Firmas

Tontogramers

Cada uno tenemos nuestra biografía, nuestro grado de sensibilidad y, si me lo permiten, nuestro grado de idiotez. Hasta ahora el cómo era cada cual pasaba desapercibido, pero desde que se inventaron las redes sociales [Seguir leyendo]