Así piensa la «nueva derecha»

(El belga Mischaël Modrikamen (a la derecha), junto al italiano Matteo Salvini (en el centro), y el estadounidense Steve Bannon (a la izquierda)
por Aquilino Vázquez Ponce

 

 

¿Os suenan los nombres Steve Bannon, Rafael Bajardí, Eduardo Bolsonaro y Mischaël Modrikamen ? Los que piensan siempre están detrás, y sus caras nunca suelen ser conocidas ya sea porque no salen en la televisión, no escriben artículos o sencillamente porque los estrategas nunca suelen ser visibles. Mientras todo esto ocurre, Manifiesto Redneck vaticinaba hace ya unas décadas el auge de Trump y Mark Lilla en 2016 incendiaba al Partido Demócrata diciéndoles lo que no querían escuchar, siendo el artículo más leído de ese año en el NY Times.

Hablemos de los hombres en la sombra. El primero (Steve Bannon ), un estratega, ex banquero y con fuerte presencia en los medios de comunicación estadounidenses, fue el que llevó a Trump a la Casa Blanca y el enlace del Tea Party Movement en Europa . El segundo (Rafael Bajardí) , es un sociólogo y publicista español especializado en política internacional, el cerebro de Aznar y uno de los cerebros de VOX . El tercero (Eduardo Bolsonaro), es un abogado y político brasileño, hijo del presidente brasileño Jair Bolsonaro, el enlace del gobierno de Bolsonaro con La Casa Blanca . Y por último, el cuarto (Mischaël Modrikamen), es un abogado y político belga, no tan conocido, es el hombre de Steve Bannon en Europa, el aglutinador de la ultraderecha europea.

Todos los anteriores tienen en común que creen profundamente en las guerras jurídicas lawfare, término anglosajón que explica la guerra jurídica como el uso abusivo de los procedimientos legales nacionales e internacionales, manteniendo una apariencia de legalidad, con el fin de provocar repudio popular contra un oponente. Desde detener indebidamente a los adversarios políticos, paralizar financieramente y desprestigiar oponentes, hasta debilitar o deponer gobiernos.

Así fueron a por Lula da Silva la familia Bolsonaro. También han actuado de la misma forma intentando tumbar el Gobierno de España formado por la coalición progresista. La intención de, mediante la pandemia del Covid19, hacer calar en la opinión pública que el Gobierno tenía constancia de lo grave que era el virus así vinculando el 8M, como movimiento progresista vinculado a la izquierda y así ser los culpables de la expansión del virus. A Evo Morales en Bolivia también han ido a por él con el golpe de Estado provocado por los sectores evangelistas.

Por otro lado, los entramados cuales series de televisión como House of Cards no son de lo único que se nutre la derecha, en Inglaterra por ejemplo, el Brexit, en regiones históricas del Partido Laborista como Yorkshire, ganaron de forma arrolladora los tories . ¿Por qué? Tal vez porque mientras la izquierda británica no tenía proyecto, los trabajadores se sintieron abandonados y la derecha vio ahí un viraje de los históricos feudos laboristas, con un Jeremy Corbyn que se encontró un partido roto y el problema arrastrado de la crisis de identidad laborista desde Tony Blair, en definitiva la derecha llegó con un proyecto de masas y de identidad donde los trabajadores laboristas encontraban su hueco.

“El primero (Steve Bannon) fue el que llevó a Trump a la Casa Blanca y el enlace del Tea Party Movement en Europa . El segundo (Rafael Bajardí), el cerebro de Aznar y uno de los cerebros de VOX. El tercero (Eduardo Bolsonaro), el enlace del gobierno de Bolsonaro con La Casa Blanca. Y por último, el cuarto (Mischaël Modrikamen) es el hombre de Steve Bannon en Europa, el aglutinador de la ultraderecha europea”.

Cuando nos creíamos que España era el único lugar de Europa donde no había extrema derecha, el monstruo terminó llegando y ha venido para quedarse. ¿Quién nos diría a los andaluces, que en la tierra roja de España, VOX sacaría 12 diputados? Pasó y pasó con un Partido Socialista sin proyecto tras 40 años de gobierno autonómico y un giro a la derecha capitaneado por Susana Díaz, Mario Jiménez y cía. Podríamos establecer un vínculo en la pérdida de hegemonía entre el Partido Laborista y el PSOE, pensaban que sus vínculos históricos con las regiones obreristas lo serían para siempre.

Si en regiones mineras británicas el laborismo tuvo una crisis profunda, en Andalucía, el bastión histórico del PSOE sufrió una crisis de identidad igual a la británica porque sus líderes no se corresponden con sus votantes. La derecha ha sabido construir el discurso para su relato en base al desgaste de la izquierda.

