Así es la octava y polémica ley educativa de España

La educación es siempre una de las cuestiones que más desencuentros produce en la política española.

Con la entrada del nuevo gobierno, con el Partido Socialista al frente, la ministra de Educación, Isabel Celaá, ha presentado la que será la octava ley de educación que una vez más no ha conseguido establecer un punto de encuentro entre las principales fuerzas políticas.

La LOMLOE, también conocida como Ley Celaá, no ha sufrido ninguna modificación desde que fuese planteada en el 2019, y tampoco ha recibido ningún tipo de oposición después de haberse establecido el gobierno de coalición actual.

A falta de su aprobación en el Congreso, y con la negativa clara del PP y Ciudadanos de facilitar la aprobación de esta nueva reforma educativa, la titular de Educación ha definido esta nueva ley educativa como «la primera pieza de una profunda transformación del sistema educativo, ambiciosa, exigente, responsable con nuestros menores y su futuro».

El anteproyecto de ley, que ya está listo para ser tramitado, será aprobado previsiblemente en las próximas semanas.

Sin embargo, la gran pared con la que se ha topado el PSOE para aprobar esta nueva ley con holgura tiene dos puntos clave: por un lado, la necesidad de conseguir una mayoría absoluta en el Congreso para sacar adelante la ley. Por otro, el rechazo frontal de los partidos de la oposición a que se suprima la religión como materia evaluable y a que se le ponga límites a la educación concertada.

¿Cuáles son las características que hacen diferente la Ley Celaá de la antigua legislación educativa? ¿En qué ámbitos se notará más la presencia del nuevo sistema educativo?

INCLUSIÓN Y EQUIDAD 

Para Celaá, la LOMCE no tenía más que consecuencias negativas tanto para los docentes como para los alumnos.

Por eso, la titular del ministerio de Educación ha asegurado que esta nueva reforma se centra en la inclusión y la equidad.

Celaá afirmó que esta ley esta planteada para que «todos los alumnos consigan el éxito educativo», así como señaló que entre sus objetivos también está que se reduzca el abandono escolar y que los estudiantes que abandonaron la enseñanza en su momento, vuelvan otra vez a las aulas y centros de formación.

La cuestión económica, disminuir el fracaso escolar y garantizar la igualdad de oportunidades son otros de los puntos a los que la ley Celaá pretende hacer frente en el nuevo sistema que comenzará si se aprueba esta ley.

Sin embargo, ante estas intenciones que se recogen en el documento presentado por el Ministerio de Educación, otros representantes políticos como Cayetana Álvarez de Toledo (PP), ha criticado duramente el anteproyecto plateado por Celaá y su equipo.

La portavoz del PP en el Congreso ha manifestado que presentará una enmienda a la totalidad por no estar de acuerdo ni con la forma ni con el espíritu de la ley. Asimismo, Álvarez de Todo también ha asegurado que, lejos de facilitar la inclusión educativa, la ley Celaá perpetuará el fracaso escolar y que destrozará aún más el sistema educativo español.

En lo que a la religión y la educación concertada respecta, Ciudadanos ha pedido a la ministra que se revise la ley porque, en modificaciones como la de la religión, se priva a las familias de poder elegir con libertad en el entorno educativo. Sobre la enseñanza concertada, Celaá ha asegurado que esta decisión se toma porque la cuestión socioeconómica no puede ser un elemento segregador y determinante en la educación de los menores.

LAS CLAVES DE LA LEY CELAÁ

Si la entrada en vigor de la nueva reforma educativa llegase a buen puerto, estas serán algunos de los muchos cambios que sufrirá el sector educativo en esta nueva legislatura:

      • El MIR del docente: También conocido como MERF, esta nueva rama pretende formar al profesorado durante un año en centros escolares con ayuda de un tutor que les enseñará a  desarrollar todas las competencias necesarias para que , en el momento en el que tengan que impartir clases, lo hagan de la forma más completa y autónoma posible.
      • Valores cívicos: La enseñanza en igualdad de género y en las libertades de la ciudadanía se impartirá en las aulas a través de una asignatura parecida a la de ciudadanía en la que los valores cívicos tendrán una especial importancia para conseguir una sociedad más justa y concienciada.
      • Adiós a las reválidas: La Ley Celaá suprimirá las reválidas y ocupará este hueco con el regreso de la PAU.
      • Becas para todos: Un aprobado considerable ya no será un elemento clasificador a la hora de acceder a las ayudas económicas para poder estudiar. La nota de corte para poder optar a una beca será de un 5.
      • Religión, asignatura optativa: Imponer una creencia también es otro de los puntos que reformará esta nueva ley. La asignatura de religión ya no será una materia obligatoria en las escuelas, y por lo tanto, tampoco será una materia que compute en la evaluación. Será una oferta obligatoria en los centros pero opcional para los alumnos.
      • Bachillerato por compensación: Así es como se le denominará al modelo de bachillerato que cuente con un suspenso. Todos aquellos alumnos a los que se les atraviese una asignatura no verán lastrado su futuro educativo por suspender una asignatura y podrán continuar estudiando o bien una carrera universitaria o un ciclo formativo. Solamente se aplicará esta opción de manera excepcional y en caso muy concretos. Además, si algún alumno cree que debe esforzarse más para conseguir acceder a la carrera que quiere, podrá cursar un tercer curso de bachillerato para alcanzar sus objetivos.
      • La enseñanza concertada y la coeducación: Este ha sido uno de los puntos más polémicos de la nueva reforma educativa. Mantener la enseñanza dependerá de la forma de organización de los propios centros, es decir, todos aquellos colegios que no establezcan diferencias entre los alumnos por condiciones sociales, económicas o de género, podrán optar a las subvenciones destinadas a este modelo educativo.
      • «En Primaria y Secundaria no se repite»: Para facilitar el camino educacional de los menores, esta nueva ley propone que se establezcan planes de refuerzo para reducir el número de repetidores en la segunda etapa de la docencia. En lo que a la secundaria respecta, la repetición de esta etapa quedará limitada a un número de dos repeticiones. En caso de que un alumno no consiga superar este ciclo, se le facilitarán las herramientas necesarias con un programa de orientación individualizada para que de esta forma pueda obtener su título.
      • Evaluación de diagnóstico: Este punto pretende llevar un seguimiento de los alumnos para ver en qué punto de conocimiento se encuentran y para conocer en qué aspectos hay que hacer un especial hincapié para que puedan superar sus ciclos educativos. Estas evaluaciones de diagnóstico se realizarán en 4º de primaria y en 2º de la ESO.
      • Una educación más digital: Manteniendo el modelo tradicional de enseñanza, en los centros escolares se podrá hacer uso de la tecnología para que los escolares estimulen una nueva forma de conocimiento y aprendizaje.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.