23 entidades representativas del sector de la comunicación crean la Plataforma en Defensa de la Radio y Televisión pública de Andalucía

Ante la situación cada vez más preocupante de Canal Sur y la firma del acuerdo entre PP y Cs con Vox, 23 organizaciones y entidades representativas del sector de la comunicación crearon ayer la Plataforma en Defensa de la Radio y Televisión pública de Andalucía RTVA (AQUÍ). La plataforma cuelga un manifiesto en Change.org (AQUÍ) y pide que se firme para que ‘Canal Sur sea de toda y para toda la ciudadanía andaluza’. Al recorte acordado de 14 millones de euros, la supresión de un canal de televisión, la amortización de las plazas de jubilación y demás medidas acordadas que llevan directamente a desmantelar la cadena pública, hay que sumar la manipulación informativa, los errores y la emisión de fakes news en los informativos de Canal Sur TV que han llevado a la cadena a su descrédito periodístico. A primeras horas de la tarde, que fue cuando se cerró esta información, más de 1.000 firmas se habían adherido ya al manifiesto.

La petición colgada en el portal Change.org está dirigida a la Junta de Andalucía e impulsada por las 8 asociaciones provinciales de la prensa de Andalucía y la Federación de Asociaciones FAPE; el Comité Intercentros y el Consejo Profesional de RTVA; los 5 sindicatos representados en Canal Sur (UGT, CCOO, CGT, SPA y Agrupación de Trabajadores); Asociación de Cámaras de TV de España y Andalucía y la de escritoras y escritores de cine ASECAN; Fundación AVA; las facultades de Comunicación de Sevilla y Málaga y ULEPICC.

El manifiesto, que puede leerse integro al final de esta información, describe la grave situación que se producirá en el ente público cuando se aplique el acuerdo firmado y hace un llamamiento para que, entre todos, se llegue a un dialogo que permita contar con un medio andaluz que sirva para aquello que le encomendó el estatuto de autonomía: “La vertebración y cohesión del vasto territorio andaluz, la defensa de nuestra cultura e identidad y el desarrollo del derecho a la información, entre otras misiones culturales”.

El escrito también señala el panorama que se dará tras el acuerdo firmado: “Las actuaciones que recoge el documento para nada responden a la eficacia, eficiencia y racionalización que aseguran que persiguen en la RTVA. Todo lo contrario, son un retroceso en su condición de servicio público. Cómo se puede fortalecer a la radio y televisión de Andalucía si lo acordado es un recorte real del presupuesto, la desaparición de un canal de televisión, la confirmación por escrito de la amortización de las plazas vacantes por jubilación, la modificación de la Carta de Servicios, la reducción de la inversión para producción externa, la eliminación de la Fundación Audiovisual de Andalucía e, incluso, el estudio de la conveniencia de cambiar el nombre de la marca que es la señal de identidad que ha vertebrado a la cadena pública autonómica desde su creación”.

El documento finaliza con un llamamiento desde la recién creada plataforma: “Desde la Plataforma ‘Canal Sur de toda y para toda la ciudadanía andaluza’ exigimos al gobierno andaluz una rectificación y abrir un debate democrático con las secciones sindicales y el Consejo Profesional de la RTVA, asociaciones de la prensa, colegios profesionales de periodistas, sindicatos profesionales, entidades representativas del sector audiovisual, facultades de Comunicación, organizaciones e instituciones universitarias, agentes culturales y ciudadanía sobre el futuro de Canal Sur, con todos/as y para todos/as, de acuerdo con el Estatuto y los retos del horizonte cultural que necesita y demanda el pueblo andaluz”.

Hartazgo, desinformación y manipulación

Álvaro Zancajo

A la firma de este acuerdo rechazado por todos menos por los partidos interesados que cumplen con sus ambiciones: unos (PP y Cs) aprobar sus presupuestos y poder llegar al final de la legislatura, y otros (Vox) imponer sus medidas de ultraderecha para demostrar que existen, a esta situación insostenible hay que añadir el galopante deterioro de la credibilidad periodística e informativa de Canal Sur. El estado real del ente público es que hay una huelga convocada por el comité intercentros, que representa a todos los trabajadores, para los días 22 y 23 de este mes de diciembre para protestar precisamente por el acuerdo (AQUÍ), y seguirán las movilizaciones hasta el día 30. También hay cientos de trabajadores que están firmando un escrito contrario a la situación actual (AQUÍ). Y ahora empiezan a haber miles de firmas apoyando a esta plataforma que pide dialogar y que impulsan más de 23 serios colectivos que cubren toda la sociedad andaluza (AQUÍ). Eso sí, los comunicadores que cobran de Canal Sur solo saben pasar la mano por donde sea que la pasen y proclamar a los cuatro vientos lo fantástico que es todo, aunque haya que utilizar estadísticas acumuladas y cocinadas para los programas o lo que sea.  Es vivir en el querido mundo de Yupi.

