Pesimismo ante los nuevos ‘Pactos de la Moncloa’ en las filas de PSOE y Gobierno

Dirigentes socialistas confiesan que tienen «escasas esperanzas» en que el PP llegue a suscribir pacto alguno con el Gobierno.

Hasta el momento, el líder del PP, Pablo Casado, ha asegurado que no suscribirá esos pactos mientras Unidas Podemos esté dentro del Gobierno.

La única que se ha mostrado a favor de explorar la posibilidad de suscribir esos pactos ha sido la dirigente de Ciudadanos, Inés Arrimadas.
 

por Esther Jaén

 

 

El Gobierno no deja de pedir la consecución de unos Pactos a imagen y semejanza de los Pactos de la Moncloa, “sin exclusiones”, según dicen tanto el presidente, Pedro Sánchez, como el ministro y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, pero en el entorno de Sánchez se muestran pesimistas.

En privado, varios dirigentes socialistas consultados por cuartopoder confiesan que tienen escasas esperanzas en que el PP llegue a suscribir pacto alguno con el Gobierno, “porque ya se está viendo –asegura una de las fuentes consultadas – que están más interesados en atacar al Gobierno, su gestión, las mascarillas, los tests, la geolocalización, los socios de Sánchez… cualquier cosa les vale para hacer campaña contra el Gobierno». «Ya hemos dicho que habrá tiempo para examinar y criticar todos los errores que seguramente se han cometido, pero ahora, cuando lo que toca es luchar todos juntos sin fisuras contra la pandemia, prefieren dedicarse a atacar, cuestionar y acusar permanentemente a Sánchez y los ministros, porque están más pendientes de sacar tajada política que de arrimar el hombro en esta crisis”, prosigue.

Tras su desahogo, esta misma fuente aventura que “no seamos ingenuos, el PP va a torpedear esos pactos y cualquier cosa que les parezca que puede ser beneficiosa para el Gobierno y para Pedro Sánchez… lo que no les va a importar es la necesidad que tiene el país de que todas las fuerzas políticas consensúen una salida a esta crisis sanitaria, económica y social”.

Otro miembro de la dirección socialista va un paso más allá y advierte que “el PP tendrá que explicar muy bien por qué no suscribe unos pactos que tienen como único objetivo la reconstrucción social, económica y sanitaria, tras la crisis del covid-19” y se muestra convencido de que “ese intento por tumbar al Gobierno puede acabar explotándoles en la cara a los populares, porque los españoles quieren salir de esto de la mejor forma posible cuanto antes y quieren que todos los políticos trabajemos remando en la misma dirección, no que estemos a garrotazos”.

Hasta el momento, el líder del PP, Pablo Casado, ha asegurado que no suscribirá esos pactos mientras Unidas Podemos esté dentro del Gobierno. El presidente del PP pone como condición previa una crisis de Gobierno que saque a la formación morada del Ejecutivo y advierte de que el partido que lidera Pablo Iglesias pretende impulsar “un cambio de régimen” a partir de esos Pactos de la Moncloa. A partir de ahí, se disparan los calificativos entre los dirigentes del PP. «Bolivariano», “extrema izquierda” o “socialcomunista” son algunas de las definiciones que hacen de un Ejecutivo al que consideran un peligro.

En este punto, coinciden con el editorial publicado por FAES, la fundación que preside José María Aznar, en el que se afirma que la presencia de Unidas Podemos en el Ejecutivo supone “un riesgo inasumible y amenazante para el sistema democrático”. En el entorno de Casado, en todo caso, consideran una “trampa” la oferta de Pactos del presidente del Gobierno y apuntan que “es una operación de imagen a mayor gloria de Sánchez, para tratar de salvar su imagen”, pero apuntan que hay que gestionar con cautela la respuesta, para evitar que se acabe culpando al PP “en una estrategia manipuladora de la izquierda”, porque, según afirma otro de los consultados por este diario, “aunque hay dirigentes del PSOE que preferirían otros socios, está claro que Sánchez prefiere a Podemos y a los independentistas a su lado”.