La ultraderecha española, no deja de ser una copia idéntica de las otras de los demás países basadas en el fenómeno Trump. Su táctica de criminalizar a la prensa, no dejando a periodistas entrar en sus mítines, comunicar mediante las redes sociales para así crear una comunicación directa con sus seguidores y futuros votantes haciendo ver que ellos te dirán la verdad y no la prensa, refleja también que necesitan que la prensa hable de ellos, en el momento que eres un fenómeno de masas, necesitas identificar un enemigo, en este caso los periodistas porque existe una necesidad recíproca e innatas entre políticos y periodistas. Los políticos necesitan a los periodistas para hacer llegar su mensaje y sus propuestas de forma rápida y eficaz y los periodistas básicamente necesitan hacer su trabajo. La mediatización de la política y su espectacularización ha llevado también a la personalización de la política, un fenómeno que muchos tachan de estar importado de los mercados políticos  norteamericanos. Y si a todo esto le sumamos que los medios de comunicación han aumentado sus emisiones tratando la política, enfrentarte a los mass media, es un éxito rotundo.

“Existe una necesidad recíproca e innatas entre políticos y periodistas. Los políticos necesitan a los periodistas para hacer llegar su mensaje y sus propuestas de forma rápida y eficaz y los periodistas básicamente necesitan hacer su trabajo”.

Jordi Évole en su programa Salvados, entrevistó a García-Margallo, a Pimentel y a García Albiol , si estudiamos a la ultraderecha española hay que empezar analizando a los actores políticos del PP más relevantes para saber que es VOX. Al fin y al cabo todos vienen de las siglas populares. El Partido Popular en el parlamento de Andalucía en 2012 tenía 50 escaños, en 2018, 26 . Para Margallo la causa de la pérdida de votantes en el PP fueron las «tres c», crisis, corrupción y Cataluña . Para Pimentel era la crónica de una sorpresa esperada . Cuando se les preguntaba por VOX y si era ultraderecha, Margallo respondía «hay extrema derecha pero no es sólo extrema derecha», Pimentel mucho más contundente,  «VOX, aunque hay alguna facción de ultraderecha, no es ultraderecha, es una derecha nacionalista y con ese aroma, ese deje del populismo de derecha que ya traen iniciado al meter la inmigración, el Vox actual si ve uno el programa (electoral) se parece bastante a AP (Alianza Popular)… «

Pero si VOX triunfó en Andalucía o sacó los cincuenta y dos diputados en el Congreso de los Diputados es porque tiene una explicación en la izquierda. Esto en gran parte ha sido por el proceso de  derechización de la izquierda española el cual es más que tangible, el Partido Socialista ha adoptado discursos, políticas y aptitudes propias de partidos de centro derecha , mientras que Felipe González tenía un discurso obrerista, de clase, con el electorado mientras privatizaba y desindustrializaba España iba fraguando la crispación en la clase trabajadora y por otro lado ¿alguien puede decir las diferencias entre Solves y Rodrigo Rato? Los sindicatos tampoco han estado muy allá, antes los jóvenes se sindicalizaban porque tenían trabajos que duraban más de un fin de semana, un mes o un verano. Todos los errores del PSOE han sido caldo de cultivo para que triunfe la derecha.

Uno de los logros de la ultraderecha española ha sido tener la capacidad de colocarse en el debate del día a día de la sociedad española desde el conflicto del procés adueñándose de la patria, la suya, una reaccionaria y retrógrada que resuelve las cosas con violencia. Por otro lado sus mensajes llenos de odio llegando a cuestionar lo evidente, para ellos ya no hay violencia sistemática hacia las mujeres y que por ley se recoge como violencia de género, sino que ahora hay violencia intrafamiliar o un bus con el eslogan «los niños tienen pene y las niñas tienen vulva, que no te engañen» y que se recorría toda España para manchar en el ideario colectivo la opinión tolerante hacia el movimiento LGTBI, hasta esta pandemia, después de hacer mucho ruido contra el 8M, han apoyado o convocado concentraciones y manifestaciones contra el gobierno. Para ellos todo vale.

Si la ultraderecha, mires el país donde mires, está triunfando es porque ha sabido manejar las redes sociales mejor que nadie. En España, según ellos, los medios de comunicación están controlados por la izquierda, me gustaría saber cuanto de izquierdista tiene Berlusconi o los directivos de A3Media. Pero más allá de todo esto, las redes sociales son el canal y el altavoz de las paparruchas, los bulos y el odio. No hay límites. Han hablado con el tono y las formas de muchos españoles y eso funciona. Mientras la izquierda a la izquierda del PSOE está en entornos universitarios donde es más importante el lenguaje inclusivo y la posmodernidad, la ultraderecha ha hablado de la patria, de los obreros blancos y señala enemigos, nunca al BCE, sino al pobre, el diferente, a la minoría. En definitiva, si VOX triunfa es porque la izquierda como sujeto político, cultural, sindical etcétera ha abandonado a los obreros. Habrá que redefinir conceptos, el papel de las Comisiones Obreras y marcar una línea ideológica que evite así peleas y discusiones ante una derecha que entre ella sí se cierra como un puño.


Aquilino Vázquez Ponce (Aljaraque, 1998). Estudiante de Ciencias Políticas y de la Administración en la Universidad de Granada.

Acerca de La Mar de Onuba 3478 Artículos
Revista onubense de Actualidad, Cultura y Ocio, editada por AC LAMDO, entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de Andalucía con el número 4318 de la Sección 1. Director: Perico Echevarría - © Copyright LAMDO 2017 / ISSN 2603-817X

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.