Almería: 13 años 7 meses y 8 días después

Cómo en 2008 Almería acogió al Consejo de Gobierno de la Junta en medio de una gran turbulencia judicial contra la corrupción.

por Pepe Fernández

 

Miércoles, 12 de enero de 2022. O lo que es lo mismo, un total de 4.970 días los transcurridos entre la celebración en la ciudad de Almería del primer Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, presidido entonces por Manuel Chaves y el último esta semana por Juan Manuel Moreno.

Muchas cosas han sucedido en casi catorce años, pero a la hora de buscar paralelismos encontramos de entrada un par de denominadores comunes entre ambos eventos institucionales.

Hoy padecemos los efectos de una muy grave crisis en pandemia. El 3 de junio de 2008 era la crisis económica la que daba bocados en la yugular de empresas y ciudadanos, aunque el presidente Chaves se atrevió a vaticinar que en un año se empezaría a remontar con un crecimiento por encima del 3%. En aquel momento Zapatero impulsaba planes de emergencia en inversiónes municipales y la Junta decidió aportar casi mil quinientos millones a los ocho mil que destinaba el gobierno. A nivel almeriense, el partido socialista, asistía paralizado, silencioso y cómplice a los primeros compases del segundo gran caso de corrupción andaluz de entonces, tras la Malaya en Marbella, la llamada Operación Poniente cuya sentencia se conocerá en breve.

Un caso de ajuste de cuentas interno y lucha por el poder dentro del propio PP de Almería entre los dos grandes clanes de la derecha almeriense, liderados entonces por Gabriel Amat desde Roquetas y Juan Enciso desde El Ejido y comarca. Duelo de titanes. Ganó Gabriel apoyado por su ‘hermano pequeño’ Javier Arenas. Y por la Justicia. Enciso pasó nueve meses entre las prisiones de El Acebuche y Albolote y aunque volvió a coger la vara de alcalde brevemente, su carrera política terminó para siempre.

Manolo Chaves había pactado en silencio con los tránsfugas de Enciso lo que permitió a los socialistas controlar la Diputación, echando al PP mayoritario a la oposición, donde tres diputados tránsfugas del PAL, apoyados en las sombras por el PSOE de Martín Soler y Manolo Chaves, controlaron una institución de 27 miembros. El Psoe, durante años, no levantaría cabeza electoral tras su vergonzoso abrazo a la derecha extrema y corrupta de El Ejido.

Mientras todo esto sucedía, en los bajos fondos almerienses, la magistrada Montserrat Peña alucinaba en colores al escuchar muchas conversaciones grabadas entre los imputados y colaboradores o amigos de la trama del  Poniente. Al fiscal Anticorrupción Jesús Gázquez, recientemente fallecido, no le sorprendía tanto como a la juez lo que escuchaba, él era de Almería y conocía a muchos de los personajes y personajillos. Sorprendía que en las grabaciones aparecieran demasiados políticos con mando y capacidad de decisión en la Junta, siempre disponibles y solícitos al teléfono de los investigados. 

La lectura o escucha de las conversaciones grabadas por la Policia Judicial, ofrecieron un retrato descarnado, escandaloso y sangrante de una forma de funcionar mezclando la política, las más bajas pasiones humanas y el robo descarado de la caja pública de todos. Lo que más sorprende de todo es que, al hablar entre ellos por telefono, se sentían completamente impunes, intocables. Hasta la Guardia Civil les respetaba y se les cuadraba.

Lógico, sus andanzas nunca serian objeto de atención informativa de Canal Sur ni en otros muchos medios, condenados a tener entre sus ‘anunciantes’ a las administraciones y sus moradores, salvadores de muchas cuentas de explotación. Almuerzos, desayunos, cenas y juergas feriales presidían la relación con el poder socialista de los investigados y todo, negro sobre blanco, quedaría reflejado en el sumario sin que los socialistas supiesen que se investigaba en serio.

No era para Manolo Chaves la plaza de Almería un escenario en el que se sintiese especialmente cómodo. Era su mano derecha en el partido, Luis Pizarro, quien más lazos había establecido con Almería en sus veraneos del Cabo de Gata con su amigo Martín Soler y el Clan de Cuevas. Recuérdese que fue Pizarro quién puso en «La Terna» de sucesores de Manolo Chaves a Martín Soler Márquez, mientras que Gaspar Zarrías propuso a Mar Moreno. Finalmente Chaves, tras consultar con Zapatero, optó por nominar como heredero a Pepe Griñán.

En 2008 el gobierno socialista salía por fin de su madriguera sevillana en el mes de junio, a finales de la primavera, algo que había hecho solo en contadas ocasiones previas y en sitios como Granada, Antequera o Cádiz. Siempre con un motivo más propagandístico e institucional que la voluntad decidida de abordar a pie de tajo los problemas sistémicos en cada provincia visitada con voluntad política para resolverlos. Tampoco se recuerda el uso electoral de este tipo de eventos por parte del PSOE-A. La red clientelar los socialistas la cuidaban de otra forma.