Por su parte, desde la formación morada, consideran una artimaña los tan traídos y llevados Pactos a imagen y semejanza de los Pactos de la Moncloa y aseguran que siempre defenderán los grandes acuerdos si se basan en un programa de defensa de lo público.

La única que se ha mostrado a favor de explorar la posibilidad de suscribir esos pactos ha sido la dirigente de Ciudadanos, Inés Arrimadas, mientras que Vox, cuyo dirigente, Santiago Abascal ni siquiera atiende la llamada telefónica del presidente del Gobierno, está en un «no» rotundo a la posibilidad de pactos y ha anunciado ya un recurso ante el Tribunal Constitucional de la prórroga del estado de alarma.

Con estos mimbres, parece poco probable que el Gobierno de Sánchez pueda lograr hacer la cesta de los Pactos de la Moncloa II. Y tanto el presidente como su entorno son conscientes de ello.

Los patos de La Moncloa

Moncloa

por Sato Díaz

 

Los animales, gozosos del confinamiento de los humanos en las casas, se han ido, poco a poco, haciendo con las ciudades y habitan el espacio público. Y, armémonos de imaginación, podríamos adivinar que la primaveral noche de Malasaña se haya convertido en un ir y venir de pavos reales pavoneándose, nunca mejor dicho, por la plaza del Dos de Mayo; que la barcelonesa Gràcia sea, hoy más que nunca, un laberinto en el que los jabalíes bajados de Collserola pretenden amarse entre sí por el carrer Verdi; las cabras se hicieron con la Zona de Albacete y las peleas a altas horas de la madrugada son embistes entre machos cabríos en la calle Concepción.

Y los patos, que habían regresado a principios del año pasado al lago de la madrileña Casa de Campo, después de que este estuviera meses seco por obras, se han hecho exploradores, paseantes, runners. Así, han recorrido los aproximadamente cuatro kilómetros que separan el lago, del Palacio de la Moncloa, cruzando a nado el Manzanares, aprovechando para un baño furtivo en las piscinas de la Complutense, y se han instalado en el palacio presidencial y sus jardines y chapotean en la Fuente de Guiomar, donde Antonio Machado se citaba con su amada cuando el poeta bajaba a visitarla desde Segovia; donde Pedro Sánchez y Joaquim Torra mantuvieron una conversación secreta en el verano de 2018. Ahora, este monumento, que resistió a los bombardeos de la Guerra Civil, aguarda entre los jardines del palacio. Y en él, de vez en cuando, se ponen a remojo nuestros patos, los patos de la Moncloa.

Y es que debe de ser que ha causado un gran impacto la okupación por parte de los palmípedos en los aledaños de la residencia del presidente, pues a todas horas, en los programas radiofónicos y televisivos de más audiencia, hablan de ellos. “Los patos de la Moncloa”, repiten, una y otra vez, los analistas más reputados. “Los patos de la Moncloa”, para arriba; “los patos de la Moncloa”, para abajo. Otra vez, con “los patos de la Moncloa”…

“¡Que no, imbécil!”, me chivan por el pinganillo. “¡Que no son patos, sino pactos! ¡Son los Pactos de la Moncloa!”. ¡Vaya! “Los grandes acuerdos sociales y políticos del 77 que englobaron desde a empresarios a sindicatos, desde la UCD al PCE, por los que los trabajadores se vieron obligados a renunciar a parte de sus salarios para que la economía no quebrara…”, repite la voz, como si del último tema de segundo de bachillerato del libro de Historia de España (la oficial) se tratara. ¡Cachis! Y yo que me pensaba que eran las graciosas aves que con sus contorneos de colas se habían hecho con el poder omnímodo…

