10N: Parlamento fragmentado y sin claras mayorías

Congreso de los Diputados de España. Alberto Giron / Shutterstock
por Victoria Rodríguez-Blanco

Las elecciones generales del 10 de noviembre en España fueron convocadas en virtud del artículo 99 de la Constitución cuando, tras el 28 de abril, el candidato Pedro Sánchez no obtuvo la investidura del Congreso que requiere mayoría absoluta en una primera votación o mayoría simple 48 horas después.

Los resultados de las elecciones del 28 de abril arrojaron una mayoría absoluta de PSOE y Ciudadanos. Sin embargo, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, advirtió en su campaña que no aceptaría nada con Sánchez ni “con su banda”.

El partido de Pedro Sánchez se reunió en alguna ocasión con los delegados de Podemos pero no llegaron a ningún acuerdo. Pedro Sánchez dijo públicamente que en un gobierno con Podemos “no podría dormir por las noches”. Así que la repetición electoral se presentaba irremediable al inicio del curso.

El CIS post electoral de las elecciones municipales y autonómicas otorgaba un alto crecimiento para el PSOE y una mayoría absoluta para este partido con la formación morada y sus confluencias. Este elemento fue central en la estrategia para ir a otra repetición electoral.

Resultados

En las elecciones de este 10 de noviembre se estimaban dos millones de votantes indecisos, clave en el resultado electoral. Son votantes que dieron el gobierno al PP en el 2011 y que en el 2015 abrazaron a Ciudadanos, pero que ahora se han desgajado del partido de Rivera y lo han hundido. Ciudadanos pierde más de dos millones y medio de votos que han ido a parar al PP y a Vox. Pero el partido de Abascal también recoge voto nuevo.

Sin embargo, desde julio hasta ahora se ha dictado la sentencia del Procés, y los altercados en Cataluña han empañado la imagen del Presidente en funciones. El PSOE pierde tres escaños. También ha habido una campaña electoral de sólo una semana debido a la reforma de la LOREG de 2016, que acorta los plazos en caso de convocatoria no convencional de los comicios.

Según el CIS de junio-julio, a un 15 % de los ciudadanos los debates de la televisión le sirvieron para decidir su voto. En esta campaña corta, sólo se ha podido ver un debate de los principales candidatos y en él no estaba Iñigo Errejón, que se presentaba por primera vez con la formación Más País. Los resultados (3 escaños) le han dado menos apoyo que las encuestas, que señalaban que oscilaría entre 6 o 7 escaños.

Fragmentación

El 10N ofrece un enorme castigo a Ciudadanos y un incremento de Vox. El PSOE ha perdido más de 700 000 votos y el PP ha recuperado 22 escaños.

Seguimos teniendo un parlamento fragmentado y no existe una mayoría clara a favor de la gobernabilidad. En clave territorial, además de los partidos nacionalistas que ya existían, recupera escaño BNG, se estrena Teruel Existe y emerge la CUP con dos escaños. La coalición Más País entra con tres diputados, pero uno es de la formación valencianista Compromís. El PNV sube un escaño. El debate territorial va a generar nuevas tensiones.

Vox ha recogido electores de Ciudadanos pero también voto descontento con el sistema, un voto enfadado y emocional, como en su día ocurrió con Podemos.

Reparto de escaños tras las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019. Ministerio de Interior

La participación

La participación de los españoles en las elecciones generales suele ser alta, a pesar de que no se obliga a votar, como ocurre en países como Bélgica o Australia.

En las elecciones de diciembre de 2015 hubo una participación del 73,2 %. En la repetición seis meses después, en junio de 2016, la participación bajó al 69,84 %.

El 28 de abril, la participación electoral fue de las más elevadas de las últimas décadas, un 75,75 %. Se dio una movilización extraordinaria a favor del PSOE ante el mensaje de este partido de que venía Vox, que había sido la sorpresa en las elecciones de la Junta de Andalucía. Sin embargo, ahora Vox, que ya apoya los gobiernos regionales en comunidades como Madrid o Murcia (en esta provincia ha sido el partido más votado) y estaba presente en el Congreso, ya no era eje relevante para una movilización en contra, porque forma parte del nuevo sistema de partidos.

En las elecciones del 10 de noviembre, de repetición, la participación ha sido de casi un 70 %.

Salvo contadas excepciones, una alta participación (28 abril 2019) suele acarrear cambio electoral (perdió el PP y ganó el PSOE) y nuevo partido ganador. Otra cosa serán las alianzas postelectorales en un parlamento fragmentado para conformar un gobierno.

Ahora qué

El coste de estas elecciones ha sido de 136 millones de euros que han servido para poco, porque los resultados dejan un escenario más fragmentado y complejo para la gobernabilidad que el previo y no existe una mayoría holgada en ninguno de los dos bloques.

El CIS señala que desde el año 2010 los partidos políticos y los políticos son el tercer problema de los españoles. Sin embargo ya en los últimos meses se ha colocado en segunda posición detrás de la situación económica.

Pedro Sánchez tiene mucho que negociar a partir de hoy.


Victoria Rodríguez-Blanco, Profesora de Ciencia Política, Universidad Miguel Hernández. Licenciada en Derecho por la Universidad de Alicante y Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología por la UNED . Doctora en Ciencia Política. Ha publicado numerosos artículos en revistas especializadas Ha realizado estancias docentes en Italia y colabora con diversos medios de comunicación social sobre temas de actualidad política.
Artículo publicado por cortesía de

Lo más reciente en La Mar de Onuba

Sea el primero en desahogarse, comentando

Deje una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.