Alexei Navalny, detenido en el aeropuerto a su regreso a Rusia

Navalny, acompañado de su pareja, detenido en el control de pasaportes del aeropuerto de Sheremetyevo, en Moscú

Tal y como había anunciado, el opositor Alexei Navalny, de 44 años, ha regresado este domingo, a Moscú, y tal como había previsto, ha sido detenido por la policía rusa en el momento en que se acercaba al control de pasaportes, más o menos a las 21 hora local. Con él viajaban su esposa Yulia, su portavoz Kira Yarmishs y su abogada Olga Mijailova quien, como no podía ser de otra manera, manifestó su protesta por la detención.

Esperado en el aeropuerto de Vnoukovo, al oeste de Moscú, las autoridades desviaron el vuelo para evitar que Navalny tuviera un recibimiento triunfal y su avión aterrizó sin previo aviso en el aeropuerto de Sheremetyevo, en el otro extremo de la ciudad.

En Vnoukovo se habían cerrado las pistas de aterrizaje y desviado varios vuelos a otras ciudades, con diferentes excusas. Por su parte, el aeropuerto había impedido la entrada de posibles partidarios de Navalny exigiendo un billete a todas las personas que llegaban.

Según periodistas que viajaban en el mismo avión, el piloto había anunciado un retraso de treinta minutos debido a «un problema técnico», antes de informar del cambio de aeropuerto.

Aunque oficialmente solo se le puede detener por haber violado una libertad condicional, Navalny tenía pendiente someterse a una investigación penal en Rusia a cuenta de una antigua denuncia de 2014  por corrupción y apropiación de donaciones efectuadas a su partido y a la ONG que creó.

En el avión, junto al grupo de Navalny, viajaban también algunos periodistas que le acompañaban en su regreso desde Berlín, donde ha permanecido los últimos cinco meses convaleciendo del intento de asesinato que sufrió en agosto, cuando regresaba a Moscú desde Siberia, donde había participado en un acto político.

Antes de descender, Navalny se dirigió a los periodistas diciendo que «todos los cargos contra mi son un montaje. La verdad está de mi lado. No tengo miedo».

Recordemos que Alexei Navalny ha sobrevivido a un intento de los servicios de seguridad rusos FSB (antigua KGB) de envenenarle con Novitchok, un agente químico creado por el ejército en la época soviética con fines militares y empleado anteriormente al menos una vez, en 2018 en Londres, contra el exagente Serguei Skripal y su hija Yulia.

Los detalles del intento de acabar con la vida de Navalny han sido confirmados posteriormente por médicos alemanes y franceses que le trataron, por tres laboratorios europeos y por las investigaciones de los periodistas de los medios Bellingcat y The Insider.

La detención de Alexei Navalny, el principal opositor a Putin, ha sido calificada de «inaceptable» por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quien en un tuit ha pedido a las autoridades de Moscú la «libertad inmediata» del disidente.

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.