Agua urgente para los asentamientos: el Colectivo de Trabajadores Africanos advierte del peligro de propagación del coronavirus

El CTA se ofrece a la Subdelegación del Gobierno para agilizar los trabajos que ayuden a llevar agua a las chabolas.

El colectivo de trabajadores asegura que «resulta lamentable que tengamos que solicitar como medida de emergencia lo que debería ser un derecho fundamental, el agua«

ASNUCI mantendrá abierto el centro de día para el acceso a duchas, WC, lavado de ropa y acceso a electricidad y WiFi.

En una misiva dirigida el pasado jueves a la Subdelegación del Gobierno en Huelva, el Colectivo de Trabajadores Africanos (CTA), que reúne a cientos de trabajadores agrícolas de origen subsahariano y magrebí afincados en infraviviendas por estar excluidos del mercado de alquiler inmobiliario, solicitó a la Subdelegada Manuela Parralo»planes de emergencia alternativos» para dotar a los trabajadores obligados a vivir asentamientos chabolistas de una situación apropiada en caso de que se produzca algún contagio».

«Como medida preventiva», el CTA recomendó a la Subdelegada que se establezca «al menos un punto de agua corriente en cada asentamiento con la urgencia que la situación requiere». Con el fin de agilizar dicha tarea, el colectivo ha transmitido a Parralo que «nos ponemos a disposición de esta Subdelegación en lo que podamos facilitar». El colectivo ha pedido a la Subdelegada que «tenga en cuenta que el riesgo de propagación del coronavirus se multiplica exponencialmente para las personas que habitan en los asentamientos chabolistas sin agua corriente ni saneamientos».

«Nos gustaría hacer énfasis a esta Subdelegación, ante la alarma de esta epidemia, en la repercusión que podría tener sobre la población que habita en los asentamientos chabolistas, no solo de Lepe, sino de Palos de la frontera, Moguer y Lucena del Puerto, en caso de que se produjese algún contagio entre esta población», dice el CTA a Parralo, a la que pide que tenga en cuenta que «la situación higiénico sanitaria, la falta de agua  y la ausencia de saneamiento, hacen que estos núcleos sean focos especialmente sensibles».

El Colectivo de Trabajadores Africanos ha vuelto llamar públicamente la atención sobre la precariedad, agravada por la crisis del Covid-19, en la que viven miles de trabajadores del campo onubense sin acceso a una vivienda digna, obligados a residir en asentamientos chabolistas desde Ayamonte hasta Almonte.

Movilizaciones aplazadas por el coronavirus

El Colectivo de Trabajadores Africanos (CTA) tuvo ocasión el pasado jueves, 48 horas antes de ser decretado el estado de alarma, de trasladar directamente a Manuela Parralo la situación de extrema precariedad y urgente necesidad de los trabajadores agrícolas sin acceso a una vivienda digna, que residen en los asentamientos chabolistas de la provincia de Huelva, agravadas por la expansión del coronavirus Covid-19 y la alarma sanitaria.

Fue la propia Parralo la que contactó con el colectivo para solicitarles que reconsideraran su decisión de seguir adelante con la manifestación convocada desde hacia varias semanas para el pasado viernes, 13 de Marzo.

El CTA había hecho público un comunicado en el que anunciaba que «ante la situación cada vez más dramática que vivimos, la proliferación de nuevos asentamientos chabolistas como única alternativa a la vivienda, y la continuada falta de respuesta de las Administraciones, no podemos permitirnos dejarnos llevar por la alarma social que se esta generando y SEGUIMOS ADELANTE con nuestra MANIFESTACION». Ese día, aún estaba reciente el éxito de las multitudinarias manifestaciones celebradas en todas España, el domingo anterior, 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. El colectivo aseguraba mantener su convocatoria era «un acto de responsabilidad y compromiso con las personas que sufren y con nuestra lucha». El comunicado finalizaba expresando que «por supuesto respetaremos todas las decisiones».

Tras conocer la situación de alarma a través de la propia Subdelegada del Gobierno, y «ante la magnitud y la rapidez con que se van aconteciendo los hechos con respecto al tema de coronavirus», el CTA dio por desconvocada la manifestación el mismo jueves, «a pesar de lo necesarias y justas que consideramos nuestras reivindicaciones». El colectivo manifestó que «pretendemos que sea un acto de responsabilidad con la totalidad de la sociedad a la que pertenecemos y que tan poco nos tiene en cuenta y en beneficio del bien común».

