Arrecian las críticas a Surexport tras la muerte de un trabajador epiléptico de 27 años sometido a extenuantes jornadas de hasta 14 horas diarias

Sindicatos y colectivos gallegos exigen el «esclarecimiento inmediato» de las circunstancias en las que se produjo la muerte del joven Alexandru Haralambie, trabajador de SUREXPORT en Terra Chá desde el año 2017.

ADEGA, A Estruga Espazo Agroecolóxico, Amigos da Terra, Comisións Obreiras – CC.OO, Confederación Intersindical Galega – CIG, CS Madia Leva!, Central Unitaria de Traballadoras – CUT, Ecoloxistas en Acción, Federación Rural Galega – FRUGA, Sindicato Labrego Galego – SLG y Terra Chá Sostible, hacen un llamamiento a todas las organizaciones sociales gallegas a «unir fuerzas para frenar y expulsar la esclavitud agroindustrial que se pretende instalar en nuestra tierra».

Martes 24 de agosto de 2021. El pasado viernes 20 de agosto falleció en Terra Chá el joven jornalero de 27 años Alexandru Haralambie Beagu, trabajador de origen rumano y empleado de la empresa Surexport desde el año 2017. Compañeros reportaron «varios días continuos de hasta 14 horas diarias con altas temperaturas, casi sin agua para hidratarse, sin descanso y bajo comentarios humillantes», según han denunciado este jueves en un comunicado varios sindicatos y colectivos sociales gallegos.

Estos se quejan de «han pasado varios días desde este gravísimo hecho, y ni desde la empresa ni desde el Ministerio de Empleo e Igualdad, Inspección ni el Ministerio de Trabajo se está proporcionando información que aclare lo sucedido», y destacan que «existe la posibilidad de que este joven haya muerto por explotación laboral».

«Desde las organizaciones articuladas en Galicia para denunciar la situación de esclavitud en la que esta agroindustria somete a los trabajadores de Terra Chá, solicitamos el esclarecimiento inmediato por parte de las administraciones competentes de las circunstancias en las que se produjo la muerte de esta persona en una de las viviendas alquiladas por la empresa», precisan en el comunicado dado a conocer este martes.

El texto, suscrito por ADEGA, A Estruga Espazo Agroecolóxico, Amigos da Terra, Comisións Obreiras – CC.OO, Confederación Intersindical Galega – CIG, CS Madia Leva!, Central Unitaria de Traballadoras – CUT, Ecoloxistas en Acción, Federación Rural Galega – FRUGA, Sindicato Labrego Galego – SLG y Terra Chá Sostible, sostiene que «las personas que trabajan para SUREXPORT en Galicia informan de jornadas laborales de hasta más de 12 horas, irregularidades en el cobro de sueldos, salario inferior al estipulado por convenio, incumplimiento de las condiciones higiénico-sanitarias en las instalaciones de la empresa, represalias y control sindical… «. Los sindicatos y colectivos contrastan esta situaciones con los beneficios obtenidos por SUREXPORT, que ascendieron a 6,6 millones de euros en 2019, según el comunicado.

La empresa SUREXPORT es una de las grandes del sector de los frutos rojos onubenses señaladas recientemente por varias informes jurídicos y periodísticos presentados al Ministerio de Trabajo, en los que se denunciaron deficiencias en las investigaciones aplicadas por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Huelva a las empresas del sector. En este sentido, lo sindicatos y colectivos galleegos destacan que «ayer conocimos que el actual director de los departamentos de Recursos Humanos y Desarrollo Estratégico de Surexport, Jesús Calvo, fue Inspector de Trabajo y Seguridad Social precisamente en Huelva entre 1994 y agosto de 2018, mes en el que se trasladó a la empresa».

El comunicado de lo sindicatos y colectivos concluye con un «llamamiento a todas las organizaciones sociales gallegas a unir fuerzas para frenar y expulsar la esclavitud agroindustrial que se pretende instalar en nuestra tierra».

CCOO vincula la muerte del joven Alexandru con las condiciones laborales de Surexport

Según ha podido confirmar La Mar de Onuba de fuentes oficiales, el joven jornalero fallecido el pasado viernes en los alojamientos para temporeros de la empresa Surexport de Terra Cha, se llamaba Alexandru Haralambie Beagu,  y había nacido el 1 de agosto de 1984 en Rumanía. Alexandru prestaba servicios como peón agrícola con una antigüedad reconocida desde el 1 de enero de 2017, y estaba diagnosticado de epilepsia, enfermedad crónica por la que habría sufrido varias crisis durante la jornada laboral este mismo año.

No consta que la empresa hubiera tenido en cuenta esta circunstancia en sus evaluaciones de riesgos, ni  contemplado o planificado ninguna acción preventiva, como establece la Ley para las personas especialmente sensibles o con patologías previas. Entre otras, reducciones del tiempo de trabajo, o incluso la declaración de no apto para jornadas interminables de sol a sol, como las que habrá estado desarrollando el joven Alexadru en las últimas semanas, «en condiciones a la intemperie con altísimas temperaturas y hostigado sin descanso por el encargado de la finca de O Arneiro, que es donde desempeñaba las tareas, por lo tanto con un alto grado de estrés climático y laboral», según denuncia CCOO de Industria de Lugo en un comunicado.

El sindicato, que ha manifestado sus condolencias por la muerte del joven de 27 años en la empresa Surexport y se ha puesto a disposición de la familia para cualquier asesoramiento legal, ha anunciado una demanda ante la autoridad laboral, «para que se investigue tanto la evaluación de riesgos, planificación de los mismos, medidas correctoras contempladas y de existir infracciones en materia de seguridad, que se condene a la empresa para que se considere accidente laboral, pues todo apunta que después de todo un mes trabajando 12 horas diarias, los 7 días de la semana, limpiando y haciendo la comida en la pensión al llegar y con muchísima presión por parte del
encargado de la finca, que se pudo encadenar el desenlace fatal por todo ello».

CC OO denuncia que las condiciones de trabajo «agravaron» su situación. «Falleció en la pensión donde viven después de llegar de trabajar en la finca de O Arneiro (Cospeito) expuesto al calor durante muchas horas. No era la primera vez que la enfermedad le provocaba situaciones límite, pero no se tomó ninguna medida».

«Imagino que la empresa se escudará en que la muerte se produjo fuera del lugar de trabajo, pero para nosotros no se trata de un fallecimiento natural», comenta José Luis López, responsable de la federación de Industria del sindicato gallego. «Si no se hace la investigación, queda como una muerte natural», añade.


Acerca de La Mar de Onuba 4573 Artículos
Revista onubense de actualidad, cultura y debate, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. - Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.