De la Comunidad de Madrid o cómo gobernar desde el despropósito

por José Luis Pedreira Massa

 

 

Últimamente la Comunidad de Madrid está en la cabecera de informativos y medios de la prensa escrita, no destaca por méritos propios, sino que son los deméritos y los saltos de opinión basados en las ocurrencias que alejan el razonamiento de las evidencias que se ofertan.

En ocasiones pareciera más bien una chirigota carnavalera que una exposición, más o menos, razonada y razonable de contenidos comprensibles acerca de los temas candentes para la ciudadanía.

En todo caso, aparecen rastros zarzualeros o de sainete que ya quisieran para sí Chapí, Bretón o el mismísimo Arniches.

Las algaradas en el pp han sacudido sus esencias más íntimas, parecidas a la gresca que hizo que D. Tomás Bretón aceptará sustituir a Chapí en la composición musical al libreto escrito por Ricardo Vega, sobre un hecho real que le habían confiado, que dio lugar a la zarzuela Verbena de la Paloma, que tenía por subtítulo El boticario y las chulapas y celos mal reprimidos. Este sainete lírico escrito en prosa, con libreto de Ricardo de la Vega y música de Tomás Bretón, se estrenó con gran éxito en el famoso Teatro Apolo, aunque sus autores no las tenían todas consigo. Hemos de aceptar, incluso en nuestra cambiante actualidad, la sentencia que hace D. Sebastián a D. Hilarión, que se ha hecho famosa hasta nuestros días: “Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad” y que el coro certifica y completa como “una barbaridad, una bestialidad, una brutalidad”. Para algunos ahí seguimos, esperando al albur de soluciones mágicas y sin hacer nada.

Mucho sabemos en la Comunidad de Madrid acerca de «Una morena y una rubia, hijas del pueblo de Madrid» que llenan de cuitas al joven Julián, que observa confundido el coqueteo de su novia con un viejo verde, el boticario Don Hilarión. Ya vemos que muchos de sus dichos y redichos han llegado hasta nuestros días, solo han cambiado los nombres apareciendo los Pablo o Teodoro a los que dan cumplida réplica Cristina o Isabel, mientras les observa D. Mariano y D. José y la atención presta de D. Alberto.

También podemos tomar como referencia a Carlos Arniches, un madrileño nacido en Alicante, autor de los sainetes breves, eran cuadros del ambiente popular madrileño, tal y como diría el propio autor. Esos cuadros fueron publicados primeramente en la revista Blanco y Negro y estaban cargados de su jerga típìca, su comicidad castiza, jacarandosa, se constituyeron en breves pinceladas costumbristas, verdadero reflejo de un pensamiento y una forma de actuar respecto a determinadas situaciones sociales. Los sainetes de Arniches son relatos sencillos con una clara y verdadera intencionalidad moralizante, de buen conservador. Pero retrata el comportamiento de los falsos pobres, las alegrías de unos que se basan en la desgracia de otros, la imagen decadente de España y las soluciones simples para su regeneración, la afición al juego, la Gran Guerra y como se veía desde un país “neutral”, el debate permanente entre cambiar o resignarse a la suerte, la denuncia de aquellos que viven sin trabajar y quieren dar lecciones de todo. Vamos, que son temas tan actuales que parecerían profecías, más propias de Isaías que de D. Carlos. 

Destacaríamos, en los sainetes de Arniches, temáticas concretas de calado vigente, especialmente “Es mi hombre” (1921), donde se realiza una sátira muy lancinante sobre el machismo, que algunos políticos deberían leer o releer, según fuera menester. Ya en “La señorita de Trevélez” (1916), se critica a la juventud burguesa, ociosa y desocupada, que con sus crueles bromas que no toman en consideración los sentimientos de los demás .

El lenguaje que utiliza es el popular y castizo, algunas expresiones originales fueron asumidas a nivel popular llegando hasta nosotros, por ejemplo, en “La srta de Trévelez” el protagonista Numeriano que se encuentra desfallecido, dice con claridad: “Si me sangran, no me sacan un coágulo”, este oir campanas sin saber dónde es muy típico hasta arrastrar a la “vena” aorta.

Incluso Arniches escribía en el libreto tal y como lo pronunciaban las clases populares, así en “Mr. Wonderful” Arniches pone en boca de Elpidio esta joya: “Ten pacencia, Rogelio, ten pacencia, que te lo tengo dicho miles de veces. La vida hay que tomarla por donde mejor sagarre, y en vez de desesperarte y renegar, como estás renegando siempre, de tóo lo humano y lo divino, pos toma las cosas con resinación y alegría, y si te sientas a la mesa pa comerte un arenque, pues que no parezca que le estás haciendo un funeral; te lo comes en tiempo de barcarola, y lo que te rías, eso sales ganando”.

