Carmen Castilla exige mejores condiciones para los trabajadores del campo en el 8º Congreso de UPA Andalucía

La secretaria general de UGT Andalucía, Carmen Castilla, ha intervenido este jueves en la inauguración del 8º Congreso de la Unión de Pequeños Agricultores de Andalucía. «Una organización profesional agraria que representa, defiende y presta servicios a los y las profesionales de la Agricultura y la Ganadería en nuestra región, defendiendo al colectivo mayoritario del sector agrario que son los pequeños y medianos agricultores y ganaderos de nuestra tierra», ha señalado.

Jueves, 8 de abril de 2021. “UPA Andalucía es la organización agraria más joven de España, y está integrada en la estructura de UPA Federal, así como de la Unión General de Trabajadores, cuestión que desde aquí quiero mostrar mi satisfacción como Secretaria General de UGT Andalucía,  al compartir con los compañeros y compañeras de esta organización “hermana” una preocupación permanente por los problemas que acechan al campo andaluz, unos problemas que debemos identificar para afrontar los grandes debates sobre el futuro de la agricultura y el medio rural en España y en Andalucía”, ha señalado.

“Andalucía aporta cerca del 37% del Valor Añadido Bruto (VAB) agrario a la economía española, y la población ocupada agraria dobla a la del resto de España y Europa, siendo el principal yacimiento de empleo, cuando no el único, en la mitad de los municipios andaluces” ha dicho.

Según Carmen Castilla, “en este terrible año que acabamos de cumplir, dominado por una pandemia que está dejando unas consecuencias inasumibles para la clase trabajadora, tenemos que poner en valor que mientras la mayoría del resto de sectores sufrían un descalabro de la producción sin precedentes, el sector primario andaluz evolucionó de manera positiva durante todo el 2020, con tasas de crecimiento del PIB del 9,4% en el último trimestre, después de la fuerte recesión que sufrió en 2019”.

“Un sector que ocupa un lugar preponderante en Andalucía por su contribución a la capacidad productiva, al empleo y a la cohesión territorial de nuestra región, ayudando a fijar la población al territorio, con más de 5.000 agroindustrias y más de 270.000 familias vinculadas a la agricultura.

“Pero no todo es equiparable en este sector, hay una radiografía fija del mercado de trabajo agrario andaluz que no puedo dejar de mencionar, y que hace que sigamos luchando en pleno siglo XXI por mejorar notablemente las condiciones laborales y salariales de los y las trabajadoras del campo.  La realidad y la problemática a la que se enfrenta hoy en día el campo andaluz es que hay un sector primario que siempre se ha caracterizado por una gran precariedad e inestabilidad, pero que genera  una actividad  que mantiene a más de 450.000 afiliados a la Seguridad Social, y que ocupa de forma directa a más de 290.000 trabajadores y trabajadoras”.

“Por otro lado, no existe un convenio del campo estatal que homogenice las condiciones laborales en el conjunto de España, además se está produciendo un proceso acelerado de abandono de las personas trabajadoras del campo que dejan los empleos menos cualificados, agudizando la despoblación en la denominada “España vacía”, donde los trabajadores/as asalariados marchan de sus comarcas y pueblos en búsqueda de mejores condiciones de trabajo. En el caso de Andalucía, esto no ayuda a corregir las grandes desigualdades territoriales, con el grave  problema que tenemos en cuanto a paro juvenil” ha señalado la líder regional”.

“Necesitamos estimular la llegada de jóvenes al campo, o que los que viven en nuestros pueblos no tengan la necesidad de abandonarlos en busca de mejores oportunidades. En medio de esta pandemia tan dañina, seamos capaces de hacer de la necesidad virtud, seamos consecuentes en dejarles una mejor herencia que la que nosotros recibimos”.

Y aprovecho también para dirigirme a la Consejera, y señalar que el Gobierno andaluz perdió una buena oportunidad de aprobar en la pasada Legislatura La Ley de Agricultura y Ganadería de Andalucía,cuyo Proyecto de ley llegó incluso al Parlamento. El actual Gobierno debe reactivarlo de forma prioritaria.

Carmen Castilla ha señalado que “desde UGT hemos hecho  un llamamiento a los gobiernos, tanto central como autonómico, para que las ayudas directas de la Política Agraria Común estén condicionadas al respeto de las condiciones aplicables en virtud de los convenios colectivos pertinentes, el Derecho nacional y de la UE, así como los convenios de la OIT. El Gobierno andaluz tiene que defender estas reivindicaciones que son esenciales para el desarrollo socioeconómico de nuestra Comunidad, e implementarlas en nuestro ámbito teniendo en cuenta a los sindicatos más representativos”.

“Los y las trabajadoras agrícolas y ganaderas constituyen,  junto a los trabajadores de la industria transformadora de alimentos y bebidas, la columna vertebral de la prosperidad rural nacional y europea, y por ello no puede haber excusas para que el pago directo de la PAC no esté “condicionado” al cumplimiento de normativas nacionales y a unas condiciones sociolaborales dignas”, ha dicho.

Para finalizar, Carmen Castilla ha querido “felicitar a UPA Andalucía en su Congreso, y animarles a que sigan en la senda de convertirse en la organización agraria de referencia en términos políticos, sindicales y sociales en nuestra Comunidad”.

Acerca de La Mar de Onuba 4632 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.