Arengas políticas en el IV Congreso Internacional de los Frutos Rojos

Por el lector Juan Calixto. 

Nota de la redacción
Juan Calixto es el pseudónimo del lector que firma la siguiente carta a la dirección de La Mar de Onuba, y que corresponde a un empresario del sector agrícola participante en el IV Congreso de los Frutos Rojos, cuyos datos reales obran en poder de esta redacción.

Ayer mismo tuve la oportunidad de escuchar, y van ya más veces de las que uno quisiera, las arengas de los políticos de oficio que a nivel provincial nos representan, o eso dicen al menos. Fue en la inauguración del IV Congreso Internacional de Frutos Rojos, que se está celebrando en la Casa Colón de nuestra capital.

La única excepción fue la del representante de Caja Rural de Sur, el Sr. García Palacios, padre, que personalizó su discurso, fruto sin duda de la sabiduría que dan los años, y nos contó sus inicios en la financiación de las primeras ponencias  y charlas sobre  el asunto de los regadíos, allá por los años setenta, cuando en la provincia “no existían más de 2.000 Has de regadío, y todas ubicadas en las pequeñas huertas de la Sierra”. Fue una intervención sencilla, personal y por tanto amena. Nada que objetar

El resto de discursos de los componentes de la Mesa inaugural fue  mediocre, de copiar y pegar. Algunos leídos, o mejor, mal leídos, como el discurso del señor Garrocho, a quien el cargo le viene grande, que no dejó pasar la ocasión para arremeter contra aquellos que  “intentan hacer daño al sector con acusaciones infundadas”. Para el señor Garrocho, las actuaciones de la Fiscalía y las detenciones de la Guardia Civil, deben ser algo así como esos casos aislados de los que hablaba el PP para referirse a la Gürtel o los cuatro golfos de los que hablaba el PSOE en el caso de los ERE. No obstante, el rancio progresismo del señor Garrocho hizo que éste le concediera al auditorio el principio de “tolerancia cero” en los casos de posibles abusos, lo que viniendo de quien viene, no sabemos si tranquilizó o no las conciencias de los asistentes.

Comenzó hablando el Señor Alcalde, con frases hechas sobre  escenarios inmejorables, sobre modernizaciones, sobre empresas competitivas y  mercados exigentes, sobre recursos miles…. Frases que  lo mismo valen para el sector de los frutos rojos, que para el sector del porcino o para las vacas de cría. Es decir, un discurso plano, como plano es el sentir ideológico de quien lo defiende. El Señor Alcalde socialista, esta vez, tampoco se acordó de los obreros y de las obreras que trabajan bajo el plástico a mas de 50 grados de temperatura para ganar treinta y tantos euros al día; ni se acordó, con todo el feminismo de salón que pregonan sus compañeras burguesas de partido, de las jornaleras que han denunciado abusos sexuales en los últimos tiempos; el señor Alcalde socialista, a pesar de hablar de calidad y de agricultura ecológica, olvidó sin duda, referirse a la balsa de fosfoyesos que, todavía hoy, Fertiberia tiene en la Punta del Sebo, y que es, o debería ser, una vergüenza para todo el sector de los frutos rojos que aspire a ser tomado en serio por los mercados internacionales.