Port cierto, si vds piensan que solo estoy citando a Carlos Arniches o a Ricardo Vega, es que no me he explicado bien. Verán he intentado trasmitirles que los responsables de la comunidad de Madrid están sacados de los personajes y obras de la época que el Madrid más castizo poblaba los teatros de la villa y corte. Nuestros representantes actuales en el gobierno de la Comunidad de Madrid se alzan cual actores saineteros o esperpénticos, según se vea, en un guión de castizo contenido y pobre desarrollo. No tienen ni la fuerza moral de establecer la moralina, pues solamente formulan una sucesión de frases hechas, como un prestablecido de las aplicaciones informáticas actuales.

Sugiero, osadía por mi parte, volver a leer este artículo intentando ver los contenidos de sainete en declaraciones realizadas por conspicuos representantes del Gobierno actual de la Comunidad de Madrid y observarán, no sin consternación, cómo se repiten los contenidos expresados con anterioridad. Estos Hilariones, Julianes, Susanas, Numerianos y Elpidios tienen su réplica fiel en este gobierno tan inculto como ineficiente.

Cuando vemos la evolución que la pandemia está teniendo en la Comunidad de Madrid, si me sangran, no me sacan coágulo, pues yo no tengo pacencia pa aguantar tanta barbaridad, bestialidad y brutalidad ¿Cómo critican y piden a los demás lo que no han desarrollado, ni hecho ni evaluado? ¡Que tienen cerrados Centros de Salud y Servicios de urgencias! ¡Que no tienen restreadores porque no desarrollaron las políticas ni acciones de salud pública, de su entera responsabilidad política y técnica! Esa es la realidad. Basta de llevar a la práctica toda la parafernalia arnichiana, dejen de jugar a ser la oposición de la oposición en la Comunidad de Madrid para ser lo que no deben: la oposición al Gobierno del Estado.

Es cierto que hoy las cencias avanzan una barbaridad, una bestialidad, una brutalidad, pero lo hacen con lentitud, no hay improvisaciones ni servicios a la carta. Investigar es una cosa mu seria y deben saber explicarlo, claro que, para eso, debieran saberlo previamente.

IDA no pué estar renegando siempre, de tóo lo humano y lo divino, como dijo Elpidio, pero sin hacer sus deberes. Pone de manifiesto su inorancia y ya no queremos tener más resinación. Verá señá IDA, yo no creo que sea incompetente, que también, sino que no tien ni idea de qué va ésto y muchos de sus asesores son bastante “intesaos”, van a lo suyo que no es otra cosa que el parné. Le han puesto un traje 6-8 tallas más grandes y luego le han facilitao un cinturón y unas cuantas alfileres para arreglarlo y servir un “como si”, claro así no se pué hacer ná de ná.

Señá IDA, le señalaré algunas muestras de vacíos intensos de poder y sus consecuencias en la situación actual de Covid-19 en la Comunidad de Madrid:

      1. Debe admitir que el pp lleva gobernando la comunidad de Madrid durante 25 años, luego la responsabilidad es suya y solamente suya, por solidaridad gestora de partido, al menos por esto, si vd sabe lo que es.
      2. La gestión sanitaria (Atención Primaria, Hospitales. Salud Mental, Salud Pública) es responsabilidad de la Comunidad de Madrid, por haber sido transferida, por cierto, la situación financiera fue negociada siendo Consejero de Sanidad el Sr. Ignacio Echániz, a la sazón militante y responsable del pp.
      3. La gestión de las Residencias de mayores fue transferida a la Comunidad de Madrid a finales de los años ochenta del siglo pasado. La responsabilidad gestora les corresponde a la Comunidad de Madrid.
      4. La supresión del Departamento de Salud Pública en la Consejería de Sanidad fue responsabilidad y decisión política del gobierno de la Comunidad de Madrid. La responsabilidad es del pp de Madrid.
      5. Los recortes efectivos en los presupuestos en la sanidad pública fue decisión de la Comunidad de Madrid, teniendo otra consecuencia: el incremento de la financiación pública de la sanidad privada, todo ello desde 2005, con gobiernos del pp. La responsabilidad de sus efectos perversos y de límite y disminución de las políticas sanitarias públicas, es de la Comunidad de Madrid del pp.
      6. La llegada de la pandemia puso a prueba y en tensión al conjunto de la red asistencial de la Comunidad de Madrid, lo que hizo “estallar las costuras” por los locus minor resistentiae. La responsabilidad es única y exclusivamente de la Comunidad de Madrid.
      7. La Atención Primaria de la Comunidad ha sufrido la agresión directa de la Comunidad de Madrid con el cierre de Centros de Salud, cierre de servicios de urgencia de Atención Primaria, falta de sustitución de profesionales, ausencia de reposición de profesionales arrastrado de la época de recortes de 10 años de duración, bajas de profesionales por contagio de covid-19… La responsabilidad es única y exclusivamente de la Comunidad de Madrid.
      8. Los “protocolos” de negar ingresos a las personas mayores procedentes de las residencias es una opción sin criterio científico, ni profesional, ni ético. La responsabilidad es única y exclusivamente de quien emite la orden, es decir: la Comunidad de Madrid.
      9. La ausencia de datos fiables deriva de la forma en que se remitían los datos al Ministerio de Sanidad. Los responsables son la Comunidad de Madrid.
      10. La presión en la desescalada fue una irresponsabilidad, dado que ni cumplían criterios epidemiológicos, ni asistenciales ni de salud pública. La responsabilidad, única y exclusivamente, es de la Comunidad de Madrid.
      11. El apoyo a acciones incomprensibles de resistencia y oposición a las normas (p.e. las caceroladas del barrio de Salamanca y manifestación de voxiferantes) representan una muestra del populismo sin contenidos y de los apoyos irresponsables a acciones que se oponen a actuaciones de Salud Pública. La responsabilidad de esta irresponsabilidad es de la Comunidad de Madrid.
      12. El incumplimiento de los compromisos para avanzar en la desescalada (contrato de profesionales en Atención primaria, contrato y formación de rastreadores) es responsabilidad de la Comunidad de Madrid.
      13. Consecuencia de los incumplimientos de compromisos de la Comunidad de Madrid: incremento del cierre de Centros de Atención Primaria, privatización de 23 puestos de rastreadores siendo totalmente insuficientes para los necesarios aduciendo imposibilidad de formación y selección de rastreadores, sobre todo: INCREMENTO DE LA INCIDENCIA DE NUEVOS CONTAGIOS, con incremento de las trasgresiones a las normas requeridas para la desescalada. La responsabilidad es única y exclusivamente de la Comunidad de Madrid.
      14. La incomprensible inversión en un “hospital para la atención de pandemias”, fantasía megalomaniaca ausente de todo criterio planificador y que enfatiza la labor hospitalocéntrica sobre la acción de salud pública y potenciadora de la Atención Primaria. De ese elevadísimo coste y de la consiguiente derivación presupuestaria, la responsabilidad corresponde a la Comunidad de Madrid.
      15. La educación, al igual que la sanidad y los servicios sociales, se encuentra trasferida a la Comunidad de Madrid. No existe ningún plan o protocolo para llevar a cabo el retorno a la escolaridad, ni se cuenta con las AMPAS, ni con el profesorado. Claman porque lo asuma el Ministerio del Gobierno Central, una trampa que no es de recibo, porque la responsabilidad le corresponde a la Comunidad de Madrid.

La Comunidad de Madrid es responsable, al menos, de estos puntos de irresponsabilidad, incompetencia, incoherencia, manipulación, ausencia de contenidos, abandono de los servicios públicos y de los profesionales sanitarios, educativos y de servicios sociales, mentiras, conductas evitativas, utilización sistemática de mecanismos de negación y proyección para intentar “tapar” la propia incompetencia.

Hacer ruido no es gestionar. No estamos de zarzuelas costumbristas de Chapí o Bretón, ni en sainetes moralistas de Arniches. Estamos en la vida real y en la Comunidad de Madrid deben asumir sus responsabilidades.

La continuación de IDA es insoportable para el bienestar de la ciudadanía, es simplemente una ignorante e incompetente que debe marchar, por el bien de la ciudadanía. Deben darse los pasos democráticos pertinentes por quien competa y al nivel que corresponda.


José Luis Pedreira Massa, Don Galimatías en La Mar de Onuba, es Vocal del Consejo Asesor de Sanidad y Servicios Sociales del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Psiquiatra y psicoterapeuta de infancia y adolescencia. Prof. de Psicopatología, Grado de Criminología (UNED).
Acerca de La Mar de Onuba 3586 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.