‘Colombia entre la Guerra y la Paz…’, por Marisol Chévez

Se violan los derechos fundamentales de los ciudadanos y se les arrebata la vida por pensar más allá del imaginario colectivo impuesto.

por Marisol Chévez Hidalgo

 

Domingo, 9 de mayo de 2021. La dramática situación que está enfrentando el pueblo hermano de Colombia en las últimas semanas nos hace cuestionarnos como ciudadanía cosmopolita al mirar críticamente a lo interno de esa sociedad latinoamericana y reflexionar desde una razón comunicativa y responsabilidad solidaria en cuanto a la delgada línea que existe entre una buena razón de Estado y una mala razón de Estado. 

En particular cuando se violan los derechos fundamentales de los ciudadanos y se les arrebata la vida por pensar más allá del imaginario colectivo impuesto por ciertos estratos político-sociales que olvidaron ser solidarios y empáticos moralmente con aquellos que les delegaron su poder a través del voto.

Porque el exceso de la fuerza y represión ejercida por distintos frentes del gobierno a través de los militares y la policía además de otros sectores paramilitares, junto con diversos grupos violentos producto de la propia evolución armada y constitución de su idiosincrasia, están compitiendo por su hegemonía al violentar los derechos humanos de las personas y corroer la libertad de expresión y dignidad de la sociedad civil, la cual ha marchado para exigirle al Estado resguardar sus derechos y garantías sociales en pro del bien común y la equidad social más allá de las reformas impuestas por la actual administración.

Desde España nos sumamos a la denuncia pública y mundial que le exige al Gobierno del actual Presidente Iván Duque Márquez que asuma con criterio responsable y político-social, la apertura a un diálogo en busca de la paz civil que logre cesar con las actividades violentas que están tiñendo de sangre a todo el territorio colombiano y que se han incrementado en estos días, debido al asesinato indiscriminado de estudiantes, activistas pro derechos humanos, indígenas y sociedad civil que solo se encontraban armados con su dignidad como personas, al ser valientes agentes de denuncia social, frente a la polarización económica que ha erosionado a una Demo-cracia que se asienta en el dominio y poder que reside en el pueblo y que como organización social y sistema político, define la soberanía del mismo pueblo y su derecho a elegir, controlar o destituir a sus gobernantes.

En definitiva, desde la lente de la hermenéutica crítica y la normativa que recoge el derecho internacional podemos apreciar como Colombia entró en crisis hace muchas décadas atrás, lo que fue denunciado más allá del realismo mágico por el escritor Gabriel García Márquez cuando publicó “Cien años de soledad…” y donde Macondo hoy se ha consolidado en la realidad que nos duele e interpela a todos como ciudadanos multiétnicos y pluriculturales de esta aldea Global…

Dedicado al pueblo de Colombia y en especial a las víctimas producto de la represión en el municipio de Pereira, como Fabio Morales Hernao que lamentablemente perdió la vida y Lucas Villa Vásquez, estudiante de Ciencias del Deporte y Educación de la Universidad Tecnológica de Pereira que se encuentra en cuidados intensivos.

 es Máster en Ética y Democracia por la Universidad de Valencia en 2020. Licenciada en filosofía de la Universidad de Costa Rica. Especialista en identidad nacional y multiculturalismo. Activista Pro Derechos Humanos y lucha contra la naturalización de la violencia ejercida hacia las mujeres. Escribe en diversos medios de comunicación en latinoamérica. Actualmente investiga sobre la influencia que ejercen las diferentes religiones dentro del ámbito de la política.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.