Un repaso a los asuntos tratados en aquel primer Consejo de Gobierno almeriense nos invita a pensar que, en efecto, no tuvo el carácter electoralista y propagandístico que ha tenido este segundo, protagonizado exclusivamente por el PP ya que su socio el vicepresidente Marín tuvo que ser ingresado en Torrecárdenas por una bajada de tensión. Un contratiempo mediático, sin duda. El ingreso de Marin en Urgencias, ha sido el titular más destacado del ‘mitin’ gubernamental del PP en Almería de este martes.  

La puesta en escena, los mensajes políticos lanzados por Moreno Bonilla (contra el ministro Garzón, por supuesto) y el compromiso de soltar una cascada de 150 millones de inversiones para Almería, son los ingredientes del primer gran acto electoral de la precampaña autonómica por parte del gobierno. Y hacerlo ahora en Almería no ha sido por casualidad. Cuentan que hay caquita en el PP almeriense por las expectativas de los ultras de Vox en la provincia.

Chaves, en aquel primer consejo de gobierno en Almería de 2008 y dentro del capitulo inversor, se comprometió solo a cuatro inversiones, valoradas en 6,86 millones de euros. Un par de estudios – sistema tranviario para Almería y conexión ferroviaria entre Huercal Overa y Pulpí-  más dos actuaciones concretas, el tramo de 3 kms de la variante Sur de Berja y mejorar la seguridad vial en la A-317 a su paso por Vélez Rubio.  Nada más.

Ese fue el contenido de la mochila inversora que el PSOE andaluz llevó aquel día de 2008 a Almería, irrelevante y ridículo, aunque entre los asuntos tratados sí hubo decisiones autonómicas generales relacionadas con Almería, lo que no evitó una sonora protesta de agricultores a las puertas de la Delegacion del Gobierno donde estaba reunido esa mañana el ejecutivo.

En la imagen inferior, punteados en rojo, (pinche en la imagen para ampliar) los temas que afectan a la provincia anfitriona de la reunión del gobierno en 2008. Aquí pueden hallar más detalles.

En la Alcazaba de luz, y su embrujo andaluz

El 11 de enero de 2022, al aire libre, con viento molesto de Alborán, luciendo como fondo de pantalla la parte más bonita y restaurada de la Alcazaba «de luz» «y su embrujo andaluz» como la definió Manolo Escobar, allí compareció en rueda de prensa Juanma Moreno arropado por más consejeros que periodistas.

Solo una pregunta de cinco o seis que le hicieron, solo una, puso en ligero aprieto al presidente cuando la periodista de Ideal Maria del Carmen Callejón le preguntó algo tan de sentido común como esto.

-¿Por qué Almería ha sido la última capital donde el gobierno del cambio celebra un consejo de gobierno?

Y como Bonilla no se la esperaba, quizás porque no tenia relación con la pandemia que se lo sabe al dedillo, tuvo que improvisar su respuesta. El presidente no estuvo fino a la hora de justificar por qué en otras capitales lo hizo antes. Argumentar ante los almerienses cumpleaños de la Alhambra en Granada o del Parque Nacional de Doñana en Huelva y así hasta siete circunstancias tipo ‘Pisuerga pasando por Valladolid’, más promocionales que ejecutivas, no deja de resultar atrevido. Más bien insultante para una provincia harta, incomunicada e históricamente maltratada por los poderes regional y estatal. Sobre todo tras haber destinado Bonilla casi media hora de su comparecencia a sacar del zurrón de Rey Mago con retraso una ristra de regalos y regalías que, sumados, dicen que serán unos 150 millones para Almería, provincia -dijo- metida de lleno ‘en la agenda del gobierno andaluz’, presumiendo de veranear en el Cabo de Gata y de ir mucho por Almería. En concreto esta fue la respuesta del Presidente.

Moreno Bonilla explica por qué Almería ha sido la última capital andaluza donde se ha reunido su Consejo de Gobierno.

Esta segunda visita del gobierno andaluz a Almería, sin duda ha estado planteada para sacar rédito electoral -amarrar al electorado cambiante- en una plaza donde Bonilla le teme más a cómo actúe el electorado a su derecha que a su izquierda. Si en alguna provincia andaluza tiene motivos el PP para estar preocupado por el ascenso de Vox, esa es Almería, seguida de Granada y Jaén.

Volviendo a los paralelismos coincide con esta segunda histórica reunión del ejecutivo en Almería una inusitada actividad en algunas sedes judiciales. 

En 2008 algunos empezábamos a detectar las primeras ‘fumarolas’ del volcán del Poniente que estallaría en octubre de 2009; trece años después vuelve el tremor a Almería con el contenido del macro sumario de más de 45 tomos del Caso HALSA/Términus. Y esta vez, bajo el volcán, ya aparecen las primeras víctimas mediáticas, políticas y judiciales.  La consejera de Agricultura, Maria del Carmen Crespo Díaz, ha visto aparecer su nombre en unas diligencias que contienen mucha mierda y corrupción que le ha salpicado directamente, de momento solo en términos políticos al haberse anulado su citación como investigada, que no los delitos cometidos en la tramitación de la subvención europea para el Museo de la Agricultura de La Mojonera. La juez aún no ha dicho la ultima palabra sobre el futuro judicial de la Sra. Crespo.