Y todo empezó así, con algunos líderes de opinión lanzando desde sus tribunas la idea, sugiriendo que era necesario un gran acuerdo político y social, que englobara al mayor espectro de la sociedad, una vez pasara la emergencia sanitaria, para afrontar la previsible crisis económica y social, también política, que nos depara. Todo en orden. Y el presidente del Gobierno recogió el guante y en su comparecencia del pasado sábado propuso, también, unos nuevos Pactos de la Moncloa. ¡Aquí fue Troya! Y el debate político se ha situado en este recuadro, del que es difícil salir, y los distintos partidos ya se han ido posicionando sobre ello. Y así hablamos menos de los muertos (aunque algunos los aprovechen para lanzárnoslos a la cara), de respiradores, de Sanidad pública… Y los Pactos de Moncloa se convierten en el adalid para defender la democracia, en un momento histórico en el que la dicotomía democracia-autoritarismo vuelve a estar encima de la mesa.

Y parece evidente que, al menos de momento, no hay mimbres para alcanzar un punto en común en un momento en el que la polarización política no ha parado, crece, a ritmo de fake news en un momento de desesperación social. El PP se desmarca lanzando dardos contra el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos, tildando unos posibles nuevos Pactos de la Moncloa de “señuelo” y advirtiendo que un acuerdo no puede suponer “un cambio de régimen”. Vox ni siquiera coge el teléfono al Gobierno, prefiere lanzar bulos por redes sociales y romper con las medidas de seguridad contra la propagación del virus en el Congreso. Ciudadanos ve en el acuerdo la posibilidad de hacer virar a los socialistas al centro y de que abandone a los de su izquierda, porque Inés Arrimadas disimula ahora ser de centro.

Muchos, en la opción del gran consenso, ven la oportunidad de sacar a Unidas Podemos del Gobierno. Y, desde el grupo confederal, se muestran abiertos al gran pacto político y social que, hoy en día, parece la solución a nuestros problemas, pero advierten que este debe situarse en un determinado sentido común: defensa de lo público, especialmente de la sanidad pública, y de los derechos sociales recogidos en la Constitución del 78, un año después del 77, cuando los Pactos de la Moncloa, que no patos. Desde este polo de defensa de lo público, estiran la cuerda en Unidas Podemos para que este sea un verdadero consenso que perdure la crisis.

Un gran acuerdo es visto de buen agrado por la mayoría de la sociedad. Porque después de la tragedia, de las semanas con las pasiones a flor de piel, con las familias pegadas a los teléfonos móviles agobiadas por la salud de familiares que están en la distancia, se busca la tranquilidad del encuentro, del compartir, de evitar por algún tiempo profundizar en el conflicto. Después de la tormenta, la lógica lleva a la pretensión de la calma.

La tragedia de las miles de personas fallecidas por la enfermedad del covid-19, de las decenas de miles de familiares y amigos que no han podido despedirse de sus seres queridos, hace evidente la necesidad de un homenaje conjunto. Cuando la reunión vuelva a estar permitida, la sucesión lógica sería la celebración de un acto conjunto de despedida a quienes no han superado la pandemia, estos momentos críticos. En estos momentos, la duda que merodea es si tan siquiera las distintas opciones políticas se pondrán de acuerdo para consensuar dicho homenaje a las víctimas del covid-19. Ese es el verdadero marco, si se ve complicado hasta un entendimiento en base a un homenaje a las víctimas, se evidencia la dificultad de llegar a un acuerdo político que marque el destino de las próximas décadas.

El conflicto político y social continúa, aunque confinado en los hogares, porque los intereses siguen siendo contrapuestos. Todo en orden. ¿Dialéctica, tal vez? Cuando todo el mundo habla de un gran pacto, nadie sabe muy qué significa ello. ¿Un acuerdo con respecto a qué? ¿Cuál es la línea del consenso en la que una gran mayoría podría confluir?

Se ha señalado esta pandemia, desde reconocidas mentes a nivel internacional, como un momento catárquico. Nada volverá a ser como antes. Las formas de socialización y los hábitos individuales se están modificando estrepitosamente durante estas semanas. El conflicto seguridad-libertad se acentúa ante el horizonte de un mayor control social por parte de empresas y gobiernos sobre la intimidad de las personas. La crisis económica tendrá visibles consecuencias sociales y políticas. La geopolítica parece mutar por días, en los que se observa los distintos movimientos de las diferentes potencias ante el panorama global ante la pandemia… Lo que haya después, cuando podamos salir de las casas y los patos huyan despavoridos, no se puede adivinar.

