Cinco días con Fatima: el consulado general de Marruecos anuncia que se hace cargo de la repatriación de la temporera fallecida

(Imagen de archivo)

La trabajadora, fallecida el pasado domingo en el hospital Vázquez Díaz de Huelva, llegó a España en uno de los contingentes de temporeras contratadas en origen.

El féretro con su restos mortales será trasladado el próximo martes, y los costes serán asumidos por el gobierno alauita, según ha podido confirmar La Mar de Onuba.

Querida Fatima, en unos días tu cuerpo descansará junto a los tuyos en tu tierra, y nosotras como te prometimos seguiremos aquí denunciando todos estos abusos, y dejándonos la piel para que no se vuelvan a dar este tipo de situaciones tan horribles y tan indignas que tantas hermanas están sufriendo(Jornaleras de Huelva en Lucha)
por Perico Echevarría

 

Huelva, 11 de diciembre de 2020. El cadáver de Fatima Z.B, la trabajadora marroquí de 37 años contratada «en origen» para las campañas de frutos rojos, y fallecida de cáncer el pasado domingo en Huelva, será repatriado el martes de la semana que viene, según han confirmado a La Mar de Onuba fuentes autorizadas del Consulado General de Marruecos en España, que asumirá el coste del traslado del féretro con los restos mortales de la temporera.

Buenas noches, desde el Colectivo Jornaleras de Huelva en Lucha queremos comunicar las últimas noticias sobre el caso de…

Publicada por Jornaleras de Huelva en lucha en Viernes, 11 de diciembre de 2020

Como informaba el martes esta revista, Fatima falleció el pasado domingo tras haber pasado los últimos meses de vida aquejada de un cáncer fatal que le fue diagnosticado en Febrero de este año, a los pocos días de haberse incorporado como temporera en la empresa Frutas García Molina SL de Lucena del Puerto (Huelva). Tras conocer su estado de salud, Fatima fue despedida. Tanto la empresa como la patronal fresera que se encargó de su selección y contrato en origen se desentendieron de ella, según refieren las personas que la han ayudado y acompañado hasta su fallecimiento el pasado domingo en el hospital Vázquez Díaz.

Durante todos esos meses no recibió ningún tipo de subsidio, ayuda o prestación para su subsistencia. Tampoco para los elevados costes de los medicamentos que ha tenido que tomar. Sobrevivió en España gracias a la ayuda de otras mujeres marroquíes afincadas en Moguer, y de los colectivos Asisti Cuenca Minera y Jornaleras de Huelva en Lucha, que ha contado, a su vez, con un fondo solidario aportado por la ONG Intermon Oxfam

En todo este tiempo, en el que -al menos- Fatima sí ha recibido la asistencia sanitaria pública de calidad que difícilmente hubiera obtenido en su región de origen, la única ayuda que se le ofreció desde la empresa, las organizaciones agrarias (a través del lobby patronal Interfresa y su plan Prelsi, subvencionado este año con 49.000 euros por la Junta de Andalucía) o de la ONG Mujeres en Zona de Conflicto (contratada expresamente por el gobierno andaluz para el “acompañamiento socio sanitario” de las marroquinas durante su estancia en Huelva) fue tramitarle un billete de regreso a Marruecos. Fatima optó por permanecer en España. Por aferrarse a la vida. Convencida de que, a sus 37 años, aquí tal vez podría vencer al cáncer.

El pasado domingo, empero, cuando Fatima falleció, nadie de su entorno sabía qué hacer para repatriar su cadáver. El interés por devolver a la trabajadora a su casa en vida, parece, decayó con su último aliento. Han sido cinco días de desconsuelo y gran desasosiego para las personas allegadas a la temporera marroquí. Tres de ellos, su cuerpo sin vida permaneció , solo, en la morgue del Vázquez Díaz, donde, por las restricciones del estado de alarma, no pudo ser velado. Tras procelosas gestiones y decenas de llamadas, el miércoles fue trasladado a uno de los tanatorios de Huelva.

Ese día, las personas allegadas a Fatima ya habían decidido conseguir, como fuera, los casi tres mil euros de coste del tanatorio y de devolver los restos mortales de la trabajadora a sus familiares en Marruecos. Algunos colectivos de migrantes, organizaciones de Derechos Humanos y particulares iniciaron pequeñas colectas y aportaciones. El miércoles por la tarde, la ONG Intermon Oxfam se ofreció a, en último extremo, sufragar los gastos con el fondo destinado a ayudar a otras marroquinas en situaciones similares a las de Fatima que gestiona el colectivo Jornaleras de Huelva en Lucha. También se pidió ayuda al Gobierno de España. Según ha podido averiguar La Mar de Onuba, la gestión la realizó la diputada onubense María Gracia González, quien se puso en contacto con la Dependencia de Empleo y Migraciones de la Subdelegación en Huelva para ver si existía algún tipo de ayuda o partida presupuestaria para este tipo de situaciones. Junto al pésame por el fallecimiento de la Subdelegada Manuela Parralo y de todo su equipo, la parlamentaria (la única autoridad que se ha puesto en contacto con las personas allegadas a la fallecida) supo que la Subdelegación del Gobierno en Huelva no había «encontrado» ningún fondo para «esa finalidad”. El miércoles por la tarde, Intermon Oxfam aseguró el pago de la factura a la funeraria. Esa noche Fatima pudo ser velada en el tanatorio.

Intervención del Consulado General de Marruecos

Ayer viernes la funeraria rechazó la transferencia anunciada por Intermon Oxfam. Un portavoz de la empresa comunicó a las compañeras que velaban el cadáver que habían recibido instrucciones “precisas” y “tajantes” del Consulado General de Marruecos de no aceptar ningún pago de ninguna organización o colectivo, y que sería el gobierno alauita el que se haría cargo de los costes y trámites administrativos para que Fatima descanse en paz en su tierra. Al mediodía, una fuente autorizada del Consulado confirmaba a esta revista la información: “El Consulado está tramitando desde hace dos días esta repatriación y trabaja para agilizar el procedimiento. Hay ciertas asociaciones que están metiéndose en este tema y les estamos muy agradecidos por este respeto, pero se trata de un asunto propio de este Consulado”.

Así, por primera vez desde el pasado domingo, las personas allegadas de Fatima han sentido algo de alivio. A través de sus distintos canales de comunicación (redes sociales y grupos de mensajería), Jornaleras de Huelva en Lucha ha comunicado el fin de esta terrible historia. Hay más. Los fondos recaudados estos días de angustia se enviarán íntegros a los hijos de la fallecida. Aunque se llegó a temer otro desenlace, el martes o el miércoles de la semana próxima, Fatima podrá ser enterrada por sus seres queridos y según las tradiciones de su pueblo. 

En España, y siguiendo las instrucciones de la fallecida, continúa el proceso judicial iniciado por su despido. Se resolverá en noviembre del próximo año.


Relacionado…

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.