«Nos parece injusto aún desde nuestra posición de desamparo, seguir pidiendo la asistencia con la posibilidad por remota que pueda ser de poner en riesgo la salud de los asistentes al acto», decía el CTA en su desconvocatoria. «Haremos un ejercicio de responsabilidad por el bien común, mientras que tenemos que sobrevivir en infraviviendas debido a la irresponsabilidad de todas las administraciones».

La fecha de las nuevas convocatorias a las movilizaciones se concretarán cuando se dé por finalizado el estado de alarma. Hasta esa fecha, los trabajadores sin vivienda digna de los asentamientos esperan que el agua que les permita mejorar mínimamente sus condiciones de vida llegue cuando antes.

En una conversación mantenida con La Mar de Onuba este sábado, Manuela Parralo aseguró a esta redacción que la Subdelegación ya ha recopilado la información sobre los puntos necesarios para llevar el agua a los asentamientos, y que está agilizando las gestiones para hacerlo cuanto antes.

ASNUCI mantendrá abierto el centro de día para el acceso a duchas, WC, lavado de ropa, electricidad y WiFi

La asociación reclama agua potable, aseos y recogida de residuos en los asentamientos chabolistas de trabajadores.

«¿Cómo te quedas en casa cuando no tienes casa? Cuando debes andar kilómetros para buscar agua. Cuando tienes que comprar diariamente la comida del día porque no dispones de frigorífico donde conservar los alimentos…».

Imagen de archivo del centro de día de Asnuci

Al llamamiento del Colectivo de Trabajadores Africanos se ha sumado la Asociación nuevos ciudadanos por la interculturalidad (ASNUCI), que ha también reclamado de forma urgente y prioritaria que en todos los asentamientos de la provincia de Huelva «se lleven a cabo las medidas de instalación de módulos de aseo y puntos de agua potable y la recogida de residuos». La asociación apunta como «especialmente peligroso para la salud pública la ausencia de agua potable, de servicios de aseo y de recogida eficaz de residuos en los asentamientos de chabolas o enclaves habitacionales similares de la provincia de Huelva».

La asociación mantendrá abiertas sus puertas durante el estado de alarma únicamente para que trabajadores residentes en chabolas puedan ducharse, hacer sus necesidades y lavar su ropa, así como tener acceso a la electricidad y conexión WiFi
«Las personas sin techo y las residentes en los asentamientos chabolistas, en su mayoría trabajadores, deben ser tenidos en cuenta en la toma de decisiones», asegura Asnuci en un comunicado en que considera «irresponsable no tomar ninguna medida en este momento, especialmente con respecto a la sanidad pública». «Es responsabilidad de la Administración Pública garantizar los servicios básicos para toda la población», añaden desde Asnuci.

La asociación ha decidido, «de momento», no cerrar radicalmente el centro de estancia diurna que mantiene en Lepe.  Para muchas personas migrantes residentes en los asentamientos de la localidad costera el centro es el único lugar dónde poder ducharse, hacer sus necesidades y lavar su ropa, así como tener acceso a la electricidad y conexión WiFi, elementos esenciales para asegurar el derecho a la comunicación y la información. «Un cierre completo no es actualmente justificable», asegura el comunicado de Asnuci, «pues tendría consecuencias sobre la salud tanto física como mental de estas personas». En ese sentido, se ha establecido una situación de «semicierre», con medidas de acceso restringido y elevando los estándares de higiene.

La Asociación advierte sobre el coronavirus «no sólo como un problema de salud, sino también como un desafío político». Para Asnuci, «los acontecimientos producidos en Italia deben considerarse como una anticipación de la situación que también se producirá aquí en un periodo de 8 a 10 días, a menos que se adopten medidas rápidas y correctas». La asociación recuerda que «situaciones de crisis como la actual revelan las desigualdades sociales en las medidas políticas y administrativas. Las cuestiones de vulnerabilidad y de exclusión social se hacen evidentes».

«La tensa situación en la que nos encontramos debido a la declaración de pandemia mundial nos exige una actuación responsable y solidaria», añade la asociación.


Acerca de La Mar de Onuba 3323 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.