A toda esta situación creada por el célebre acuerdo, hay que sumar la cada vez más desprestigiada política informativa de la cadena. El programa estrella de la desinformación en Canal Sur TV es ‘Noticias2’, que presenta Mariló Montero y edita Agustín Madariaga y Maribel Fatou. El pasado martes dieron como verdadera una noticia que los demás medios llevaban desmintiéndola todo el día, relativa a las aglomeraciones en las calles de Madrid (AQUÍ). Es decir, que era falsa. Que era mentira. Montero dijo que un vídeo demostraba que el sábado 28 no había aglomeración de gente en Madrid, cuando hasta el propio alcalde reconoció a lo largo del día que eran unos vídeos del domingo, no del sábado. Y lo sabía todo el mundo menos la redacción de informativos de Canal Sur. Parece que con estas actuaciones se roza no ya el descrito, sino la prevaricación profesional. Dar algo que no es veraz sabiéndolo.

Esto es la culminación del aterrizaje en Canal Sur del director de informativos, Álvaro Zancajo, siguiendo directrices del PP nacional que lo envió a Sevilla. Utiliza la cadena de Andalucía para lavarle la cara al gobierno madrileño y atacar al Gobierno central, para lo cual se utiliza cualquier medio, incluyendo las noticias que no son verdad y las que no se dan porque no les conviene. Prácticamente todas las protestas contra el acuerdo del trifachito incluyen también la exigencia de dimisión de Álvaro Zancajo.

Comunicado de la Plataforma en Defensa de RTVA

Canal Sur es el medio autonómico de referencia de la sociedad andaluza y ha jugado y juega una función estratégica en la construcción de la autonomía y de nuestra identidad articulando el audiovisual andaluz. Es la única radiotelevisión pública que puede y debe cumplir las funciones encomendadas por el Estatuto de Autonomía: la vertebración y cohesión del vasto territorio andaluz, la defensa de nuestra cultura e identidad y el desarrollo del derecho a la información, entre otras misiones culturales.

Hace unos días, los dos partidos que componen el gobierno de la Junta de Andalucía, Partido Popular y Ciudadanos, han alcanzado un acuerdo con Vox para sacar adelante el presupuesto para la Comunidad de 2021 con un paquete de medidas que amenazan la subsistencia y viabilidad del servicio público radiotelevisivo, al reducir considerablemente el presupuesto destinado a fomentar el sector audiovisual, eliminando cualquier posibilidad de contratación o renovación de plantilla y llevar a cabo un plan para recortar 14 millones del presupuesto consignado para el siguiente ejercicio. Las medidas estratégicas, económicas, financieras y laborales acordadas suponen un paso adelante muy grave hacia el debilitamiento y el desmantelamiento de Canal Sur Radio y Canal Sur Televisión. También constituyen un varapalo a su papel como impulsor de la ya castigada industria audiovisual en nuestra comunidad.

Las actuaciones que recoge el documento para nada responden a la eficacia, eficiencia y racionalización que aseguran que persiguen en la RTVA. Todo lo contrario, son un retroceso en su condición de servicio público. Cómo se puede fortalecer a la radio y televisión de Andalucía si lo acordado es un recorte real del presupuesto, la desaparición de un canal de televisión, la confirmación por escrito de la amortización de las plazas vacantes por jubilación, la modificación de la Carta de Servicios, la reducción de la inversión para producción externa, la eliminación de la Fundación Audiovisual de Andalucía e, incluso, el estudio de la conveniencia de cambiar el nombre de la marca, que es la señal de identidad que ha vertebrado a la cadena pública autonómica desde su creación.

Las entidades y personas que conformamos la Plataforma en defensa de la RTVA sabemos que:

Desde la derecha, claro: director general de canal Sur, Juande Mellad; Presidente de la Junta, Juanma Moreno; presidente del consejo de administración de RTVA, Rafa Porras

Sin Canal Sur, nuestra identidad y las conquistas alcanzadas por nuestro pueblo quedarían ocultas ante un mercado audiovisual que se dedica, en exclusividad, a comercialización bajo demanda de contenidos realizados a miles de kilómetros de Andalucía. La protección y divulgación de la cultura, historia y valores del pueblo andaluz necesita de un medio público fuerte con financiación y proyección social.

