Cruz Zhimnay: “Hay que plantar cara a la extrema derecha y su discurso del odio que menosprecia a los inmigrantes»

“No me importa la pelea entre Correa y Lenín Moreno, sino las necesidades de los migrantes ecuatorianos en Europa”, dice la candidata de Alianza País por la circunscripción Europa, Asia y Oceanía.

por Nico Ferrando

El próximo 7 de febrero de 2021, Ecuador elige su próximo presidente pero también se renuevan todos los diputados de la Asamblea Nacional.  Entre esos diputados, denominados Asambleístas, hay dos que representan a Europa, Asia y Oceanía, prueba del peso que tiene la inmigración en todos los ámbitos de la vida diaria del país latino.

España, con casi medio millón de ecuatorianos, es el país con más peso en esta circunscripción exterior, que fue creada para dar representación a la importante colonia de migrantes que residen de manera permanente fuera del país.

Ecuador es el único país de Latinoamérica que ha dolarizado su economía y se encuentra en la actualidad sumido en una crisis política sin precedentes que ha dado pie a una importante fragmentación de los partidos políticos. De hecho se presentan 19 candidaturas.

Por parte del oficialista Alianza País, se presenta Cruz Zhimnay, que nació  el 27 de febrero de 1965 en la localidad de SigSig, en el cantón de la provincia de Azuay, cuya capital es Cuenca. Hace casi veinte años que dio el importante paso de emigrar y que nos recibe   en su tienda de Madrid, en la calle Amos de Escalante número 8, cerca de la calle Arturo Soria, “una tienda abierta a todo el mundo·”, tal y como la define. La Mar de Onuba ha charlado con ella este martes en Madrid.

¿Alianza País, el partido por el que se presenta, está muy desprestigiado y no le dan bien las encuestas?

Es cierto, pero la candidata a presidenta es Ximena Peña, una mujer migrante que conoce los problemas de la inmigración que son muy diferentes a los de las personas que viven en Ecuador y que necesitan un tratamiento específico. Creo que más allá de las siglas hay que ver la capacidad de las personas que se presentan. Yo es la primera vez que entro en política y ya soy abuela. Estoy realmente harta de los enfrentamientos de Correa y Lenín Moreno, no son constructivos. Ni me importan sus disputas personales. Lo que sí me importa son los problemas de los inmigrantes ecuatorianos en Europa, que son muchos y que con el Covid-19 se han agravado.

¿Cuáles son estos problemas?

Hay inmigrantes ecuatorianos con una falta de necesidades básicas, algo que se ha agudizado en este tiempo de pandemia. El Estado ecuatoriano no se puede desentender con quienes peor lo están pasando y debe construir una red de asistencia a aquellos que lo están pasando mal. A muchos compatriotas les falta trabajo y formación para trabajar, aspecto en el que creo que se puede mejorar muchísimo. Quiero crear, asimismo, un programa de apoyo escolar y psicológico para nuestros hijos, que son los que más sufren la crisis económica actual. Estos son nuestros problemas reales y no la lucha fratricida entre Correa y Lenín Moreno.  Yo nunca estuve en política. Soy una ciudadana más que hoy está dando el paso porque creo que puedo aportar soluciones para mis compatriotas, algo que no han hecho los asambleístas actuales y que siento que nos miran por encima del hombro por el simple hecho de ser cargos públicos.

Pero los Asambleístas actuales fueron elegidos en las listas de Alianza País.

Si, y no han hecho bien su trabajo. De hecho, se fueron a otras formaciones políticas y no han representado debidamente a los que hemos emigrado. Uno de los aspectos por lo que voy a luchar es porque el conjunto de inmigrantes conformemos la Quinta Región. Nos haría la vida más fácil a los que vivimos fuera. En primer lugar,  tendríamos más facilidades en las actuales estructuras consulares. Los trámites tenemos que hacerlos más sencillos y con el menor coste posible.

Hoy por hoy, tenemos una clara falta de espacios comunes donde encontrarnos como migrantes que somos, por eso quiero crear una liga deportiva de futbol y crear la primera guía gastronómica de los ecuatorianos en el exterior para potenciar a los restaurantes, que son nuestros mejores embajadores en cualquier parte del mundo.

Otro de los aspectos que más me preocupa es el abandono legal hacia nuestros hijos que está haciendo el Estado ecuatoriano, por eso  propondré el cambio del artículo 8 numeral 3 de la constitución de la república del Ecuador del 2008 para que los hijos de ecuatorianos nacidos en otro país puedan tener la nacionalidad del país de nacimiento como la de sus padres. Desde su implantación muchos niños han perdido el derecho y se ha mermado las posibilidades para acceder a planes que desarrolla su país de nacimiento.

Y no quiero dejar de hablar de un serio problema que tenemos los migrantes de  primera generación como yo, de los que vinimos alrededor del año 2000 y ahora estamos próximos a jubilarnos. En muchos casos, como trabajamos sin contrato, no tenemos los años suficientes para optar a una pensión, por eso el Estado ecuatoriano no se puede desentender de esta problemática y debe, de alguna manera, reconocer años de cotización porque todos merecemos una jubilación digna y porque, además, el poco dinero que ganamos lo mandamos a Ecuador en forma de remesa.

¿Usted trabajó sin contrato?

Cruz y su marido en su tienda de Madrid

 

 Si. He tenido que fregar suelos, baños, cuidar niños, ancianos y que ha tenido que comenzar de cero o de más abajo aún. He soportado el desprecio de algunos que creen que venimos aquí a robarles el trabajo y el sustento. Hay que plantarle cara a la extrema derecha que utiliza un discurso lleno de odio para menospreciarnos.

¿Y ahora tiene su propia tienda?

Lo logré con mucho esfuerzo. En esta tienda, donde todo el mundo puede venir a verme, mi país, Ecuador, está muy presente. Vendo artesanía de todas las regiones del Ecuador y de Latinoamérica, sombreros de paja toquilla hecho por mujeres trabajadoras. A diario, en lo que hago promociono nuestra cultura, nuestra diversa gastronomía y doy a conocer nuestra patria, por qué estoy orgullosa de mi país y quiero mejorarlo desde la acción concreta.

¿Qué les dice a los ecuatorianos que no confían en la política, en general, y en su partido, en particular?

Que yo me reuniré con todo el mundo y seré una más porque he pasado por la experiencia de migrar, que no es fácil. Quiero ser la voz del que nunca, lamentablemente, han tenido voz. Soy una migrante que no se olvida de donde viene y soy la mujer que se dejará la piel para mejorar la vida de los que vivimos en el exterior porque estoy orgullosa de ser ecuatoriana. Todo lo demás, es política hueca e inservible: A Correa y a Lenín Moreno le importamos muy poco, a juzgar por lo que han hecho por nosotros. Si soy elegida, eso va a cambiar.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.