Mi protocolo para acabar con la explotación y los abusos en los campos de fresa en Huelva

La consejera de Justicia, Rosa Aguilar, sentó al sector en la mesa y propuso normas de obligado cumplimiento que amortigüen las malas condiciones de miles de mujeres temporeras de la fresa.
Por el lector José Fernández Vázquez.
Rosa Aguilar, titular de la cartera de Justicia e Interior del gobierno andaluz y Pedro Marín, gerente de la asociación empresarial Interfresa, de Huelva, han anunciado la inminente firma de un Protocolo de Actuación, para poner en marcha medidas contra los abusos laborales y sexuales que han aparecido en la presente campaña del denominado “fruto rojo onubense” hacia mujeres de origen marroquíes.

Según lo publicado, este Protocolo recogerá varios elementos con el objetivo, dicen, de que los abusos denunciados desaparezcan.

Hablan, de “formar en educación de género” a los encargados, capataces y manijeros que estén al frente en los tajos de las fincas recolectoras. Anuncian también que elaboraran un “manual de buenas prácticas” y que crearán una nueva figura a la que llamarán “mediadores desde la proximidad”, todo ello enmarcado en una premisa rotundamente falsa, por la que aseguran, que el sector, cumple mayoritariamente con las normas laborales y que todo lo que está ocurriendo se reduce a unos pocos hechos aislados.

Ni la Junta de Andalucía, ni Interfresa están preocupados, ni interesados en acabar con la situación que se vive en la inmensa mayoría de las fincas onubenses, porque si fuese verdad su interés, no negarían la realidad de explotación generalizada en los tajos y no necesitarían de ningún Protocolo de Actuación. Creo que sí tienen el interés común de aparecer ante la opinión pública, para ofrecer una versión y una imagen que no se corresponde con los hechos, ni con la realidad.

Quiero hacerles llegar de manera pública, tanto al Gobierno Andaluz, como a la asociación Interfresa, mi propio Protocolo, para que entiendan lo que hay que hacer, con el objetivo, de que desaparezcan de manera inmediata todo género de abusos y de explotación laboral y quizás también, los abusos sexuales, que durante años forman parte de las terribles condiciones en las que se desenvuelve el trabajo en los campos de fresas.

Medidas dirigidas a las empresas del sector.

Primera medida:

La responsabilidad plena de la elección y posterior contratación de los manijeros, capataces y encargados, es exclusivamente de la empresa. Hoy día, esos tipos indeseables (da igual que sean, rumanos, polacos, magrebíes o andaluces) son elegidos por su dureza y por su falta de escrúpulos en el trato hacia la gente trabajadora. Ahora también están señalados, algunos de ellos, por su cobardía frente a mujeres marroquíes, agredidas sexualmente con total impunidad y tratándolos de encubrir.

Por tanto, tienen ustedes en sus manos cambiar a esos maltratadores laborales, eligiendo a otros, imponiéndoles a la hora de su contratación, la condición inquebrantable del respeto y de un trato humano hacia las personas trabajadoras y si no cumplen ese compromiso, se les pone de patitas en la calle. Estoy seguro que no lo haréis, porque a los empresarios les interesa ese tipo de gente, que se prestan a obedecer y a explotar todo lo que se pueda.

Segunda medida:

Faciliten viviendas decentes. Con agua potable. Con Luz y con aseos mínimamente aceptables. Nunca podréis argumentar que no existen esas viviendas para acoger a tantas personas. Un altísimo porcentaje de las explotaciones están al lado de zonas turísticas, donde sobran viviendas en la época de recolección. Formalicen un acuerdo de cooperación y ofrezcan viviendas dignas.

Tercera medida:

Prohíban tajantemente la exigencia de recoger una cantidad de Kgs o de cajas por persona. Que nadie sea despedido de un tajo por esa imposición ilegal que el 100 por cien de las empresas practican, sin que exista legislación actual vigente que permita esta imposición de la patronal onubense. No permitan en sus fincas, que la gente no puedan beber, ni orinar sin el permiso del manijero. Eso es esclavitud.

Cuarta medida:

Aunque no es de mi admiración, existe el Convenio Provincial del Campo para la provincia de Huelva. Lo habéis firmado con UGT y con CC.OO. Cumplan con lo que firmáis Los artículos en materia salarial, de horas extras, de horarios, de plus de transporte… se trata sencillamente de cumplir con vuestra obligación moral y legal, cosa que para nada hacéis.

Medidas para la Junta de Andalucía

Quinta medida:

Retiren todas las ayudas públicas que dependan de la Junta de Andalucía a las empresas que incumplan con la legalidad vigente en cualquiera de sus materias. Si las ayudas llegan desde Bruselas, incoen expedientes sancionadores y envíenlos al departamento que correspondan, para que ellos también retiren los fondos públicos a estas empresas explotadoras de seres humanos.

Sexta medida:

Pregunten a los abogados de AUSAJ, (asociación de usuarios de la administración de Justicia) que han vivido en primera persona los hechos que acontecieron en la empresa donde surgió las denuncias sobre abusos o agresiones sexuales. Comprobareis cual ha sido el comportamiento de la Guardia Civil. Cursen órdenes expresas, a quien corresponda para que la Guardia Civil proteja a las y los trabajadores del campo que decidan defender sus derechos, sean mujeres marroquíes o sean andaluces de Paterna del Campo.

Y Séptima medida:

No hacen falta “mediadores desde la proximidad”, hacen falta inspectores de trabajo, con órdenes tajantes de inspeccionar y de sancionar a las empresas y que no hagan la vista gorda con lo que se encuentren en las fincas recolectoras del denominado “fruto rojo”.

Paterna del Campo a 18 de Junio de 2018

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 1480 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X