La cohesión territorial pasa por llevar la radio y la televisión andaluza a todos los rincones y territorios de Andalucía. El derecho a la información veraz de los ciudadanos sólo puede garantizarse desde la existencia de un medio de comunicación público protegido además por el Estatuto de Autonomía.

La RTVA es la principal empresa del sector de la comunicación de Andalucía que garantiza la soberanía informativa y el cultivo de la identidad andaluza. Sin la función motriz de Canal Sur, el cine andaluz y la creación audiovisual no son viables ni sostenible la industria cultural que depende de ella.

Miles de colectivos, entidades y asociaciones civiles quedarían sin un medio de referencia que pueda informar de sus demandas o del papel que juega la sociedad civil en el día a día de nuestros pueblos y ciudades. Millones de ciudadanos quedarían privados de un medio de comunicación que, hoy por hoy, mantiene centros en todas las provincias y ciudades importantes y que atiende a la singularidad de cada territorio y a la información de cercanía contribuyendo al desarrollo local.

Mariló Montero

El propósito de algunos partidos políticos de desmantelar e, incluso, de eliminar Canal Sur y la propia soberanía andaluza exigen una respuesta de la ciudadanía en defensa de nuestra autonomía y de este medio de comunicación público como única garantía democrática ante los ataques a la libertad de expresión vividos ya en otras autonomías como la Comunidad de Madrid o la Generalitat de Valencia, donde los medios públicos fueron sistemáticamente socavados y objeto de privatización para hacer prevalecer los intereses creados de un modelo de gestión más propio de etapas pasadas, en las que prevalecían la censura y la falta de libertades y derechos, entre ellos, la de prensa y el de información.

Canal Sur Radio y Canal Sur Televisión requieren de una profunda renovación y de un potente impulso de acuerdo con los nuevos tiempos profesionales y tecnológicos, y también de la realidad de la sociedad andaluza. Sin embargo, nada de eso se contempla en el acuerdo, que solo estipula recortes que dañarán a estos medios de comunicación públicos y a los trabajadores, en particular, y a la ciudadanía, en general. Sin duda es necesario, en lógica coherencia con la nueva realidad andaluza, un profundo debate sobre su modelo de gestión, comenzando por repensar su estructura informativa a fin de alejarla, para siempre, de los intereses partidistas que tanto daño hacen a la credibilidad de cualquier medio de comunicación en favor de una organización directiva fruto del consenso y el concurso público de ideas. Pero ninguno de estos desafíos justifica la actual política de asfixia económica que amenaza el futuro de la RTVA y hace inviable su sostenibilidad.

Desde la Plataforma ‘Canal Sur de toda y para toda la ciudadanía andaluza’ exigimos al gobierno andaluz una rectificación y abrir un debate democrático con las secciones sindicales y el Consejo Profesional de la RTVA, asociaciones de la prensa, colegios profesionales de periodistas, sindicatos profesionales, entidades representativas del sector audiovisual, facultades de Comunicación, organizaciones e instituciones universitarias, agentes culturales y ciudadanía sobre el futuro de Canal Sur, con todos/as y para todos/as, de acuerdo con el Estatuto y los retos del horizonte cultural que necesita y demanda el pueblo andaluz.

La Plataforma en Defensa de la RTVA está impulsada por Asociación de Periodistas - Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL), Asociación de la Prensa de Cádiz (APC), Asociación de la Prensa de Córdoba (ASPRENCOR), Asociación de la Prensa de Huelva (APH), Asociación de la Prensa de Jaén (APJ), Asociación de la Prensa de Jerez (APJ), Asociación de la Prensa de Málaga (APM), Asociación de la Prensa de Sevilla (APS), Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Comité Intercentros RTVA, Consejo Profesional RTVA, Agrupación de Trabajadores de Canal Sur, CCOO RTVA, CGT RTVA, SPA RTVA, UGT RTVA, Asociación de Cámaras de Televisión de Andalucía (ACTA), Cámaras España, Asociación de Escritoras y Escritores de Cine de Andalucía  (ASECAN), Fundación Audiovisual Pública Andaluza (Fundación AVA), Facultad de Ciencias de la Comunicación de Málaga, Facultad de Comunicación de Sevilla, Asociación Científica en Economía y Políticas de Comunicación (ULEPICC).

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.