates

"A mi amiga Carla Antonelli le conceden un premio en Oviedo por su larga trayectoria de activista y defensora de los derechos del colectivo LGBTI. Es la buena noticia de este periodo".
por José Luis Pedreira Massa

No crean que no quería mojarme o que se me olvidaba, dada mi edad, lo que acontecía en mi entorno en estas fechas. No, no era nada de estas razones tan al uso. Verán, era más sencillo: estaba esperando, así de sencillo; esperaba para ver qué pasaba, tenía la impresión que, a tenor de los resultados, iba a pasar algo. Era una intuición de “viellu pellellu”, que dirían en bable en Asturies.

Intensos días. Iba racaneando el artículo porque cada día había algo, alguna circunstancia sobre la que escribir u opinar. Así de intensos han sido los días. Intentaré realizar un sumario:

El pre-acuerdo entre PSOE y UP con efecto sorpresa y ganando por la mano. Hubo abrazo y esperamos que no sea el del oso, al menos en esta ocasión. A partir de ahí la catarata de descalificaciones y de adhesiones ha sido muy curiosa. Han vuelto los comunistas y los radicales, como si en Andalucía, Murcia, Castilla-León y Madrid no estuvieran los radicales del otro confín.

Por el lado estatal los contactos para los acuerdos se suceden, aparecen los primeros apoyos, las primeras condiciones, las propuestas condicionadas, el sí pero no, que es un no pero puede ser un sí, vamos que estamos en el depende.  Las TV echan humo: “pactómetros” por todas partes y sesudos politólogos que explican el porqué unos sí y otros no.

En estas estamos cuando todos van a preguntar a las bases, sufridas y olvidadas bases, unos para que digan si aprueban el pacto y aquí el resultado es vinculante. Otros para ver si es posible que si se dan las circunstancias que podemos proponer en determinada situaciones, podríamos iniciar una postura de posible apoyo abstencionista, pero solo es una consulta orientativa…

Así trascurre la primera semana, de sobresalto en sobresalto y parece que es una peli de buenos y malos, que en nuestra infancia aplaudíamos cuando llegaban los buenos o los que se hipotetizaba que eran los buenos. A mí siempre me gustaron los otros…

Se me olvidaba, dimite el relamido míster naranjito que se va a ritmo de cante y sus chicos y chicas quedan huérfanos con lágrimas hurtadas a los objetivos indiscretos y se inicia una desbandada de los que eran y ya no son porque les abandonó el glamour que poseían.

Llegamos a la segunda semana y aparece la sentencia de los ERE, un caso que atrae todo tipo de opiniones y de tensiones, de interpretaciones, de atribuciones, de confusiones, de sinsabores, de penalidades diversas e intensidades que se potencian. La sentencia es dura, muy dura, con prevaricación y malversación, donde se señala que no ha habido usurpación ni robo,  ni tampoco financiación ilegal del grupo político ni ganancia a título lucrativo. En otras palabras: había una ley aprobada por el Parlamento Andaluz que era inadecuada y, por lo tanto, se inicia toda una maraña de denuncias que evidencian que la labor de vigilancia político-administrativa no ha sido eficiente ni ha cumplido su misión, por lo que se condena a personas relevantes. El Prof. Pérez Royo debate quién es el que prevarica: los condenados o quienes así les condenan sabiendo la ley que les amparaba.

Unos decían que debía dimitir el actual Presidente del Gobierno en funciones, que cuando ocurrieron los hechos ni estaba ni se le esperaba ni se le conocía más allá de su barrio/agrupación y poco más. Así que el lanzagüitos y un efímero reeditado y relamido naranjito, que había desaparecido, claman justicia justiciera por doquier.

Mientas estas cosas acontecían por las alturas, los bulos circulaban a toda vela a ras de suelo, parecían constructos delirantes, ilusorios dignos de ser tratados, pero no quien los produce, que también, sino aquellos que los difunden, dudan y parece que se los creen.

Adriana Lastra trabajando a tope, con su tenacidad y rigor, busca consensos y no hay ni un mal gesto, siempre con la sonrisa dibujada en sus labios, hablando despacio y con seguridad, la verdad es que da tranquilidad la actitud serena de la portavoz socialista.

Aún más a ras de suelo, en la rúa, acontecen cosas que de forma silente penetran pero que los grandes ruidos y las grandes escenas silencian lo que sucede de relevancia para el común de los mortales…

Los voxiferantes consiguen paralizar declaraciones institucionales en contra de la violencia de las mujeres, lo hacen en Madrid Ayuntamiento y Asamblea; Murcia, Andalucía donde además emplean presupuesto del programa de prevención de la violencia contra las mujeres para otros menesteres (¿será prevaricación o malversación?).

Los voxiferantes se oponen a apoyar una declaración institucional por el día internacional de la infancia y el 30 aniversario de la Convención por los derechos de la infancia de la ONU, mostrando su mezquindad, ruindad, cobardía, maledicencia, su ser miserables por encima de todo.

En sanidad ya han empezado las tropelías de la derecha y desmonte de la sanidad pública en Andalucía se cierran paritorios y Spiriman desaparecido y en silencio, en Galicia no hay dotación en algún hospital comarcal, en Madrid las goteras, la inexistencia de suplencias, la carencia de pediatras, la locura del plan del Hospital La Paz… dejar morir a la sanidad pública.

En Madrid, siempre Madrid, se recortan las partidas presupuestarias de educación especial y las que comportan la integración de la infancia con dificultades auditivas.

Los voxiferantes en la Asamblea de Madrid insultan al colectivo LGBTI, descalificando la evolución individual y la educación sobre la diversidad y lo hacen con el apoyo implícito de naranjitos y pp.

A mi amiga Carla Antonelli le conceden un premio en Oviedo por su larga trayectoria de activista y defensora de los derechos del colectivo LGBTI, en esta ocasión no he podido acompañarla, lo siento. Es la buena noticia de este periodo.

Como ven sin haber nada definitivo, hay de todo un poco, como en botica, y mañana a votar por el pacto de la izquierda. El lunes la votación será de los republicanos catalanes, pero solamente para orientarnos, vamos un “como si”…


José Luis Pedreira Massa, "Don Galimatías" en La Mar de Onuba, es Vocal del Consejo Asesor de Sanidad y Servicios Sociales del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Psiquiatra y psicoterapeuta de infancia y adolescencia. Prof. de Psicopatología, Grado de Criminología (UNED).
Acerca de La Mar de Onuba 3520 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.