Cumpliendo protocolo, que es una de las disciplinas en las que los políticos de oficio rápidamente se hacen aprendices, llegamos al penúltimo discurso, con el Presidente de la Diputación, el señor Caraballo. Aparte de los recursos autóctonos, puestas en valor, dinamización de recursos, apuestas por la calidad, conquistas de nuevos mercados, proyectos de I+D+I,  y toda la jerga que los políticos de oficio se tienen tan bien aprendida, y que lo mismo sirve para un roto que para un descosío, lo único interesante fue el anuncio del posible trasvase  de aguas de la cuenca del  Piedras,  el Tinto y el Odiel a la cuenca del Guadalquivir.  Mientras  la contaminación del Tinto y el Odiel lo permita, y no reviente ninguna balsa en Rio Tinto, como ya advierten los ecologistas,  el trasvase podría  paliar la escasez de agua que sufre la provincia. El señor Presidente de la Diputación centró su discurso, pretendidamente innovador y didáctico, en las nuevas tecnologías y las redes sociales, y más concretamente en la capacidad de éstas para movilizar a amplios sectores de la sociedad, hasta el punto de hacer que los medios de comunicación recojan como ciertas, noticias y hechos que en nada se corresponden con la realidad. Se refería, el socialista Caraballo, sin hacer referencia expresa,  a las noticias aparecidas últimamente en los medios no afines sobre la explotación laboral que sufren la jornaleras del sector de las fresas y de los abusos que investiga la Fiscalía de Huelva. Se permite hablar de manipulación de los medios de información quien se ha gastado en ellos  miles de euros de dinero público, en propaganda y publicidad, a lo largo de todos los años que el señor Caraballo viene viviendo de algún presupuesto, ya sea municipal o supramunicipal. Como si no supiéramos los ciudadanos de a pie que  bajo el pretexto de anunciar algo o publicitar algún servicio público, lo que en realidad buscan los políticos de oficio es que  los medios de información le bailen el agua y le saquen bien parecido en las fotos.  Lástima que el señor Presidente de la Diputación no tenga tiempo de leer, para recomendarle un hermoso libro, Traficantes de Información, de Pascual Serrano, sobre medios de comunicación: quiénes son y qué grupos económicos los sustentan.

Esta fue la contribución de este ilustre socialista a la causa del feminismo onubense y a la explotación laboral de las trabajadoras del campo, en el discurso inaugural del IV congreso internacional de Frutos Rojos

La monótona mañana terminó con el discurso del señor consejero de Agricultura, con acento de la Andalucía oriental, donde las “e” se terminan abriendo hasta confundirse con las “a”, que de alguna manera sirvió para contraponer la diversidad lingüística de nuestra tierra con uniformidad del discurso político que exige el partido: más de lo mismo, datos, más datos… y todo sobre ruedas.

En toda la mañana pudimos oír la más mínima preocupación por el deterioro, a pasos agigantados de nuestra provincia, ni por el problema que se nos presenta con la negativa de China a seguir haciéndose cargo del plástico sobrante en nuestras explotaciones, ni por el peligro y la amenaza que puede suponer las balsas de Rio Tinto que, según denuncian las asociaciones ecologistas, presenta síntomas muy parecidos a los de Aznalcollar antes de reventar. Ni, por supuesto, qué puede pasar con la reapertura de la Mina de Aznalcollar y sus influencias en la zona de Doñana, y que repercusiones podría tener en nuestra credibilidad internacional…

¿Qué pensamos hacer con el plástico sobrante en nuestras explotaciones? ¿Enrollarlo y enterrarlo entre Cartaya y Lepe, por ejemplo? ¿Y si luego viene un ecologista y grava un video y lo divulga por las redes sociales, debemos ignorarlo como dice nuestro Presidente de la Diputación? ¿O difundirlo? Y con las balsas de Fosfoyesos ¿qué hacemos? Si el año que viene aparece un artículo en una revista alemana denunciando que se están produciendo y CERTIFICANDO fresas ecológicas muy cerca de una balsa con residuos tóxicos y peligrosos, incluido Cesio 137… ¿Qué dirá el señor Garrocho? ¿Que se trata de una nueva campaña de desprestigio del sector?

Es una autentica pena que eventos de esta envergadura, en lugar de utilizarse para hacer autocrítica y progresar, los utilicemos para mirarnos el ombligo mientras otros, en mercados lejanos, son los que sacan la tajada de la rentabilidad. Daba pena pasear por los hermosos patios de la Casa Colon, y percibir que el calificativo de Internacional le queda grande a este congreso. Que más bien se trata de un evento para consumo interno, lejos de los centros económicos de poder que son los que realmente toman las decisiones sobre los frutos rojos de nuestra provincia. Nosotros, ponemos el sol, la tierra… y poco más. El resto lo ponen otros. El oro rojo se produce  en Huelva pero la riqueza la genera en otra tierra, pasa un poco como el oro que venía de América y que Eduardo Galeano comparaba con una vaca que criaban en España y ordeñaban en Europa.

Patrocinadores de La Mar de Onuba

Acerca de La Mar de Onuba 1885 Articles
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X