De cuando es preciso diferenciar el grano de la paja: diez características

J.L. Pedreira Massa.

Los debates políticos ocasionan, en no pocas situaciones, la creación de equívocos porque no diferencian lo fundamental de lo accesorio y se confunden las formas con los contenidos, situación ideal para emerger una política de la confusión, originando que el comentario más corriente sea “todos son iguales”, siendo el terreno propicio para los manipuladores de la información, los embarradores oficiales y los gritones de tertulia.

En el caso de Cristina Cifuentes parecía que estaba todo claro, entonces se pretende transformar el caso Cifuentes en el caso URJC, tras ello se sitúa el caso en el delator y luego la búsqueda de instigación al delator, por fin aparece una información sobre José Manuel Franco y ahora es el caso del Secretario General del PSOE de Madrid. Bueno tanta desfeita no puede ser inocente ni casual.

Mi mente académica ha buscado las similitudes y diferencias en los casos Cristina Cifuentes y José Manuel Franco, en base a diez características básicas: tiempo y forma en dar las explicaciones, posible existencia de una confusión formal, persistencia en el tiempo, Admisión del error y rectificación de ese error, utilización de instituciones para justificarse, admisión de la responsabilidad a título personal, afecta o no afecta a terceros en esa situación creada, admisión de las explicaciones por parte de los adversarios políticos, actitud personal ante el hecho y calidad a la hora de aportar pruebas.

He recogido los datos de las informaciones de prensa, por lo que solamente he realizado un ordenamiento lógico y comprensible en torno a esos 10 ítems.

Creo que los datos expresados son relevantes y ayudan a poder realizar una toma de posición y a obtener un juicio ponderado sobre ambas situaciones que, cuanto menos, son diametralmente opuestas.

El análisis de las situaciones, simplemente con los datos existentes en la prensa, mat5izan de forma muy apropiada ambas posiciones. Opinar sin haber realizado una mínima posición crítica, significa opinar con las tripas, pero ante estas situaciones hay que analizar con la razón, entonces las cosas resultan que ni en forma ni en contenido ambas situaciones son parangonables. Invito a realizar una lectura crítica del cuadro que les adjunto a continuación.

José Manuel Franco

Cristina Cifuentes

Explicaciones inmediatas y directas Explicaciones en diferido e indirectas
Confusión comprensible (dedicación con titulación) No es posible la confusión
Constancia temporal y rectificación Sigue afirmando titulación sin rectificar
Anulación del error, hace 15 años Confirmación y reconfirmación de anomalía actualmente
No utilización de instituciones para conseguir el fin Utilización de instituciones para conseguir su finalidad
Responsabilidad personal Responsabilidad que implica a instituciones de relieve
No afecta a terceros Afecta a terceros (profesores, alumnos y a la propia institución Universidad Pública)
Los adversarios políticos admiten sus explicaciones Los adversarios políticos no lo admiten y los propios compañeros dudan
Actitud conciliadora y de asumir la responsabilidad Actitud retadora sin admitir la responsabilidad y el hecho
Aporta pruebas Hay que crear datos, incluso falsificando firmas

José Manuel Franco asume personalmente la responsabilidad y, de forma directa e inmediata, da cuenta de la situación. Es cierto que es su versión, pero no puede ser de otra forma porque así es la forma de hacerlo y posiblemente aconteció un equívoco entre dedicación temporal (impartir clase de matemáticas) con la titulación que lo soportaba, al hacer constar la licenciatura en Derecho. Es cierto que estuvo durante dos legislaturas, pero luego desaparece por corrección hace 15 años, por lo que fortalece la interpretación precedente de un error. Lo cierto es que ese error no afecta directamente a ninguna institución, ni ninguna institución tuvo que certificar nada, ni hacer investigación alguna, además no afecta a terceros directamente ese error. Al asumir el error y aportar las pruebas de la rectificación, hace que los adversarios políticos acepten las explicaciones de forma razonable.

Doña Cristina Cifuentes no tiene nada que ver, ya que las explicaciones llegaron tarde, mal y nunca. No asumió personalmente nada, buscando desplazar las responsabilidades a los demás sin poder justificar ni demostrar nada de lo que decía. Perdón aportó un acta falseada y que, posteriormente, hubo de retirar al demostrarse esa falsedad. Desplazó la responsabilidad a la Universidad la que, a su vez, hubo de corregirse a sí misma al analizar la falta de rigor y consistencia de los datos al intentar apoyarla. Nunca rectificó, ni matizó ni asumió responsabilidad alguna, en todo caso encendió un ventilador para inculpar al que pasaba por allí. Su posición enrocada y con ocultación implicó directamente a la institución URJC, a su Rector, a profesores y alumnos, en diverso nivel y con diferente repercusión y proyección. Por ello los adversarios políticos no aceptan su explicación y en los propios…se dividen. La conclusión es que el planteamiento en este caso es inconsistente, contradictorio y muy trapalleiro.

Tanto el tema como sus formas y contenidos son tremendamente diferentes, las actitudes personales e institucionales diametralmente opuestas.

No intenten confundirnos ni el PP ni los bullidores de tertulias interesados en la confusión de los ciudadanos.

J.L. Pedreira Massa, colaborador de La Mar de Onuba, es psiquiatra y psicoterapeuta de infancia y adolescencia. Prof. Psicopatología en la UNED.

 

Acerca de La Mar de Onuba 913 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*