Pero algunas preguntas merodean, en base a ese gran acuerdo que, en vez de mirar al futuro cuando el presente no es halagüeño, se fija en el 1977. La pandemia ha demostrado la fragilidad del ser humano, en un momento en el que veía por encima del hombro al entorno, el medio ambiente y demás especies. ¿Un gran acuerdo que mire al futuro debería plantear una solución drástica, radical, ante la emergencia climática en la que nos encontramos? ¿Puede una sociedad omitir este asunto? ¿Están dispuestos algunos sectores económicos a afrontar el futuro con un modelo productivo verde y ecológico que reduzca drásticamente la contaminación? Una cuestión que parece necesaria de responder, para los humanos y para los patos.

La pandemia, como su propio nombre indica, es global. Ha demostrado la fragilidad del ser humano, también del ser humano occidental, europeo, norteamericano… Está suponiendo una toma de conciencia de las clases acomodadas en el llamado norte global de la inseguridad, incomodidad, el peligro. El futuro de la humanidad se juega, en gran medida, en las próximas semanas en regiones como África o América Latina y en el nivel de mortalidad que vierta el coronavirus. ¿Puede un acuerdo de futuro, un gran consenso, no situar como eje principal la cooperación internacional al desarrollo tras una tragedia que traspasa fronteras? ¿Están dispuestos a ello diferentes sectores políticos, sociales y económicos del Estado español?

El Mediterráneo, que baña buena parte del litoral español y europeo, lleva años convirtiéndose en una gran fosa común. Miles de personas migrantes mueren ahogadas y desaparecen. Sus familiares buscan a los desaparecidos sin encontrar respuesta. La pandemia del covid-19 ha traído también a muchas familias españolas, europeas, un dolor parecido, terrible: la pérdida de seres queridos sin posibilidad de despedirse de ellos, de acompañarles en el último suspiro. ¿El sentido común no dicta que, una vez haber sufrido en nuestras propias carnes esta tragedia, deberíamos propiciar políticas que faciliten la migración segura de las personas? ¿Qué sectores políticos y sociales del Estado arrimarán el hombro en este sentido?

El sentido común en estas pocas semanas ha cambiado y ha aceptado a los sanitarios como los verdaderos héroes de la respuesta a esta pandemia. ¿Versará el gran acuerdo que tantos titulares abre sobre un reconocimiento de la mejora de la Sanidad pública? ¿Priorizará la ciencia y la investigación en el gasto público a partir de que se firmen esos importantes pactos?

Son solo algunos ejemplos. La pandemia supondrá un hito para la historia de la humanidad. Muchos la señalan como un hito catárquico, como decíamos. ¿Puede un gran acuerdo político y social no asumir que debe ser útil para las próximas crisis que vendrán? ¿No es la emergencia climática, la tragedia migratoria o la desigualdad global un problema que deberíamos resolver desde ya? ¿Qué sectores políticos y sociales se atreverían a consensuar cuestiones básicas?

¡Chof! ¿Lo oyen? Es un pato, al agua. Al final, ni consenso, ni pactos, ni gran acuerdo. El conflicto político y social continúa, como desde el primer momento de la historia de la humanidad, me cuentan desde el futuro. Así que nada de Pactos de la Moncloa, ¿o eran patos? Ni soluciones por la emergencia climática, ni una política en favor de la vida de las personas migrantes, ni voluntad de una cooperación a los países más golpeados por la pandemia… Nada. ¿Se imaginan? No hay pacto. Y los patos de la Moncloa merodean por el noroeste de Madrid. Madrid está desierto. ¡Los patos están cortando la A-6! No pasa nada, no circulan los coches. Las personas siguen confinadas en sus casas, los animales se han hecho con la ciudad. ¡Cuac, cuac!


Contenido bajo Licencia Creative Commons de

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.