En el juzgado Nº 3 de Almería la actividad dicen que es intensa porque se les acumula el trabajo. Esta semana las acusaciones han insistido  en solicitar, dicen que a la vista de las evidencias claras que ya aparecen en autos, que se cite a declarar como investigado a Gabriel Amat, entre otros. El Sr. Moreno Bonilla, en el ultimo congreso del PP-A, mantuvo en la dirección regional a Amat con un puesto simbólico de consolación, como presidente de un comité asesor.

Las decisiones municipales tomadas en Roquetas en favor de la constructora Halsa de la familia Morales son numerosas y todas están bajo la lupa judicial del caso. Estos son algunos de los motivos que se exponen para que proceda la juez en consecuencia e impute (le llame a declarar como investigado) al que hasta antier mismo ha sido el referente y guía del PP almeriense y del propio Moreno Bonilla, según propia confesión cuando aún no era presidente. 

«El Sr. Amat, indistintamente de formar parte -como Presidente- en todas las Juntas o Comisiones de Gobierno, donde se vinieron a aprobar esos expedientes de contratación y modificados de obra (con el asesoramiento inestimable del Sr. Secretario General y del Letrado Asesor del Ayuntamiento), dictó y firmó Decretos de Alcaldía aprobando contrataciones y modificados de obra a las empresas del Grupo Hispano Almería. Al mismo tiempo, el Sr. Amat, a fecha de Autos, era el Presidente del Partido Popular en Roquetas de Mar y en la Provincia de Almería. Diputación Provincial que durante el mandato del Sr. Amat vino adjudicando obras a las mercantiles que configuran el Grupo de Empresas Hispano Almería, obras que han venido ejecutándose en distintos municipios de la Provincia de Almería incluido el propio consistorio capitalino, como así se expondrá mediante otro escrito en la Pieza Principal».

El presidente de la Junta, que duda cabe, debe de estar informado por sus asesores de un asunto que no solo afecta a su partido en Almería, se extiende fuera de los límites. Es de suponer que ya tuvo bastante con que Carmen Crespo ¿le colara? en un consejo de Gobierno el nombramiento de José Cara González como presidente del IFAPA, pese a estar investigado en esta trama de corrupción desde 2015 como exalcalde de La Mojonera.

 El hilo del que tirar judicialmente parece que será largo y extenso, sin olvidar en el plano político el papel fundamental de Javier Arenas durante años en su nuevo territorio político de adopción, Almería, donde ha liderado varias listas electorales en campañas, por cierto, presuntamente financiadas desde la caja B de Halsa que ahora se investiga.

Mascarillas, primer caso en el PP de la Era Bonilla

Por si faltaba algún perejil, dos días antes de la cita del Consejo de Gobierno con Almería, el diario Ideal publica una exclusiva que luego otros atribuyeron a El Pais. Hay novedades en el Caso Mascarillas. Se trata del primer caso judicializado de corrupción política que afecta al nuevo Partido Popular de Andalucia que preside Bonilla. Estos eran los titulares:

«La jueza del Caso Mascarillas cita como investigados a varios miembros del entorno de Liria».

«Entre las once nuevas personas llamadas a declarar se encuentra el diputado provincial de Presidencia, Fernando Giménez, o el alcalde de Fines, Rodrigo Sánchez»

El primer caso de corrupción de la era Moreno Bonilla en Andalucia, perpetrado sin escrúpulos en el arranque estremecedor de la pandemia Covid con la compra de mascarillas, daba un giro de tuerca cercando al actual presidente de la Diputacion, Javier Aureliano García, al llamar como investigado a su mano derecha en Presidencia Fernando Giménez Giménez. Y también, en el mismo sumario, (ojo que se instruye en Barcelona), se cita como investigado al alcalde de Fines Rodrigo Sánchez, el mismo que le ha puesto el nombre de «Javier Aureliano García» a un auditorio o espacio escénico, financiado en su pueblo con dineros de la propia Diputacion. Convencidos de haber hecho algo grande se retrataron juntos para inmortalizar el descarado ‘juanpalomo’

Como se ha apuntado ya, en la rueda de prensa que siguió al consejo, fueron muy pocas las preguntas que los periodistas presentes le plantearon al presidente, desde luego ninguna de ellas relacionada con estas tramas de corrupción que salpican no solo a las siglas del PP, también a la credibilidad del discurso y compromiso de regeneración que el «gobierno del cambio» lleva hace tres años enarbolando de palabra como estandarte. 

Confiemos, no obstante, en que lleguen esos 150 millones prometidos para Almería, aunque los almerienses tienen derecho a preguntarse después del mitin presidencial de la Alcazaba ¿y por qué no nos habéis enviado en estos tres años a Almería todos esos millones?

Acerca de Pepe Fernández 75 Artículos
Editor y director de Confidencial Andaluz

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.